Mi escoliosis

Una lectora nos cuenta su historia de superación y la final aceptación de su desviamiento de columna.


"Parte del todo"
Ilustración: Qam


Ahora tengo 18 años, pero me diagnosticaron escoliosis a los 12.
La explicación es fácil; la escoliosis es un desviamiento de la columna (más de lo normal) producido por un golpe o por mala postura. En mi caso lo diferente es que es genético. Mi abuela lo tiene, y cinco de mis primas también, el medico me dijo que era casualidad, pero que las seis nos hayamos dado un golpe severo de chicas al caernos de culo es un poco raro…

Cuando apenas empezó el “problema” yo estaba en el último año de la primaria, una nena no tenía por qué preocuparse tanto de cómo se veía, cuando en la escuela todas usábamos guardapolvos iguales.
Cuando entré en la secundaria me empece a cuestionar el hecho de si debía contarlo a mis amigas. Al principio pasé de largo la idea, me iban a mirar raro. Mis dudas aumentaron con el tiempo, la curvatura de mi columna se acentuaba cada vez más, y al estar en pleno crecimiento aumentaba de peso, y los centímetros que se suponía que tenía que crecer de alta, se me iban acumulando en forma de grados en la  “S” en la que se iba transformando mi espalda.

La “S” de mi espalda
 

Cuando llegué a los quince, empecé a pasarla muy feo. No me gustaba cómo se veía mi espalda, empecé a usar ropa más grande.
Acompañado de eso vinieron un montón de otras dudas, me miraba al espejo y como no me gustaba mi espalda, empecé a mirarme con mala cara, y empecé a fijarme en todas las cosas que no me gustaban de mí: mis caderas anchas, mi cara muy redonda, los pelos de los brazos, mi piel excesivamente blanca, mis brazos grandes. Llegué a detestar el hecho de “ni siquiera” haber sacado los ojos claros de mi familia, o el pelo rubio.
Me odiaba, y me volví una persona muy rencorosa, muy sarcástica. Terminé con una sola amiga (que hasta el día de hoy me acompaña), empecé a buscar la atención de los chicos, me hice amigos más grandes, salía, tomaba, fumaba ¡y tenía 16!…

Mi gran amiga me empezó a recomendar libros para leer, y como pasaba mucho tiempo sin nada para hacer, comencé a leer los que me recomendaban, leí novelas de todo tipo, muchas me gustaron, muchas las odie. Leía ficción, romance, terror, poemas, auto-superación etc. Con el tiempo, empecé a formarme una nueva moral. Cambié de forma de pensar muchas veces. Reflexioné mucho.

Un día me planté en el espejo y empecé a mirarme forzando una sonrisa, me salió una mueca tan ridícula que me empecé a reír de verdad. Esa fue la primera vez en mucho tiempo que me miraba algo positivo.
Me gustó mi sonrisa, tenía lindos labios. Noté que tenía los ojos redondos y grandes y que con casi nada de maquillaje se veían llenos vida, que el color chocolate reflejaba las luces. Me di cuenta de que, aunque mis caderas fueran grandes y que tuvieran estrías, me hacían tener una figura hermosa. Empecé a usar ropa mas ajustada, no para provocar -no buscaba y no busco parejas, ya no-, me empecé a vestir así porque me di cuenta de que me gustaba. Empecé a usar más colores.

¡Ropa ajustada!
 

Ahora sigo cuidando de mi espalda, me molesta a veces el dolor que me causa, hay días que me duelen hasta las costillas, pero los días que no, me levanto positiva, me gusta mirarme en el espejo, me río de mí misma.

Ahora estoy enfocada en mis estudios, en mi carrera. Tengo pocos amigos, pero del mejor tipo, amigos que me impulsan hacia adelante.

Ahora no me importa si se ve la S: es mi espalda y es hermosa.

