10 cosas que no querrás decir a alguien con problemas de fertilidad

A Mines le queda poquito para conocer a su bebé. Ha sido un duro camino el poder quedarse embarazada, por eso nos regala estos consejos para prevenir los comentarios desacertados que se hacen a parejas con problemas de fertilidad.


Problemas de fertilidad
Ilustración: Marta A.


Para cuando mi pareja y yo comenzamos a buscar el embarazo, yo ya había levantado mi muro defensivo, mi estrategia favorita: el pensar secretamente que nos costaría conseguirlo. Así me protegía contra la desilusión. Además, mis reglas eran irregulares y extremadamente dolorosas (sospecho que tengo endometriosis, aunque nunca me la han diagnosticado), y algo me decía que no ocurriría a la primera. ¿Autosugestión? No lo sé, puede que jugara su parte, pero lo cierto es que tardamos un año y medio en conseguir el ansiado embarazo.

Un año y medio, si hablamos en términos médicos, no es un tiempo excesivo para concebir; de hecho, la infertilidad se define como la incapacidad de una pareja aparentemente sana de concebir después de un año de relaciones sexuales sin protección. Sólo eso. Pero os aseguro que la preocupación aparece mucho antes de un año. Va acumulándose, como una montañita, cada mes que vuelve a bajarte la regla. Al mismo ritmo que va disminuyendo la montañita de la esperanza y el optimismo.

Conozco a parejas que llevan varios años -varios- intentando concebir, y nuestra experiencia me parece ridícula comparada con la que ellxs están pasando / han pasado. Años de pruebas médicas; años de espera; años de la bien denominada «montaña rusa» que supone volver a hacerte ilusiones mes tras mes -como una tonta, piensas tú-, para volver a caer en picado cuando aparece la sangre. Muchas parejas pasan por años de tratamientos caros, invasivos, dolorosos (física y emocionalmente) y, en muchas ocasiones, infructuosos.

A pocas semanas de dar a luz a mi bebé, me considero una auténtica afortunada. Nosotros no tuvimos que pasar por todo eso. No tuvimos que esperar años. Ni tuvimos que tomar la decisión de tirar la toalla por el bien de nuestra salud mental y de nuestra relación.

Pero un año y medio de búsqueda bastó para recibir una gran cantidad de comentarios desafortunados por parte de nuestro entorno. Siempre con la mejor intención, pero casi siempre inadecuados y, a veces, dolorosos. Por eso, aunque -lo confieso- me siento un poco impostora al hablar de mi experiencia con la infertilidad (le ocurre a mucha gente que consigue superar sus problemas y concebir), voy a hablar de ello. Me prometí que lo haría.

Porque seguramente tú, que me lees ahora, tienes cerca a alguien que está pasando por esto y, con un poco de suerte, serás capaz de identificar ciertas actitudes que pueden estar dañándola sin ni siquiera darte cuenta.

Estas son las cosas que deberías evitar hacer o decir a una persona con problemas de infertilidad:

 

1. «Y vosotros, ¿Para cuándo?», «¿Cuándo me vas a dar un nieto/sobrino/…?», «¡Que se te va a pasar el arroz!»

Se trata de varias versiones del mismo mensaje. Se repite con regularidad y naturalidad en cada círculo familiar o amistoso del globo terráqueo. Pero hay que pararse a pensar varias cosas. Uno: que probablemente no sea asunto tuyo saber los planes reproductivos de la pareja a la que te diriges. Dos: que no sabes si la pareja en cuestión tiene problemas para concebir, si quiere pero no tiene estabilidad económica, si ha decidido no tener hijxs nunca…
En cualquier caso, y aunque bienintencionados, son comentarios egoístas y cotillas que no suelen ser bienvenidos por la pareja, ya tenga problemas de infertilidad o no.

 

2. «Lo que tienes que hacer es relajarte», «Ya verás como llegan las vacaciones y te quedas embarazada en cuanto te relajes», «Estás demasiado preocupada con el tema, no lo pienses tanto».

Ah, las joyas de la corona. Ese cliché que ninguna mujer con problemas para concebir va a poder evitar oír. Nunca se nos ocurriría decirle a una amiga con cáncer, o con una insuficiencia cardíaca, que se relaje y ya verá como se le pasa. La infertilidad suele tener causas biológicas muy concretas: trompas bloqueadas, esperma insuficiente (en número, en movilidad, en morfología regular), úteros con problemas… Y sin embargo, cargamos a la mujer con la culpa de que probablemente se trate de su actitud ante el problema. Sí, a la mujer, porque lo más «curioso» es que estas frases suelen ir destinadas a la parte femenina de la pareja. Se presupone que el problema proviene de ella.

Después de oír esto durante varios meses, empecé a cambiar la sonrisa por la perorata educativa: «Siento contradecirte, pero varios estudios han demostrado que no existe relación entre la presencia de estrés y la incapacidad para concebir. Puede que influya en casos extremos como la pérdida súbita de un ser querido o la presencia de un conflicto bélico que pone en riesgo tu vida, pero los niveles de estrés existentes en nuestras vidas no son los culpables de nuestro problema».

