Uno más uno igual a dos

Las matemáticas no engañan, uno más uno son dos. Sin embargo hay mucha gente convencida de que, en el ámbito de las relaciones, lo ideal es que uno más uno sea uno… ¿Qué invento es éste?


Ilustración: Marta D.


La realidad es que nuestro entorno nos “enseña” el ideal de la media naranja (o la media langosta de Friends), esa persona que nos complementa, con la que todo es fácil porque tenemos los mismos gustos, que sabe cuando estoy triste y cuando contenta. Nuestro príncipe azul, la princesa de nuestros sueños y blablabla ¡menudo subidón de azúcar no apto para diabéticos!

Entonces, déjame que lo entienda… Yo soy una media naranja y voy por la vida buscando la otra media. ¿Y si aparece un limón?, ¿y si es un cacahuete?, ¿y si creo que es mi media naranja pero en realidad es la mandarina de otra persona? ¿Entonces no funciona? Y vamos más allá, si creo haber encontrado a mi media naranja y de golpe y porrazo desaparece, ¿ya no voy a volver a encontrar algo así nunca más? ¿Y si alguien ha cogido mi media naranja pensando que era suya? ¿Y si yo misma creo que soy un melocotón? ¿Y si…? ¡Marta! ¡Ya! ¡Respira! Bfff…

Pero sólo una cosita más, lo que me pone la piel de gallina de esta teoría, de este mito de amor romántico, de este je ne se pas,  es que si no aparece nadie, si no encuentro mi mitad, ¿estoy destinada a vagar sola e incompleta por la vida? ¡Auch!

Y ahí está la cuestión, nosotros somos seres únicos y no necesitamos de nada ni nadie para que den sentido a nuestra identidad. Si no tienes pareja no te falta nada, no cojeas, no te quedas ciego, las galletas de la fortuna siguen teniendo mensaje dentro para ti y la vida puede ser igual de maravillosa.

Esto es algo que muchas parejas no llegan a comprender y por eso nos encontramos parejas como estas:

Las siamesas: seguro que conocéis a alguna pareja así que todo, todo, todo lo hacen en compañía, ya sea quedar con los amigos, ir a un concierto o a comprar unas lentejas. No se imaginan solos y no quieren ni imaginarse a la otra parte por su cuenta porque, al fin y al cabo, se han unido, se quieren a su manera y su objetivo es vivir juntos cada segundo de su vida por la eternidad. ¿Dónde queda el tiempo a solas? ¿Y si quieres tomarte algo con otra persona? Y es que hay quien asegura que no se separan ni para ir al baño… ¡escalofriante!

Las prisiones: en este caso una de las partes quiere ser siamesa y a la otra como que no le sale del todo. Por lo que suceden cosas absurdas como que me montes un pollo por querer quedar con unas amigas y que tú no vengas o no veas normal que ahora mismo me apetezca hacer determinada cosa sola… Peligroso, ya que o bien coges el ritmo de la cárcel y te adaptas dejando de lado tu yo individual, o bien terminas planeando la fuga de Alcatraz o haciéndote un tattoo a lo Prison Break para ver cómo salir de ahí con vida.

Las de yo si pero tú no: son como las anteriores pero con más morro. Quiero que no hagas nada sin mí, voy a donde vayas, seré tu sombra, te miraré mientras duermes, nunca irás sola con tus amigos, nunca comerás sola. Pero, eso sí, cuando a mí me apetezca hacer cualquiera de esas cosas a mi bola no me digas nada porque las haré. Qué miedito… Glup.

Por todo esto lo ideal es hacer caso a las matemáticas, entender que cada uno somos uno y que no nos tiene que apetecer siempre lo mismo. Comprender que porque me apetezca quedar con alguien sin que tú vengas en ningún momento no significa que ya no te quiera. Hay que darse cuenta de que es VITAL que cada uno tenga su espacio además del espacio en pareja.

Porque uno más uno siempre serán dos.

8 Comentarios

  1. Muy interesante columna, hasta que comenzaste con las descripciones histriónicas y caricaturezcas de las parejas

  2. No tiene nada que ver con feminazis, ni individualismo, ni vacíos. Tiene que ver con el amor, con el autoconocimiento, con la paz interior. Claro está que gran parte de personas solteras anhelamos esa pareja, o en mi caso al menos, y que soñamos con compartir la vida al lado de esa persona que te mime, te escuche, te acompañe. Pero es importante ser consciente de que sin esa personita también sabemos y podemos vivir, y ser felices. Pero que nada ni nadie es imprescindible.

  3. No me parece. no es cuestión de naranjas a medias, ni completas, ni algo parecido. Si no buscaremos una pareja acorde lo que somos y sentimos, terminarían haciendo pareja con cualquier persona y tendría que funcionar no?

    La realidad es que en estos tiempos, vivimos en un mundo que hay que ” ajustarnos” a lo que hay, a que si deseamos algo hay Q conformarnos con lo que nuestra realidad ofrece… A que si deseamos vivir cn una persona como Dios manda no se puede, porque no está esa dicha media naranja, porque la realidad es otra, por el liberalismo, por la autosuficiencia, por lo que sea.

    Saben? Si se puede tener esa relación de cuento hada y príncipe azul, y.saben cuando? Cuando se está con esa persona idónea para nosotros.

  4. La verdadera y horrible mentira de que “somos naranjas enteras” sólo porque al capitalismo funerario del siglo XXI le interese inculcar un individualismo agresivo a los consumidores para que piensen en ellos mismos y no en los demás y esto los vaya aislando: saben bien que entonces su vida se llena de frustraciones y ansiedad y que eso les llevará a consumir para tratar de llenar ese vacío, de ahí que surjan estas infamias contra el amor, porque el amor implica lo contrario, altruismo, y al sistema no le interesa. Como decía el psiquiatra Jaques Lacan, los enamorados se bastan a sí mismos y eso les aleja del consumo.