Aime Alvarez (18), Mendoza (Argentina)

12 Comentarios

  1. Hola, como todas aquí yo también tuve escoliosis y use el corset desde los 7 a los 15 años, muy pocas personas se enteraban, vivir en un lugar muy tradicional hace que todos te miren por algo así, no es una experiencia linda en cuanto a ropa, abrazos y movilidad y picazón, pero luego de que me lo quitaron, mi cuerpo me volvió a pertenecer, eso fue lo mejor

  2. Fiorella

    Seguramente hay un montón de comentarios de otras chicas o chicos que tienen el mismo problema y hablando de su experiencia.. mi caso no es distinto. a mi me diagnosticaron escoliosis severa a los 13 años pero eso no es todo junto con la escoliosis descubrieron un deslizamiento del cerebelo… el cerebelo estaba tan descendido que se estaba aplastado con la médula espinal.. un poco grave si.. así que en menos de 10 meses y con 13 años tuve que ir a visitas de medidos a hospitales, clínicas, sanatorios, etc una experiencia un poco traumante para mi corta edad.. francamente estaba aterrada, pero mi flia me apoyo en todo!! fue horrible y muy doloroso tener que soportar semejantes operaciones, todo se supera!! te deseo toda la buena suerte del mundo!!

  3. Yo tambien la tengo. Cuando me entere.lloraba desconsoladamente, era chica. Ahora me miro y todavia me molesta ver como de un lado soy flaca con hipercintura y de mi otro perfil no tanto, mas bien deforme. Odio mi espalda porque.cuando me acuerdo me preocupa y.me da miedo, pero por otro lado es mi cuerpo y voy a aprender a quererlo con el.tiempo. besos y que esten bien!!

  4. Muchas gracias por compartir esto con nosotras! Yo también tengo escoliosis y ha afectado mi auto estima desde pequeña y fue mucho peor cuando empezaron a crecer mis pechos… Mi postura empeoró y fui a muchos doctores, fisioterapia, natación, etc, etc…
    Actualmente tengo 27 años, el yoga y un corrector ortopédico me ayudan con el dolor, pero lo que mas me ayudó fue dibujar y sacar todo ese dolor e inseguridad. Amo mi columna sea como sea y la cuido siempre.

    Es bueno compartir esto y que lo entiendan

  5. Me gustó leer esta entrada. Como las demás chicas que comentan yo también sufro de escoliosis. La mia genética. Mi madre la tenía y mi abuelo también la tiene, lo único que en mi caso fue más acentuada.
    A los 3 años me la diagnosticaron y desde entonces llevé corse hasta los 12 años que me realizaron las dos operaciones para fijar la espalda a dos barras. Desde entonces mi vida es totalmente normal y sin dolores.
    Quería dar ánimos a todas aquellas personas que sufren de lo mismo y decirles que lo que más influye es como uno mismo tome la situación. En mi caso lo llevé muy bien, sin complejos y aceptandome tal y como era. Gracias a esto tuve la fuerza para sobrellevar la situación y terminar con este final feliz. Ahora y siempre he estado muy orgullosa de mis cicatrices y mi curvatura. Mucho ánimo a todas!

  6. Hola. Saludos a todas las fridas.
    Leo tu escrito y me identifico mucho, puesto que también tengo escoliosis, sólo que en mi caso es ideopática, así que soy la unica de toda mi familia que la tiene. Me operaron a los 14 para detener la acentuación de la curva, y al leer los comentarios me preocupa que muchas comentan del crecimiento de la misma.
    Yo les recomendaría que se realizaran la operación. Sé que da miedo y no puedo mentirles acerca del dolor que causa, pero evitará que la curvatura crezca y es una medida de prevención a los (ahora sí) padecimientos que la escoliosis puede causar. Saludos a todos.

  7. Yo también sufro el mismo problema me lo dignosticaron a los 13 diciendo que así nací.. El problema ya era grave en aquel entonces puesto que me decían que el único remedio era la cirujia y que en mi caso era algo peligroso porque una curvatura ya presionaba un pulmón.. Ahora tengo 20 años y nunca me he privado de hacer cosas, en días no puedo moverme del dolor pero en otros días bailo hasta mas no poder.. El problema a aumentado y se le suman algunas hernias de disco y la joroba que tengo también es cada día mas grande… Yo estoy muy positiva, gracias por compartir.