En cualquier caso, por favor, no asumas que es «culpa» de la mujer. Recuerda que, en las parejas con infertilidad, un tercio de las causas se atribuyen a la mujer, un tercio se atribuyen al hombre y un tercio son causas desconocidas.

 

3. «¿De quién es la culpa?»

Cuando una pareja comunica a sus allegados que tienen problemas para concebir, están pasando por un momento un tanto desagradable. A nadie le gusta contarle a sus padres que llevan más de un año follando como conejos sin resultado. Poca gente se siente cómoda hablando con ellos de esperma, de flujo o de coitos programados. Puede que tampoco les apetezca hablarlo con sus amigxs. Es un asunto privado y te están ofreciendo la información que están dispuestos a compartir en ese momento; acéptalo. Además, la respuesta es muy fácil: «la culpa» no es de nadie. A veces el cuerpo humano es así de jodido, igual que otras veces es sencillamente maravilloso.

 

4.»Siempre podéis recurrir a la reproducción asistida / adoptar».

Las parejas con infertilidad diagnosticada ya llevan recorrido un largo y tortuoso camino; sabemos que intentas animarnos recordándonos que hay alternativas, que no todo está perdido. Pero si ya estás agotada de andar y de luchar una batalla dura, la perspectiva de comenzar otro camino nuevo, aún más cuesta arriba y demandante, no se te presenta como algo muy atractivo. Si ellos no están preparados para hablar de alternativas, no seas tú la que saque el tema.

Por otra parte, la fertilización in vitro y otros tratamientos por el estilo pueden requerir unos -valiosos- años de espera (si es que vas por el sistema público de salud) o varias decenas de miles de euros (si vas por lo privado), además del coste emocional y físico que conllevan: tratamientos hormonales muy invasivos, pruebas dolorosas, altibajos emocionales, decepciones…

La adopción es una alternativa perfectamente válida para ciertas parejas, y para otras, no. En primer lugar, conlleva también años de espera: en España, la media para llevar a cabo una adopción nacional es de NUEVE años, y de unos dos años si la adopción es internacional (no hablemos de los costes económicos). También requiere de una evaluación de la idoneidad de la pareja por parte de una institución y de la posibilidad de no ser aceptados como candidatos. Por último, adoptar a un hijo/a precisa una importante preparación psicológica y el afrontamiento de retos muy particulares a lo largo de la vida de la persona adoptada y sus padres adoptivos. No todo el mundo puede o se ve capaz de enfrentarse a todo eso.

 

5. «No te preocupes, serás madre, lo sé». «De aquí a un año estás embarazada, te lo digo yo».

Cuando sufres problemas de fertilidad te das cuenta de que conoces a varias pitonisas y tú no tenías ni idea. Soy una persona bastante optimista, pero estos comentarios me hacían daño. Porque, si algo tenemos en común las personas que pasamos por esto, es que estamos sobreinformadas. Conocemos todos los resultados de los últimos estudios médicos sobre nuestro problema y nuestro dios es la estadística. Si nos dices que conseguiremos un embarazo en 12 meses cuando los especialistas nos han dicho que tenemos un 3% de posibilidades, entenderás que lo único que provoques sea un levantamiento de ceja acompañado de una sonrisa incómoda.

Puede que nunca ocurra, y tu amiga lo sabe, así que intenta no jugar con sus expectativas y recuerda que ella también está haciendo un esfuerzo por ser realista.

 

6. «Siento no haberte dicho que estaba embarazada, pero no quería hacerte daño».

Que yo esté pasando por un mal momento no me exime de alegrarme por la felicidad de mi amiga. Comunicarme un embarazo con cara de pena puede hacerme sentir más incómoda que si lo haces de una forma natural. No sólo tengo que lidiar con mis sentimientos ante la noticia, sino que parece que también tengo que ocuparme de consolarte y decirte que no te preocupes, que estoy bien, que no es culpa tuya.

Eso sí, hay ciertos consejos prácticos que pueden venirte bien si estás embarazada y no sabes cómo comunicárselo a una amiga con infertilidad. Algo que nunca debes hacer es darle la noticia delante de un montón de gente; recuerda que nos da mucho miedo ser unas malas amigas y echarnos a llorar en medio de un bar cuando alguien nos da la buena nueva. Quizás sea más adecuado quedar con ella en un lugar íntimo, o mejor aún, llamarla por teléfono para que, después de colgar, ella tenga un momento de privacidad para lidiar con sus sentimientos.

 

7. «Sois jóvenes, todavía tenéis mucho tiempo».