    Si fueramos naranjas completas y autosuficientes nadie buscaría emparejarse ni fantasearía con una pareja ideal, no necesitaríamos compartir nuestra vida para sentirnos realizados; lo que quieren es mercantilizar las relaciones, convertirlas en relaciones por interes, no por amor, donde el otro sea precindible como todo lo que compramos en una sociedad de usar y tirar porque nadie se basta a sí mismo. Es como si Hitler no hubiera muerto: primero hipersexualizamos la sociedad para que la gente base sus relaciones en el sexo al creerlo amor y fracasen, luego cargamos contra el amor romántico para que la vida amorosa se reduzca a una sucesión de líos, y ahora no somos medias naranjas: muy bien; así nos va. Bodas relámpago que duran meses, violencia de género, infidelidad, ansiedad y un largo ect, porque hay que defender la libertad claro, pero nadie se queja de la dependencia al consumo, a los iphones, al internet, a la moda, al dinero, a los hipotecones con bancos de 20 años o más; esa dependencia no importa, pero en el amor importa mucho. Einstein tenía razón; somos una generación de idiotas dignos de lástima, marionetas de un sistema que nos hace creeros libres para esclavizaros mejor. “Si no tienes pareja no te falta nada, no cojeas, no te quedas ciego, las galletas de la fortuna siguen teniendo mensaje dentro para ti y la vida puede ser igual de maravillosa.” ¿Y tú estás para ayudar a los demás? Eso sí que es escalofriante, la manera en que las feminazis habeis usurpado el feminismo y estáis de acuerdo con el capitalismo avanzado para apartar a la gente de lo que necesita para realizarse, el amor lo primero, a fin de condenarla a una existencia vacía que la empuje a consumir. No estás preparada para amar ni sabes amar, te da miedo hacerlo o no sabes, o no sirves; es lo que os pasa a todas las que vais de feministas y condenais a la gente a la frustración desde las consultas.

    • Muy de acuerdo con la crítica feroz que haces al capitalismo y al egoismo.
      Nada de acuerdo de que mezcles todo esto con el pensamiento expuesto en el texto (a mi parecer, muy acertado). El amor romántico es una manera de entender el amor de una forma determinada, pero hay más, y estoy segura que podemos entender el amor de una forma más libre y menos opresiva. Jo desde que empecé a pensar que no era media naranja perdida por el mundo, que era completa… he podido quererme y querer a los demás muchísimo mejor.

    • Querida Carla, la verdad es que no comprendo muy bien tu comentario. Yo no creo que el hecho de que las mujeres, o mejor dicho, las personas que nos sentimos bien estando solos y el hecho de que el tener una pareja sentimental no sea una prioridad en nuestra vida nos vuelva egoístas. Yo lo veo de esta manera, tenemos que educarnos y prepararnos cada uno de nosotros para poder subsistir solos porque el estar en compañía de alguien no es algo garantizado en esta vida. Claro que yo sería muy feliz si encontrara a alguien con quien compartir mi vida pero no tengo ninguna garantía de que algún día pueda llegar a encontrarla y de ser así no puedo pasarme toda la vida frustrada e infeliz por no tener a alguien a mi lado. No se trata de satanizar las relaciones de pareja ni de que la soltería sea lo mejor las personas sino de aprender a ser felices por cuenta propia sin necesidad de otra persona, si mi felicidad dependiera de alguien más entonces me temo que nunca podría ser feliz. Para mí es importante aprender a ser feliz conmigo misma ya que voy a ser la última persona con quien voy a estar hasta el último día de mi vida. Saludos!

    • Qué mente tan cerrada tienes! Es increíble que vengas a decir que solo porque no se tiene pareja no se ama, que acaso tu no amas a tus padres? A tu familia? A tus mascotas? A ti misma? El consumismo no tiene absolutamente nada que ver aquí porque hay personas que viven en pareja y compran cosas que NO NECESITAN solo por comprar, eso no solo sucede con los solteros.“Si no tienes pareja no te falta nada, no cojeas, no te quedas ciego, las galletas de la fortuna siguen teniendo mensaje dentro para ti y la vida puede ser igual de maravillosa.” Pues no a mí si no tengo pareja NO ME FALTA NADA no cojeo , no me quedo ciega y la vida sigue igual de maravillosa porque MI FELICIDAD NO ESTÁ EN MANOS DE UNA TERCERA PERSONA. Y al contrario la sociedad nos incita a sentirnos solas, vacías y desesperadas en la búsqueda de la media naranja. Yo me siento una naranja completa y amo muchisimo, si el sexo (consciente) viene con amor romántico que bueno y si no también porque lo que yo venga a hacer a este mundo NUNCA DEPENDERÁ DE LA ACEPTACIÓN DE UN HOMBRE si ese es tu caso pues bueno es tu vida al menos yo no vivo en un mundo rosa que se detiene o avanza al compás de que ALGUIEN MÁS me ame porque yo ya lo hago lo suficiente y si viene una pareja a darme MÁS AMOR bienvenido sea siempre que sea de una forma sana. Y no sé tu pero al menos yo no necesito irme de compras solo por estar “sola”

  5. Muchas verdad en la descripción de las parejas.
    Me ha gustado mucho los argumentos para anular el mito de la media naranja. Está demasiado estrujada la naranja, es obsoleta, igual que el príncipe azul, que ya ha decaído, no es ni azul ni tiene nobleza. Y mejor. Los cuentos no sirven, hay que vivir la realidad.

Navegar