Doctora, estoy embarazada, ¿qué hago?

Nuestra doctora, este mes, pone el foco en la atención que reciben las mujeres embarazadas. Resuelve muchas de las dudas que asaltan a las madres primerizas, y a las que no lo son.


Ilustración: Basura Especial


En un principio, con este artículo pretendía documentar cómo se produce el crecimiento fetal. Pero, es tanta la información, incluso visual, que hay en Internet, que lo he reconsiderado y he decidido enfocarlo a la atención que reciben las mujeres durante el embarazo. Os hablaré sobre aquello que no se habla tanto, ni es tan evidente; en un momento de actualidad política y sanitaria donde se está considerando una excesiva patologización y medicalización de la vida.

Mujeres embarazadas: muchas serán las recomendaciones que recibiréis a lo largo de estos nueve meses, o 42 semanas. Éste será el primer paso, acostumbraos a calcular vuestro embarazo en semanas. Os darán consejos la madre, hermana, cuñada, suegra, amiga, vecina, compañera del trabajo, la amiga de una amiga, la médica, la ginecóloga, la matrona, las “revistas para futuras mamas”, la industria farmacéutica… En más de una ocasión os sentiréis abrumadas, desconcertadas y atolondradas: tranquilas, el embarazo es un proceso fisiológico, lo que suele ocurrir es lo más probable y lo más probable es que el embarazo curse sin incidencias.

  • ¡NO ESTÁS ENFERMA!

La mayoría de los embarazos fluyen de forma natural, sin obviar aquellos síntomas propios de los picos hormonales, el aumento de peso, el crecimiento del bebé, etc. Podrán aparecer síntomas como náuseas, pesadez, hinchazón de los pies… los cuales te provocarán malestar, pero no significa que el embarazo sea patológico.

  • ¡ACUDE A TU MATRONA!

Ella es la experta en la materia que te hará un seguimiento, te orientará, y te dará las recomendaciones oportunas a lo largo del embarazo. Esta figura hoy en día está muy olvidada por los “gestores calienta sillones” que no saben cómo funciona y en qué consiste esto de la asistencia a la población y atención primaria. De hecho, en algunas comunidades su representación es tan ínfima que ya hay colectivos de matronas reivindicando su lugar, el que les corresponde, con el lema, “no sin mi matrona”. Por ello, desde aquí yo también quiero reivindicar la importancia del papel de las matronas. Ellas tienen la formación necesaria para entender tu embarazo como parte de un proceso fisiológico y son quienes mejor te van a guiar en él.

  • ¡ENCONTREMOS EL EQUILIBRIO!

Desde los años 60-70 ha habido una medicalización e instrumentalización excesiva del embarazo y la lactancia. Hoy en día existe una nueva tendencia apoyada por diferentes profesionales sanitarios que aboga por la humanización en la atención al embarazo, parto y la lactancia. Obviemos aquellas actuaciones que, sin suponer una medicalización excesiva del embarazo, ayudan a la prevención de problemas ulteriores o detección precoz de patologías perjudiciales para la madre y el feto.

  • SOLICITA INFORMACIÓN

Dependiendo del lugar donde vivas, las políticas sanitarias llevadas a cabo durante el embarazo serán diferentes. En general, se recomienda que las mujeres embarazadas realicen una serie de consultas a su matrona. Ella las coordinará con la médica de familia y ginecóloga para garantizar que el desarrollo del embarazo esté siendo normal y para aclarar aquellas dudas y recibir la información necesaria para afrontar esta nueva etapa.

La primera visita es importante, tu médica de atención primaria o matrona, podrá saber si existe un factor de riesgo que pueda interferir en el embarazo y que requiera un cuidado especial (por ejemplo, si eres diabética, hipertensa, has tenido embarazos previos patológicos, etc.). En el centro de salud donde yo trabajo, la primera cita la realiza la matrona. Solicita una analítica de sangre con aquellos parámetros que conviene vigilar durante el embarazo, además realiza un repaso de tu historia clínica y de la del padre del bebé, por si alguno de los progenitores presenta alguna enfermedad que pueda interferir en el desarrollo normal del feto y curso del embarazo. Por último, realiza un sondeo de cómo estáis percibiendo vuestro embarazo y cuales son vuestras inquietudes y dudas.

Entre otra serie de pruebas, las que crean mayor inquietud y controversia entre las embarazadas es el cribado de cromosomopatías. (1) Consiste en la realización de determinadas pruebas de imagen (ecografía) y la medición de determinados elementos en la sangre (AFP, B HCG LIBRE, PAPP-A…). La alteración de los niveles séricos (de suero) de éstos y de las pruebas de imagen pueden hacer sospechar una determinada alteración cromosómica, y por consiguiente, pudiera estar relacionada con una alteración en el desarrollo fetal.

Estas pruebas se realizan de forma rutinaria, y no pocas veces van asociadas a la polémica, ya que una alteración de estos parámetros señala la conveniencia de realizar otras pruebas más cruentas, como pueden ser la biopsia corial y la amniocentesis.