No tiene por qué. Si no conoces nuestro historial médico, no sabes si mi reserva ovárica es baja (tengo menos óvulos en reserva de los que debería para mi edad), si tengo endometriosis, o si la calidad del esperma de mi pareja no va a hacer otra cosa que empeorar con el tiempo. La edad no tiene por qué ser sinónimo de éxito asegurado (aunque es cierto que tus probabilidades de éxito aumentan ante un tratamiento de fertilización in vitro cuanto más joven seas). En la mayor parte de los casos, el tiempo solo está en nuestra contra, así que intenta evitar este tipo de comentarios.

 

8. «Si quieres hijxs, te regalo los míos», «No sabes la suerte que tienes de no tener hijxs, ¡son una pesadilla!».

La gran cagada. Podría parecer evidente que este tipo de comentarios son hirientes y ofensivos, pero aún se oyen. No tenemos hijxs, pero sabemos lo que implican en términos de falta de sueño, cacas pestosas, pataletas o vómitos. Y lo queremos. Lo queremos todo: el paquete completo. No intentes minimizar nuestra situación haciendo ver la tuya como una maldición. Si estás hablando con nosotros de nuestra infertilidad y te sobrevienen unas ganas irrefrenables de hacer un «chiste» de este tipo, simplemente calla: calla y asiente comprensivamente.

 

9. «Si adoptáis, te quedarás embarazada».

Otro de esos horribles mitos que circulan por ahí. Parece que todo el mundo conoce a alguna pareja que, después de años de infructuosa búsqueda, optó por la adopción, para después conseguir un milagroso embarazo cuando ya no lo esperaban. Dejadme deciros que eso no es así. Igual que simplemente «relajarse» tampoco va a hacer que ocurra.

Es cierto que las personas con infertilidad pueden conseguir un embarazo si siguen teniendo sexo sin protección a lo largo de su vida; las posibilidades son ínfimas en ciertos casos, pero puede ocurrir. Y esto no tendrá que ver con que hayas adoptado o no previamente. Muchos estudios ya lo han corroborado: no existe relación entre ambos factores. Además, ¿no te parece un poco cruel sugerir la instrumentalización de otro ser humano mediante la adopción para simplemente conseguir otro objetivo? No se adopta a un hijx para conseguir un bebé biológico.

 

10. «Sabéis que hay unos días del ciclo que son más propicios, ¿no?»

Cuando compartes tu situación, algunos comentarios son tannnn naïf que tienes que reírte a carcajadas. Como decía más arriba, si de algo pecamos las personas con infertilidad es de estar sobreinformadas. No, no hemos estado «haciéndolo mal» todo este tiempo. No, no hace falta que nos expliques cómo se hacen los bebés. Gracias 🙂

 

La experiencia de la infertilidad es un reto para la pareja y para su entorno. Es un problema privado pero que necesita hablarse más para tomar conciencia de las necesidades de estas personas (y para que otras personas que pasan por lo mismo sepan que no están solas). A la vez, al ser un problema privado, es necesario respetar la intimidad de la pareja y sus decisiones. Una combinación difícil, pero no imposible.

Me quedo con las ganas de escribir otra lista con posibles respuestas a estos comentarios desafortunados, porque estoy segura de que serviría a otras muchas mujeres que, como yo, han tenido que morderse tanto la lengua que incluso les ha sangrado. Animo a todas ellas (y ellos) a no mordérsela como yo y a empezar a mostrarle al mundo cuándo está siendo un poco bocazas.

Aunque parezca que no existe entendimiento entre las dos partes (la pareja afectada por el problema y las personas que la rodean), es importante recordar que os seguimos necesitando. De hecho, os necesitamos más que nunca. Aunque a veces prefiramos quedarnos solos o frunzamos el ceño ante uno de vuestros bienintencionados comentarios. Necesitamos vuestros oídos para escucharnos con atención y necesitamos vuestros brazos para abrazarnos fuerte. El resto se va aprendiendo poquito a poco a lo largo del camino, con comprensión, cariño y paciencia por las dos partes.

38 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con este artículo! Nosotros llevamos siete años y he oído todos y cada uno de estos comentarios. Es mas, han venido a tocarme la barriga y felicitarme (soy de barriga gordita) o incluso me han llegado a decir: Uy! Estas embarazada, verdad? Como tienes los pechos hinchados… (no señora, soy así de «tetuda»). Pero aún así, seguimos buscando a nuestro bebe. Nuestro problema es infertilidad por causa desconocida. La verdad es que todos los comentarios que hace la gente, para lo único que sirven es para unirte mas a tu pareja y ser mas fuerte. Al menos a mi!! 😉

  2. Gracias por el artículo!

    Yo llevo ya 4 años buscando y me he encontrado con todos esos comentarios y alguno más como «hay gente que está peor que tú» refiriéndose a sentirse mal o triste por la situación. Vaya, que además estoy siendo una egoísta porque no pienso en gente con enfermedades incurables, por ejemplo. No tienen tampoco idea de cuál es mi compromiso con gente en peores situaciones…

    Irse de vacaciones, relajarse, eres joven,… Uno muy hiriente hace menos de un mes: «en mi pueblo había una pareja de la que se reían porque no podían tener hijos, y al final se quedaron». Oh gracias a que ahora han pasado 60 años, ahora no se te ríen en la cara (o sí?)

  3. Enbuscadeungrandeseo

    Un 10 por este artículo!! Después de 2 años de búsqueda y algunas pruebas, cada cual ha ido a peor solo podremos ser padres por invitro, a lo que se suman 2 años más para conseguir lo que mas deseamos.. imagínate cuantos comentarios de estos habremos escuchado!!

  4. Que egocéntricos este tipo de textos, «que haz esto, que no lo otro», desde cuando tanta sensibilidad barata… te cuento algo? hay gente que en serio tiene problemas reproductivos, en serio! y además la gente si te pregunta es por curiosa o por que le interesas, tú tampoco me imagino tienes la llave de las perfecciones para abordar tooodos los temas personales de cada quién con el tino y la perfecta discreción que la sensibilidad de cada uno requiere, esto que te pasó es sólo tú experiencia tremendamente sobre valorada para justificar esta columna.

    Me gustaría además que no compararas los problemas reproductivos con el cáncer o problemas cardíacos. Tener hijos o no tenerlos se debe a muchas circunstancias en la vida y definitivamente no ser fértil no te va a causar la muerte a menos que tu decidas vivirlo como una desgracia personal, así que ojo con las proporciones.

    Saludos.

  5. Un año y medio? Y todo natural? Pero vamos, hombre! Lo suyo es quejarse. La infertilidad es otra cosa y hay distintas maneras de tratarla. El que un embarazo no llegue inmediatamente no tiene por qué ser síntoma de infertilidad. Y si hay infertilidad, «esperar y seguir intentándolo» no es un tratamiento! Ni tampoco el único tratamiento tiene que ser la fecundación in vitro: eso dependerá de la causa de la infertilidad. Hay muchas otras opciones y no son tan costosas ni dolorosas como dicen en este texto. Conviene informarse con un especialista en la materia, porque hay mucho tabú y muchas leyendas urbanas sobre este tema que lo único que hacen es empeorar la situación de las parejas que de verdad sufren infertilidad.

    • Wow. Keep calm and lee bien mi texto.

      Creo que lo primero que digo es que nuestra experiencia no es nada comparada con la que han tenido que pasar otras personas que conocemos. No pretendo ir de víctima mártir de la infertilidad, pero sí sé que la sufrí (nos la diagnosticaron después de un año de búsqueda infructuosa y después de encontrar las causas físicas que la provocaban), así que no vas bien dictando lo que es o no es infertilidad.

      Yo no he dicho que siguiésemos intentándolo sin hacer nada más al respecto, no sé de dónde induces eso. Simplemente no he desarrollado todo el proceso que seguimos nosotros por respeto a mi intimidad y la de mi pareja.

      Ya sé que la FIV no es el único tratamiento. Tampoco sé de dónde induces que piense eso. Pero el camino de cualquiera de ellos es doloroso siempre, quizás no a nivel físico, pero siempre al nivel emocional. Desde un coito programado a las 5am para poder cogerte muestras 12h más tarde, pasando por la Inseminación Artificial y hasta un ICSI, todas tienen un impacto en tu salud mental.

      Soy consciente de que no he sufrido «lo suficiente» a niveles de tiempo como para poder «quejarme» sin remordimiento de conciencia, pero he aprendido mucho con esta experiencia y me apetecía contarlo por si podía ayudar a alguien a no cagarla al hablar con gente con infertilidad, no sé qué tiene eso de malo.

      Por cierto, descubrí que estaba embarazada días antes de que me operaran del útero y después de que, meses antes, nos comunicaran que teníamos un 3% de probabilidades de conseguirlo naturalmente, así que considero a este bebé que está a punto de salir un pequeño milagrito (aunque no crea en dios).
      No quiero extender tabúes, mi intención es justo la contraria, desmontar mitos, pero esta ha sido mi experiencia y así me ha apetecido contarla.

      Un saludo!

  6. Carolina Rodríguez Mayo

    Me gustó mucho el artículo; sin embargo, creo que sería más contundente si propusiera algunas cosas que si se puedan decir y que le demuestren a la pareja simpatía, cariño y apoyo. Lo digo porque si uno tiene una amiga o amigo que esté pasando por esto uno quiere mostrar que está con ellos y que los quiere ayudar con palabras de ánimo, o bueno, según tú cuál serían las mejores cosas, prudentes, respetuosas y cariñosas que sí se deban decir. Sería genial poder hacer un artículo que sea 10 cosas que sí puedes decir, lo digo porque muchos de estos comentarios parecen ser por ingenuidad o preocupación; y no por malicia.

    Un abrazo. Gracias por compartir tu experiencia.

    • Totalmente, Caro! Este artículo ya se extendía demasiado, pero queda pendiente para el futuro. Gracias por comentar, ¡¡un abrazo!!