  8. Que lindo tu testimonio! Yo soy operada de escoliosis hace como 4 años mas o menos, tebua como 14 años y todo empezo como a los 12 o 13 pase por el corsé que fue terrible para mi, me afecte mucho psicológicamente me sentí horrible me alegra mucho que pudieras aceptar tu condición y amarte como eres, al final yo también aprendí a amarme con la cicatriz que me quedo (me cubre toda la espalda de la nuca hasta la parte baja de la espalda) uso traje de baño camisas de tiritas vestidos, y pues el que quiera mirar que mire y el que no pues no jajaja! El cuerpo es mío al fin y al cabo! Saludos y te deseo muchos éxitos!!

  9. Hola Fridas! Me ha encantado este escrito. Yo también sufro de escoliosis y, en su dia busqué por la red chicas con mi mismo problema, para compartir vivencias y poder superar una etapa de bajón, también busqué asociacaciones sobre el tema donde me pudieran ayudar. Es increible pero no encontré nada. Por eso mismo me ha gustado tantolo que has escrito. Me diagnósticaron escoliosiscon 8 años y en ese momento comenzó la procesión de médicos, fisioterapeutas, escuelas de espalda, radiografias, natacion… hacia todo lo que me decian los mėdicos, pero nunca niba a mejor, todo lo contrario. Cuando cumplí los 14años me pusieron un corsé rígido ortopėdico. Desde los hombros hasta el pubis. Dia y noche. Las noches durante el primer mes fueron duras pero pasaron. Comencé a vestir con ropa muy ancha para así esconder el corsé. Terminé mis estudios del instituto y comencé la universidad. Me lo quitaron durante el primer año de universidad. Imagīnaos, 4 años, durante de adolescencia asi. Con ayuda de mi madre y mis amigas los superé. Ahora tengo 28 años reciėn cumplidos, me casé hace un mes, y tengo un trabajo estable. Los dolores siguen, es algo a lo que te acostumbras,pero escuchar vivencias como la de una misma y como se superan, ayudan muchísimo. Graciassi

  10. En cuanto vi el titulo de tu escrito me llamo la atención, ya que yo padezco de escoliosis también, se lo que es mirarse al espejo y ver la curvatura! incluso ver a tus amigas y decir, rayos a ellas no les duele y se les ve tan linda su cintura parejita.. o acostarte y sentir como un lado de tu espalda toca el piso y el otro no tanto! también tuve mi etapa de sentirme el patito feo y querer pasar desapercibida, por si los demás notaban mi problema. En mi caso, tengo 21 años y también ha aumentado mi problema, pero al igual que tu aprendí a aceptar eso como parte de mi cuerpo, como una característica mas, y a valorar las demás cosas lindas que tengo, ahorita el único problema es el dolor! me identifico muchísimo contigo, es lindo saber de otras personas que lo padecen igual y que se aceptan también! lo ultimo, si en algún momento tienes oportunidad de practicar natación, hazlo! la finalidad no es evitar el problema, pero te aliviara el dolor por completo! 😉 espero eso te ayude 😀

    • Carolina

      hola! Nunca había leído y sentido a personas con la misma situación que nosotras. Es una enfermedad silenciosa porque no se comenta mucho de ella pero ruidosa, porque duele y muchas mujeres la padecen. Me sentí identificada con todos sus comentarios porque vivi todas las situaciones, desde la escuela con dolor, con la cadera y el hombro mas arriba, el corsé querido sudando en verano y teniendo la panza dura -no por hacer abdominales jaja- y también pase por una operación. Me operaron a los 13 años y me pusieron un fierro de acero para enderezar la S porque sino podía llegar a ser peligroso. Hoy en día fue mi salvación y lo veo lejano y cerca a ese momento que fue tan complejo. La base del cuerpo, la columna, algo que hay que cuidar tanto y que no lo hacemos y que un día porque sí decide doblarse y doblarse hasta quedar torcidas. Es un proceso difícil el de mirarse y aceptarse sabiendo que tenemos cuerpos diferentes al q quisiéramos tener, pero yo siento que eso es lo que nos hace más mujeres porque somos especiales con nuestras vivencias y dolores y con nuestras maneras de superar algo que no elegimos, y eso es lo que te hace hermosa mujer más allá de la cicatriz, la s, la cadera y lo que sea, es tu alma lo que embellece ese afuera torcido.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies