Sección prohibida

Reunimos una breve reseña de historias truculentas, tramas que atrapan, que nos gustan porque somos curiosas y no hay nada con lo que disfrutemos más que con la constante actitud voyeur de ver vidas, de ver cine.


Leí una vez, o quizá lo vi en una película, que un final perfecto reunía la sorpresa y la firme sensación en el espectador de que la historia no podía haber acabado de otra manera. He aquí el factor común de esta heterogénea selección de cine: nada es lo que parece y, en ocasiones, los secretos son descubiertos.

Os presentamos un ranking, una escala de la mentira, que comienza con Turistas haciendo apología de esos pequeños secretitos, manías divertidas incluso, que no le contarías ni a tu mejor amigo, y terminamos con El bosque, con un enorme “¡no lo intentéis en casa!” de fondo.


7. Turistas (2012, Reino Unido).

Director: Ben Wheatley.

“Radio Newsreader: The police announced today that they’re pursuing a ginger-faced man and an angry woman in connection with inquiries”.

Tina y Chris, una pareja de treintañeros que acaba de empezar una relación, recorren las Islas Británicas en una caravana. De manera inesperada, lo que empieza siendo unas perfectas vacaciones se convertirá en una odisea en la que ambos darán rienda suelta a sus impulsos más macabros y psicóticos, todo hilado con el fino humor negro inglés.

Hace unos meses, sin tener la más mínima idea de qué íbamos a ver, nos metimos en la sala 3 del cine a verla. Descubrimos una divertidísima película con un argumento un tanto macabro y excéntrico que nos chocó en la primera media hora, pero que luego fluía de una manera espectacular, haciéndose cada vez más exagerada y manteniéndonos dentro de la trama todo el rato.

Lo que más aconsejo es no buscar demasiada información sobre ella, descubrir el secreto in situ es un placer.

 


6. Adiós pequeña, adiós. (2007, Estados Unidos).

Director: Ben Affleck.

Where I come from, you die with your secrets“.

Patrick, detective privado, es contratado para encontrar a una niña desaparecida, un caso que acaba mediatizándose y donde todo el mundo intentará poner de su parte para dar con la pequeña.

Como director, Ben Affleck no deja de sorprenderme. Empecé viendo sin ninguna expectativa The Town y, a decir verdad, me sorprendió bastante; algo que me pasó igualmente con Adiós pequeña, adiós.  Es cierto que me costó coger el ritmo -aunque más tarde no lo pude soltar. Esta película hizo que me cuestionara acerca del bien y del mal, sobre la duda, las personas y sus decisiones.  Acostumbradas a que nos sirvan todo en bandeja, esta historia no te dejará indiferente.

 


5.  Madeo (Mother) (2009, Corea del Sur).

Director: Bong Joon-ho.

“Para matar a alguien existen tres motivos: el dinero, la pasión y la venganza”.

Do Joon es un joven de 27 años, ingenuo y sobreprotegido hasta el extremo por su madre. Un día, al aparecer una chica muerta en el pueblo, todo el mundo le culpa. Sin embargo, la madre, convencida que no ha sido él, emprende una investigación para demostrar la inocencia de Do Joon y encontrar al verdadero culpable. ¿Estamos dispuestos a guardar secretos por nuestros seres más queridos?

Nos encontramos ante una mezcla de géneros: drama, thriller y algún toque de comedia negra, y todos ellos se amoldan perfectamente a la historia aportando lo mejor de cada uno. Igualmente, se trata de una película con un elegante sentido estético, acompañada de una banda sonora muy particular y como broche, Bin Won, la madre, que representa su papel de una manera increíble.

 


4.  Las dos caras de la verdad. (1996, Estados Unidos).

Director: Gregory Hoblit.

“Sooner or later a man who wears two faces forgets which one is real”.

Martin Vail es un abogado ambicioso más preocupado por sus ganancias que por los casos en los que trabaja, aunque esto cambia cuando decide defender a Aarón, a quien todas las pruebas apuntan de haber cometido un asesinato. Martin no está tan seguro de que así sea y hará lo posible para salvarlo de la pena de muerte.

Lo curioso de esta película es que estaba hecha para que Richard Gere destacase en su papel de abogado, y acabó ocurriendo todo lo contrario. Fue Edward Norton, nuevo en la industria cinematográfica por aquel entonces, el que se comió a Gere en pantalla, tanto, que recibió su primera nominación a los premios de la Academia. Una película que atrapa, que mantiene la tensión hasta el final -recordando en ocasiones a Testigo de Cargo, de Billy Wilder, referente del género que bien podría aparecer en esta lista.

 


3. La vida de David Gale. (2003, Estados Unidos).

Director: Alan Parker.

“They wanted me to die, knowing the key to my freedom was out there somewhere!”.

Una cinta de vídeo, una llave, y un secreto que harán que la vida de un hombre corra peligro.

David Gale, a cuatro días de su ejecución, concederá su última entrevista. David es un respetado profesor universitario, acusado de violación y asesinato, que para convencer de su inocencia contará con la periodista Elizabeth Bloom, quien hará todo lo posible por contar su historia.

Horas después de haberla visto aún seguía dándole vueltas a ese tremendo final. Vas a tener que verla de nuevo, sí, esta vez repasando cada uno de los momentos que en un principio no te parecieron importantes, pero que ahora sí que sabes que lo son. Y descubres que la verdad ha estado ahí todo el tiempo, que la película la ha disfrazado de una manera espectacular…

 


2. Old boy (2003, Corea del Sur).

Director: Park Chan–Wook.

“Si sigues haciendo las preguntas equivocadas nunca encontrarás la respuesta correcta. No es: ¿Por qué me ha encerrado? Sino: ¿Por qué me ha liberado?”.

De repente despiertas en una prisión, en una habitación de seis metros cuadrados con una cama y un televisor. Sin saber por qué estás ahí y sin poder tener contacto con ningún ser humano irán pasando los años…

La película tiene un planteamiento tan genial que una vez que empiezas no puedes dejar de verla. Necesitas descubrir qué ocurre, qué es lo que te están ocultando, cuáles son los secretos que los protagonistas esconden. La trama, de una manera continuada, lo irá desvelando, gota a gota, personaje a personaje, dejándote pegado al asiento.

 


1. El Bosque (2004, Estados Unidos).

Director: M. Night Shymalan.

“There are secrets in every corner of this village. Do you not feel it? Do you not see it?”.

Un pueblo idílico donde sus habitantes viven en aparente armonía bajo una amenaza constante: un miedo aterrador impide que los ciudadanos se atrevan a cruzar las fronteras del bosque, a salir de la aldea. Sin embargo, Lucius Hant se ofrecerá a cruzar el bosque en busca de medicamentos, comete un error y la  tregua entre los ciudadanos y las criaturas del bosque empieza a llegar a su fin.

Una película subestimada donde las haya. El error fue que en su estreno se vendió como una película de terror, llegando a un gran público que no supo valorarla. No es una película de miedo, va mucho más allá. Hará que pienses, que intentes atar cabos durante 2 horas,  engañándote en ocasiones. Como espectador sabes en todo momento que un secreto subyace bajo la historia y las mil preguntas que pasarán por tu cabeza se van a resolver de manera natural a lo largo de la película.  Para terminar, brevemente, escucha con atención la banda sonora porque es de las mejores de James Newton Howard.

 

 

Los Comentarios están cerrados.

Navegar