  7. Creo que estan muy suceptibles por el tema de los ninos, no todas las mujeres deseamos un bebe , asi que es entendible tener un comentario desatinado y algo fresco del asunto. Me da la impresion que es mejor no decir nada y que tenso debe ser conversar con alguien que lleva esa carga. Lo tendre en cuenta si alguna vez es inevitable tocar el tema. Gracias.

  8. Pase por ese largo y tortuoso camino y aun hoy en día que tengo a mis anhelados pequeños, hay cosas que no he podido superar de aquellos años que me parecieron los mas largos (sera motivo de una larga reflexión) pero me queda claro que como cultura, los Latinos somos muy entrometidos en lo tocante a los temas «familiares» se hablan de una manera tan «natural» que parece natural la opinión de los demas en cuestiones que incluso aveces nisiquiera son habladas en pareja x son P E R S O N A LE S como en el caso de la infertilidad que representa una lucha con una misma, con tu cuerpo, con re plantearte y recomponer tu proyecto de vida, es todo un asunto muy intimo y bastante complicado de entender para una misma como para tenerlo que estar hablando como quien habla de tener o no un gato,en fin otro tema que da para mucho

  9. Yo considero que en vez de escribir 10 cosas que no deberías decir a… deberíamos hablar de 10 razones para sentirnos en lo posible mejor con esta situación. No podemos evitar que las personas digan esto o aquello y no podemos pelear con el mundo entero por no saber tratar lo que nos pasa, es un acto un tanto egocéntrico, no intento ser grosera ni mucho menos, me encanta esta página, sólo quiero expresar mi opinión.

    Si se fijan, la mayoría de las 10 razones son cosas que dice la gente por hacerte sentir mejor, son personas que te quieren, quienes te lo dicen con amor y que no espera que tomes ese tipo de reflexiones, no, no esque uno quiera generar expectativas de aposta o algo así, es amor, es buscar la manera de apoyarte, pero no todos somos [email protected] sobre el tema. ¿acaso esperan que uno todo el tiempo esté razonando en qué decir? ¿acaso por se infértiles tienen una condición nefasta? creo que no, y creo que ese apoyo debe nacer en estos espacios, pero no para mirar a los que no tienen la culpa de nuestra situación como si fueran enemigos o abusivos, debemos hablar de cómo nos sentimos, más no de sacar un manifiesto al mundo para que sepa cómo debe tratarnos.

    Gracias a quienes leen mi comentario. Un abrazo, crítica constructiva y no destructiva.

    • Hola, Libra!

      No creo que mi artículo transmita la idea de que miremos «a los que no tienen la culpa de nuestra situación como si fueran enemigos o abusivos«. Reconozco sus buenas intenciones y sé que me quieren, pero eso no quita que puedan aprender a apoyarte mejor en circunstancias como las que cuento, ¿no crees?

      Al igual que mi hermano aprende y agradece cuando le comento si reproduce una actitud machista sin darse cuenta, me quiere y quiere a las mujeres que le rodean, y si le explicamos por qué nos molesta esto o aquello, lo entiende y hace un esfuerzo para mejorar como persona.

      Lo mismo hago yo si leo un artículo sobre actitudes y comentarios racistas que se hacen con toda la buena intención pero que son un poco molestos («uy, me encanta tu pelo afro, ¿puedo tocarlo?»…): me reviso mis actitudes e intento mejorar como persona que vive en sociedad.

      Creo que mi intención es simplemente dar a conocer una situación que ocurre a un porcentaje cada vez más alto de parejas, y visibilizar aquello por lo que pasan para que toda la sociedad sea un poquito más comprensiva y evite ciertas actitudes (por muy bienintencionadas que sean).
      Eso no quita, por supuesto, que nosotrxs, como pareja e individualmente, también tengamos la responsabilidad de trabajar nuestras propias emociones para intentar ser felices con lo que nos va dando la vida.

      Un saludo! 🙂

    • Estoy demasiado de acuerdo contigo,,, muy grave la perspectiva además tiene cierto grado de auto compasión.

  10. hola, gracias por compartir tu experiencia me causo gracia ver como cada cosa que dijiste pude escuchar, aunque para mi la que mas me molesto e hirió fue esta » Ya no lo sigas intentando mas confórmate con la voluntad de Dios, si el no te ha dado hijos es por algo…» lo mas absurdo que han escuchado mis oídos, yo misma soy creyente de Dios y puedo garantizar que en sus planes esta que yo tenga mi familia así como el resto de seres humanos, para mi todo en esta vida tiene su tiempo, eso es todo… Y bueno yo llevo 8 años de que deje todo medio de planificación familiar y casi 5 de haber dejado de un lado la idea de embarazarme y comencé a realizar otros sueños (quizá algunos no tan fuertes como tener un bebe), pero que me hacen sentir plena y feliz también, actualmente estoy tranquila disfruto mi matrimonio y aun no he vuelto ha retomar la idea de embarazarme por que siento que aun tengo otras cosas que hacer antes de. Ahora la presión es por ya deberías retomar esa idea mira tu reloj biológico y bla bla jajajja la gente siempre quiere o´pinar sobre las vidas ajenas y bueno he aprendido a reírme realmente de todas estas tonterías… El punto es solo quien viva esta situación puede opinar, los demás mejor que se ahorren sus buenas intenciones y calladitos mas bonitas…! 😀 a y felicidades a ti mines y a todas las que lo han logrado… 🙂

  11. interesante como tratas el tema, pero también creo que podrías ayudar a mas personas y parejas que esta pasando por esto diciendo como responder o como respondiste tu en estas situaciones. Gracias.

  12. Mine, gracias por lo que compartes. Yo pasé por algo similar, después de una dolorosa pérdida, la búsqueda de otro embarazo te hace lo doble de susceptible a los comentarios de las demás personas, en mi caso el clásico «por algo pasan las cosas» (que aunque yo sé que es verdad, en un situación así saberlo no sirve para nada de consuelo) y el que mencionas «relájate, cuando olvides lo que pasó verás cómo llega todo fácil», me daban ganas de gritarles que ellxs no sabían lo que yo sentía :S

    Afortunadamente, después de una año… lo hemos logrado 🙂

  13. Excelente artículo. Natural, sin ánimos de «evangelizar» ni denostar a nadie. Simplemente contando como se viven en carne propia «los golpes» que otros, sin mala intención, creen caricias…
    Mi esposa y yo pasamos por un largo camino de aprendizaje (ahora le llamo aprendizaje a lo que en su momento fue un paseo por el infierno). Siete años tardo en llegar nuestra hija, que ahora ya tiene 8, y pasamos por todos los estados que se pueden pasar, entusiasmo, ansiedad, desilusión, amargura, apatía, tristeza, dolor físico y espiritual, para volver a estar entusiasmados, ansiosos y seguir con la cadena…A los tres años de estar casados, nos casamos jovenes y habiamos decidido no tener niños en un principio, empezamos a buscarlo, fueron pasando los meses y no habia novedades, llegaron los años y las preocupaciones y fundamentalmente todo lo que habiamos planeado empezó a cambiar, a caerse, a deshacerse. Las cosas ya no tenian mucho sentido, ni la casa, ni el auto, ni la profesión ni nada, todo era banal y vacío. Y esos comentarios…esos comentarios que siempre escuchabas al menos una vez al dia….insoportable!!! Pasamos por reuniones de grupos de tratamientos de baja complejidad(FIU), mas tarde por reuniones de grupos de tratamientos de alta complejidad (FIV, ICSI), y la gente te preguntaba porque no cambiabas de auto o porque no te ibas de viaje y no entendian que uno se gastaba todo el dinero en tratamientos que no resultaban. Luego fuimos a cuanto grupo de ayuda psicologica hubiera y finalmente a los grupos de padres que esperan por adopción. En ese largo camino llegamos a pensar en vender nuestra casa, dejar nuestros trabajos e irnos a vivir lejos, al interior. Eran unas ganas enormes de desaparecer del mundo, de huir sin saber donde. Y uno esta triste por uno mismo, por la pareja y hasta por los demás que no sabén ni que decir. Es como un entierro que no termina nunca, un velorio sin fin de un muerto que nunca nació. Había sacado pasajes para irnos a ver casas a un pueblo llamado Tornquist, vendiamos la nuestra y nos ibamos. El viaje estaba planeado para mediado de enero del 2006 pero la tarde del 9 de enero, después de llevar unos dias de descompuesta, mi compañera, mi amiga, mi esposa, se hace un test de embarazo que da positivo. Dios o quien sea, me había paseado durante 7 años por los rincones mas oscuros de mi alma y de mis temores, me habia arrebatado hasta el amor propio, el orgullo y el ego. Me habia mostrado en la cara que yo mismo puedo decir una cosa y al dia siguiente hacer otra. Me enseño que nadie puede ponerse en el lugar del otro, pero puede intentarlo y al menos no hacer juicio sobre el prójimo y sus decisiones. Me enseño a redefinir mis valores y a darme cuenta de que cosas son realmente importantes en la vida, y no son justamente una casa, un auto nuevo o un trabajo bien remunerado. Me enseño que mi mujer es INMENSAMENTE heróica, compañera amorosa y fuerte y que con ella a mi lado no hay nada que no podamos enfrentar. Me enseño todo eso para que una tarde cualquiera me dijera: «Deja de llorar, aquí está tu hija…»

    • Hernan,

      Te agradezco mucho tu comentario; me ha emocionado mucho y me ha dado una alegría inmensa el saber que finalmente esos 7 años de lucha os sirvieron para uniros más como pareja y, lo mejor de todo, para recibir a vuestra hija.

      Mi más sincera enhorabuena, un fortísimo abrazo. <3

  14. Tal cual tooooodas las opciones, todas y cada una he sufrido en carne propia, pero lo que rescato de todo es que la gente trata de hacerte sentir mejor, de levantarte el ánimo, en muchos casos para aplacar tu dolor o por ignorancia o por aportar algo y termina haciéndote sentir todo lo contrario.
    De todos modos, aprendí mucho en este largo camino, de todos y cada uno de los consejos, sin embargo el que más me ayudó fue el camino que me propuse recorrer hacia mí misma, a conocerme mejor, a cambiar muchas de mis actitudes hacia la vida, a buscar ayuda, a replantearme si soy capaz, etc, lo que más me dio fuerzas fue haber sufrido tanto, haber pasado por lo peor y valorar que fui y soy muy fuerte ( muy ) de verdad eso me motivó a seguir en el camino, en fin, en esto de la infertilidad, lo más importante es uno mismo, hay que fortalecer el espíritu y vivir el aquí y ahora, ayer pasó, el futuro no existe, disfrutar el hoy es lo que vale de verdad y agradecer el poder levantarnos cada día. Les mando mucho cariño y bendiciones!!!!!!!

    • Qué cierto lo que cuentas, Raquel.

      Un problema de salud, del tipo que sea, te hace valorar todo tannnto… El presente, los momentos bonitos de cada día, el amor… y la fortaleza que descubrimos dentro de nosotras mismas.

      Un abrazo enorme 🙂

  15. carolina suau

    Felicidades hermosa Mines!!! Me hiciste llorar… yo al igual que tú pasé por el doloroso proceso de la infertilidad (4 años) y el maravilloso milagro de vencerla!!! Logramos nuestro tesoro que ya tiene año y cinco meses 😀
    Pero aún lloro al recordar esos días de incertidumbre y decepciones, es tan amargo, tan desgastante…
    Para quienes preguntan qué decirnos? Pues a veces no es necesario decir mucho… sólo abrazarnos, demostrarnos su afecto y compañía…desearnos lo mejor en este camino. Yo que no era creyente en ese tiempo, me conmovía cuando las personas ofrecían rezar por nosotros. (Finalmente yo misma terminé rezando y creyendo de nuevo!!).
    Supongo que las personas no actúan por maldad (quiero pensar así) sino por desconocimiento, a mí particularmente me destrozaba cuando me decían: ¿y tú cuando? Si veían que yo moría por ser madre y ya no era una jovencita… hay que ser muy torpe para no darse cuenta de que no podía!!!!
    En definitiva creo que es bueno que se hable de estos temas, gracias por el post y un abrazo apretado y muchas buenas energías a las personas que están dando esta lucha, que sepan que no están solas!!

    • Enormes felicidades por superar la infertilidad, Carolina!

      Yo también apuesto principalmente por la bondad y las buenas intenciones de las personas, quiero pensar que es simple desconocimiento cuando sueltan una de esas bombas que a nosotras nos sientan tan mal.

      De hecho, estoy segura que yo misma, en el pasado, he podido soltar alguna de ellas. Sin ir más lejos, esta experiencia me ha servido para NUNCA MÁS preguntar a nadie si quiere tener hijxs, cuándo planea tenerlxs, o similar. No es asunto mío y no quiero poner a nadie que aprecio en una situación incómoda que no tiene por qué contestar.

      Desde luego, de todo se aprende en esta vida.

      A disfrutar mucho de ese tesoro de 1 año y 5 meses. Un fuerte abrazo.

  16. Muchas gracias por este articulo, , porque hay mucha gente como yo que sufre este largo camino de incertidumbres, decepciones …..creando mucha frustacion y poco entendimiento por mucha gente.Yo llevo 5 años con la búsqueda de un bebé y e pasado por tratamientos ,operaciones…
    Me parece muy bien hablar sobre este tema porque puede ser el apoyo para sobretodo mychas mujeres que desgraciadamente esten pasando por esto.Y animo a seguir adelante con o sin hijos, , gracias.

    Joana.

    • Qué duro, Joana…
      Es necesario que empecemos a visibilizar este dolor para que la gente que nos quiere no lo aumente con su falta de entendimiento y sus comentarios desafortunados.

      Tú lo has dicho, hay que seguir adelante con o sin hijxs, la vida es tan rica… A disfrutarla.
      Te mando un abrazo enorme. <3

  17. Patricia

    Se te olvidan las parejas que si son fértiles y por motivos de salud sobre todo de la madre no pueden o no deben tener hijos. En ese caso vale más decir que no puedes xq la gente te mira hasta mal. Mira que no estar dispuesta a arriesgar tu vida por tener un hijo a quien se le ocurre.

    • Bufff, ¡qué egoísta eso de poner tu vida por delante!

      Madre mía, lo que hay que oír… Que la sociedad te obligue a mentir para poder estar tranquila con tus decisiones es vergonzoso.

      Un abrazo y paciencia con las estupideces ajenas.

  18. Muchas gracias por el post,

    Nosotros también lo llevamos intentanto 4 años, y hemos pasado por un ciclo de invitro. Has clavado muuuucho las respuestas o comentarios típicos que te dicen… sobre todo el 2 y el 9!