La polémica se mitigaría si determinados profesionales dejasen de infantilizar a la población, en este caso a las mujeres, y se diese mayor información. Es necesario que consensúen la actitud diagnóstica y terapéutica a seguir con las mujeres, dando a conocer el balance riesgo/beneficio de cada caso y contando con el consentimiento de ellas para cualquier actuación. Me consta que en algunos centros se hace así, como debe ser, pero también somos muchas las mujeres que nos quejamos de la recalcitrante actitud paternalista que se perpetúa en muchos profesionales sanitarios.

  • ¿¡DEMASIADOS SUPLEMENTOS!?

Pues sí, chica, demasiados suplementos con los que nos bombardea la industria farmaceútica, y aquellos realmente recomendados, no son necesarios más allá de un tiempo determinado.

¿Qué suplementos debo tomar?

1. ¿Es necesario el ácido fólico?: El ácido fólico sí se ha demostrado beneficioso para un correcto cierre del tubo neural (estructura presente en el embrión, del que se origina el sistema nervioso central) y desarrollo fetal. Se recomienda la toma de 0.4 mg/día dos meses antes y 3 meses después de iniciado el embarazo. Este tiempo es suficiente, no prolonguemos lo innecesario.

2. ¿Y el hierro de forma preventiva?: No es necesario. Será necesario el tratamiento con hierro en el caso de que se objetive un descenso significativo de la hemoglobina en la analítica de control.

3. El yodo,¿me lo tomo o no me lo tomo?: El yodo es una molécula imprescindible para la síntesis de las hormonas tiroideas y éstas para el correcto desarrollo cerebral del niño. Existe actualmente cierta controversia en torno a la necesidad o no de dar ioduro potásico a todas las mujeres embarazadas durante el embarazo y la lactancia. Según una revisión sistemática hecha por expertos, se nos dice que la necesidad de tomar ioduro potásico estará en relación con la región en la que se viva. En aquellas zonas con déficit moderado-grave, es imprescindible, en las de déficit leve-moderado parece que no aporta ningún beneficio.

Durante el embarazo tu dieta debe ser variada: evita el alcohol, el tabaco y los excitantes. A su vez, controla el aumento de peso, que en muchas ocasiones va asociado al desarrollo de diabetes gestacional, pudiendo tener consecuencias nocivas para la madre y el feto.

¿Debo restringir algún tipo de alimento?

Es posible que sí. Cuando tu matrona o médica te dice que no tienes anticuerpos frente al toxoplasma, debes evitar la carne cruda, por el riesgo de desarrollar la toxoplasmosis; la cual puede causar infecciones leves y asintomáticas, así como infecciones mortales que afectan mayormente al feto.

Desde hace algún tiempo también se recomienda disminuir la ingesta de pescado azul, sobre todo el grande (atún, bonito…), por los niveles de mercurio que se han llegado a detectar y que pueden ser perjudiciales.

  • ¡LACTANCIA MATERNA!

De sobra demostrados los beneficios de la lactancia materna. Pero a este punto le dedicaremos una entrada exclusiva en próximos números.

En cualquier caso, la información y humanización de la atención al embarazo, parto y puerperio, debería ser la base de toda intervención. El embarazo debe ser disfrutado por todas y todos y no debería convertirse en una odisea laberíntica para las mujeres.

Referencias
(1) Julia Ojuel Solsona. (2015). Diagnóstico prenatal y cribado de cromosomopatías. 2015, de Actualización en Medicina de Familia Sitio web: http://www.amf-semfyc.com/web/revistas_ver.php

 

3 Comentarios

  1. Estefania

    soy totalmente primeriza en el embarazo, tengo 3 meses y en verdad me abrume tanto al inicio porque todo el mundo me decia que me tenia que cuidar y yo me preguntaba de que me cuido y hasta la fecha no se a que se referian. me gusto y me io informacion tu escrito, pero solo tengo una duda a que te refieres con matrona?

    • Hola, Estefanía

      La matrona es aquella persona con formación académica que asiste a la mujer durante el embarazo, parto y puerperio. En España para poder ser matrona hay que realizar una oposición tras superar los estudios de enfermería, una vez superada esta oposición, tienen un periodo de formación en el campo de la obstetricia.
      En este enlace podrás informarte mejor; http://www.matronasextremadura.org/codigo-etico-internacional-para-matronas/

      Saludos

  2. A mí no me han derivado a la matrona en ningún momento, y estoy de casi 6 meses.
    En mi última cita con la tocóloga, le pregunté: “¿por cierto, para qué sirve la matrona que hay en mi centro de salud?” Y me dijo, más o menos, que por si tenía alguna duda o me dolía algo… No le dio la mayor importancia!

    Me parece muy fuerte que no nos informen de la existencia de esa profesional, que es la que debería hacer un seguimiento más estrecho de nuestro proceso.

    Aunque un poco tarde, pienso pedirme cita con ella para que empiece a ayudarme con el Plan de Parto (cosa que tambień he descubierto que hace porque YO me he informado, no porque me hayan dicho nada en tocología).

    Vaya tela… Mucho por hacer.

Navegar