    Enhorabuena por el post!

    • Muchas gracias, Aire!

      No sé si seguís en el proceso o no, pero en cualquier caso, mucha fuerza para afrontar esos comentarios, que seguirán llegando hagamos lo que hagamos!

      Un abrazo enorme 🙂

  19. marvalen

    Llevo un año y pocos meses en la espera viviendo tal cual escribes. Es agotador. Vivo en una mensual frustración y la gente no visualiza el dolor que genera con sus comentarios. Fue genial leerte porque me das energías para seguir esperando. Felicidades!!!

    • Hola, Marvalen!

      Qué alegría transmitirte energías con mi experiencia; recuerdo cómo yo también buscaba en la red a mujeres que hubiesen pasado por lo mismo que yo pero que finalmente hubiesen conseguido lo que tanto deseaban.

      Te deseo lo mejor en este camino y te mando mucha fuerza. Ya sabes dónde estoy si necesitas hablar.

      Un abrazo <3

  20. Mines
    me has pintado una sonrisa, Me alegro infinito de que tengas un bitxito danzando en tu barriga.
    Y sí, lo que escribes es tan cierto como doloroso.
    Achuchones
    E.

    • Muchas gracias, Erika! Ya mismo -espero que más pronto que tarde, jeje- dejará de danzar dentro para danzar fuera 😉
      Un abrazo y fuerza para respirar ante los comentarios desafortunados!

  21. Hola Mines! primero que nada,felicidades por tu embarazo 🙂
    Tengo una pequeña duda: conozco a algunas parejas que están en esta situación, si alguna de estas personas me cuenta ( porque ya lo ha hecho) de sus intentos de ser padres, cual es la mejor manera de responder? me da miedo herir a las personas. Cuales son las mejores palabras para apoyar o que se debe hacer?
    Saludos :3

    • Hola, Regina!

      Pues cada persona es un mundo, pero creo que lo único que se espera de una amiga en casos como estos es que te transmita todo su cariño y que te recuerde que estará ahí para cualquier cosa que necesitéis.
      Las amigas que más me ayudaron durante el proceso fueron las que estuvieron dispuestas a quedar conmigo cuando necesitaba descargarme mientras me escuchaban con atención, o las que se presentaban en casa para ver cómo estaba porque me notaron por teléfono que había recibido alguna mala noticia de esos resultados que estaba esperando del médico…

      Si te preocupa herir a esas personas que quieres, es que seguro estás prestando atención a no decir ninguna tontería; seguro que lo harás bien.

      Un abrazo 🙂

  22. Muchas gracias por tu post Mines. Enhorabuena por tu embarazo y enhorabuena por expresar tan tan bien lo que se siente ante la infertilidad.
    Llevo con mi pareja intentando quedarnos embarazados 4 años. Cada una de las frasecitas que describes, sentimientos, ira, esperanza, decepción…todo eso lo he sentido. Hasta hace poco que dije BASTA. Basta de esperar, de calcular, planear y desear. Basta de hacerme creer que necesito un hijo para completarme.
    Si llega llegará con alegria, pero si no viene..no veo como opción sufrir eternamente la ausencia.
    Asi que queridas Fridas, a quereserse. Mucho, cada día.
    Un beso enorme y una feliz sonrisa

    • Gracias a ti por comentar, Beju.
      Lo único que me ayudaba durante ese tiempo era leer a gente como yo, y compartir formas de afrontar la situación. Las subidas, las bajadas, la incomprensión… nadie como vosotras.
      Por eso escribí esto.
      Te doy la enhorabuena por tu valiente decisión; tanto la decisión de seguir luchando como la de plantarse para salvarse a una misma son igualmente valientes. Hay que acordarse de vivir, y esa espiral cíclica a veces nos hace olvidarlo. Te deseo que disfrutes mucho de tu futuro y de todas las cosas bonitas que te depara, que no serán pocas, haya o no haya hijxs en él.
      Un fortísimo abrazo <3

  23. Enhorabuena por tu post. Formo parte de ese porcentaje que lo ha intentado durante años infructuosamente, y comparto cada uno de los puntos. El dos y el seis, especialmente, han marcado esta última década de mi vida. Los he escuchado y los he sufrido. De todos modos, creo que en muchos casos hay una falta de empatía y un exceso de ‘mala uva’ por parte de quienes los pronuncian.

    • Hola, Erika

      Gracias por comentar! Qué bien que te hayas sentido identificada con el post, me alegra un montón haberlo conseguido 🙂
      No sé si se trata tanto de «mala uva» como de inconsciencia pura y dura. Quiero pensar que es ignorancia y que la gente que tengo alrededor solo pretendía hacerme sentir mejor… :S Con que tan solo se parasen 2 segundos a pensar antes de hablar, probablemente no ocurriría esto.
      Pero es cierto que a veces la gente te sorprende con un nivel de «retorcimiento» que nunca habrías esperado. Vivir para ver…

      Te mando un abrazo enorme. <3

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies