Palabras cachondonas

Reflexionemos sobre el poder erótico de las palabras.


nos ponen las palabras
Ilustración: Estrella


Un día, haciendo recuento de mis experiencias sexuales, me di cuenta de que no había probado más que producto patrio, español. Me pareció curiosa esa analogía entre mis amantes, los cuales  siempre eran, como mucho, castellanos. Cuando fui consciente de éste tema, decidí que era hora de empezar a importar un poco de experiencia, por eso del qué dirán. Opino que en esta vida debemos probar todas aquellas cosas que nos causan curiosidad, porque es una excelente manera de conocernos a [email protected] [email protected] y nuestros límites.

Total, que me lié la manta a la cabeza y empecé a probar nuevos horizontes. Raro todo, porque yo siempre he sido la típica Frida que sólo se acostaba con sus novios, y novios de muchos años. Así que, preparar mi mente y mi cuerpo para compartirlo con personas ajenas fue un trabajo de autoestima y autoconocimiento importante. Uno de los hallazgos más alucinantes de estas experiencias fue el poder que tienen los idiomas, los acentos y las palabras en general sobre nuestra libido y nuestra capacidad de excitación.

Y sí, es que resulta que hay muchas Fridas y muchos Kahlos que se ponen pero que MUY BERRACOS escuchando a sus parejas decir guarrerías, o dulzuras, o palabras en general en sus idiomas propios. Y qué curioso me parece que nos resulten tan atractivos los acentos ajenos… Y parece ser que, cuánto más lejanos, más nos ponen.  Entiendo que antropológicamente hablando, la mezcla de raíces y de genomas de distintas zonas del globo terráqueo son importantes. Entiendo que nuestra naturaleza nos empuja, no sólo a buscar aquella herencia genética más apropiada, completa y compatible con [email protected], sino que también nos gustan las cosas prohibidas, raras o poco comunes. De ahí las filias, que son todas esas cosas rarunas que nos excitan sexualmente.

 

 

Y es que, es increíble cómo podemos llegar a descubrir las filias más profundas de nuestro inconsciente. Es increíble lo que una persona que se atreve a conocerse es capaz de encontrar en su interior. Increíble cómo nos pueden llegar a afectar las palabras. Igualmente, hay muchas personas que para excitarse utilizan el idioma, la descripción de aquellas fantasías que pueden llegar a imaginar y a describir de la manera más vívida posible. De hecho, cuantos más detalles, más se suele excitar la persona que es sensible a este tipo de filias. Y es que el ser humano es fascinante. Éste no deja de ser otro genial ejemplo de la importancia de nuestro lenguaje. El sexo es un campo de batalla en el que todo vale, pero fundamentalmente, lo que siempre nos va a poner más cachondones, tanto a Fridas como a Kahlos va a ser nuestro cerebro. Ese es el órgano que de verdad hay que tener en cuenta. Hay que follarse a las mentes, eso decía el gran Dante, personaje en la película de Martín Hache. Si fuéramos más conscientes del poder de los pensamientos con respecto a nuestro comportamiento (tanto sexual como social) nos cargaríamos los problemas de frigidismo e impotencia en un santiamén. Y es que, seguro que me apuesto una mano y no la pierdo, si os digo que las circunstancias que derivan en un problema sexual vienen casi siempre del fondo de nuestro inconsciente, donde se guardan las claves para entender nuestras filias, nuestras inclinaciones sexuales (ojo, no me refiero a que nos gusten hombres o mujeres, sino a lo que nos gusta a cada persona en la cama), las claves de los ataques de ansiedad, de las fobias… Ahí, en el espacio más recóndito de nuestra mente, ahí es donde tenemos que llegar si queremos entendernos. Como ya hablamos en pasados números, los sueños y todo lo que tiene que ver con la proyección onírica es una gran herramienta para aprender a conocernos mejor.

Algunas filias rarunas que encontramos relacionadas con las palabras:

  • Coitolalia: excitación producida al hablar durante el acto sexual.
  • Coprofemia: placer sexual proveniente de decir obscenidades en público.
  • Coprolalia: estimulación sexual mediante el uso de malas palabras.

En verano viajamos, nos vamos fuera del país, viene todo el abanico multicolor de guiris de todas las partes del mundo. Dime, ¿¿ has probado?? ¿Te has dejado llevar por lo exótico de una pareja sexual, tal vez casual? (¡¡Por qué no!!). Os animo, Fridas y Kahlos a que nos envíeis vuestros comentarios con vuestras propias experiencias. Que el verano os sea propicio ;).

Minimol

 

46 Comentarios

  1. Pues yo he probado Argentino, Italiano, Francés, Colombiano y Español… y el único que me defraudo fue el Argentino (ojo que no generalizo, sólo tuve mala suerte). El acento italiano y argentino me ponen. me dio curiosidad y he incursionado en el sexo virtual.. o chat de sexo.. no suelo contestar a los mensajes guarros, no me gusta, pero he tenido unas conversaciones excitantes, curiosamente resultaron ser dos italiano y un argentino que si no estuvieran tan lejos, pues hasta me animaba a conocerles en persona, bueno eso y que una nunca sabe qué se encuentra, aunque los he visto por skype. La variedad es deliciosa. Tampoco creí que me excitaría sólo charlando, pero bueno pasó… lo malo es que tiendes a querer más y más… y les digo que siempre pensé que había puro viejo morboso en esas salas (y sí) pero hay chicos de mi edad (28) o un poco más hasta 33 muy muy guapos que a veces me pregunto porqué estarán allí, y me da penita que la vida no los haya puesto en el camino real. Sobre todo con el argentino que por cosas de la vida cuando él estaba en Europa yo vivía en su ciudad. Alguien se ha atrevido a dejar volar su imaginación en esos chats?

  2. Alegrórica

    Yo he tenido pocas experencias. Pero es cierto que es algo que teneis que probar. Mi primera experiencia fue un novio que cada vez que hablaba bulgaro me le quería llevar a la cama. En mi viaje a Italia me costaba resistirme a ese acento,para mí era algo inevitable. Y mi novio actual es dominicano. Y cada vez que se pone hablar con ese acento me pongo mala. Os lo recomiendo totalmente. La globalización nos ha ayudado mucho en temario sexual.

  3. Hola, soy Colombiana y mi historia es la siguiente.

    Durante mis vacaciones decidí irme sola de viaje, necesitaba reflexionar y pensar en mi reciente ruptura amorosa, tome mi maleta y termine en un parque nacional colombiano. En este sitio conocí a un coterráneo de ustedes, tuvimos un encuentro único y MUY APASIONADO. Pero como todo amor de verano él se devolvió a su país, sin embargo seguimos hablando vía skype. Y es en este punto donde comienza la verdadera aventura. Hacerlo con él fue inolvidable, pero fueron las conversaciones (sólo palabras hasta el momento no hemos utilizado videollamadas) tan calientes que ocasionaron orgasmos inmediatos, no sé si sean por aquellas palabras tan poco comunes que me escribía como “guapa” o “cachondo” la que envían un receptor inmediatos a mi punto G. Nunca en mi vida me había imaginado que las conversaciones de este estilo, lo que al parecer se llama coprolalia, fueran tan eficaz. De hecho no creía que la verdadera excitación se diera por medios textuales, por eso es concluyo que la imaginación en todos sus ámbitos es el motor para tener un buen sexo.

    PD: No se si tuve suerte, pero según lo que sentí los españoles están muy bien dotados.

  4. Gavtier García

    Es interesante el tema de la sexualidad, aparte de ser una dimensión propia del ser, es y ha sido de gran relevancia para el desarrollo de la creatividad y el auto-conocimiento. Pero, ¿qué es conocerse a sí?
    Es allí cuando solemos divagar en contextos y conceptos que equiparamos con lo que pensamos que somos, y en lo personal, aún transcurso en los sinuosos caminos que llevan al tan proclamado ¨encuentro del sí. ¨

    Mantengo la convicción, lejos de exiguas creencias, de postular la sexualidad como una perspectiva tan sustanciosa como el tema de la mente, como el del cuerpo o el sentimiento. Todas ellas con su libre potencialidad, es decir, en el caso del sentimiento, que podemos hacer de él un típico caso del santo filántropo o el caso de un pernicioso avaro emocional. La sexualidad no es la excepción, es en ella donde vemos un desarrollo turbulento; como sociedades hemos temido de ella, los amuletos ha sido la moralidad teñida de dogma, alejados de practicar una sana sexualidad.

    Y lo mismo acontece respecto al inconsciente, creo que también hemos erigido grandes murallas para no contactar con ese océano inhóspito . Empero, no creo que allí sea el génesis de la problemática sexual actual, más bien la consciencia moral, la consciencia parcial que es distinta de la verdadera -consciencialidad-, ha ejercido la rudimentaria con la que seducimos un sometimiento impuesto y auto-impuesto.

    Si alguna vez, en verdad pudiéramos palpar un sólo grano del vasto desierto que simboliza el inconsciente, no habría necesidad de conceptualizar, intelectualizar o mecanizar la sexualidad, ya que ello es un penoso intento que hace nuestra mente por seguir creyendo que para ella todo es cognoscible: la omnipotencia intelectual y el ser.

    La sexualidad es la naturaleza que espera ser recorrida por cada mujer y hombre.
    Páramo inhóspito, del cual sólo se teorizan enfermedades por pies que no han dado ni un solo paso.

    Con tolerancia, escribo mi pensar.

    • … Bello decir el tuyo Gavtier … ¿Podrías compartir a qué te refieres con consciencialidad? … Gracias por motivar mi curiosidad, que es inasequible al desaliento …

    • Gavtier García

      Hola Lucina, muchos saludos para ti.
      Con consciencialidad refiero aquello que escapa del método colectivo llamado ¨consciencia.¨
      La primera emana de la experiencia misma sin pasado ni futuro, un proceder sin la mediatez que comúnmente propicia el pensamiento consciente, que atada a la memoria, al deseo y a la ilusión, que acostumbra caracterizar, categorizar: ¨me percibo así, me defino asá, fui, seré, soy.¨ No descarto la utilidad de una consciencia, sin la que nos sería imposible percibirnos objetivamente, pero al darle su lugar y no sobre-dimensionárla, nos daremos cuenta que aquello que pensamos no es sino sólo vagas interpretaciones.

      Por lo comentado, me parece sensato situar el problema sexual en la consciencia, donde quizá se interprete, modifique y se atenúen los rasgos propiamente sexuales, adoptando el prototipo social o ínter-personal.

      Consciencia es darse objetividad; Conciencialidad es entregarse a la subjetividad, de la cual sólo se sabe la nada absoluta, ya que allí no hay nada qué saber ni interpretar.

      Muy lindo espacio, y que la curiosidad siga eclosionando : )

    • Hola Gavtier !!!!! Hola Lucina!!!

      Muchas gracias por pasaros por el Proyecto y dejarnos vuestros comentarios.

      Es muy interesante lo que apuntas… pero creo que nuestro deber como seres medio irracionales es no intentar catalogar, razocinalizar y dividir para comprender todo aquello que nos ocurre. Ese es el problema, que tendemos a tratar los sentimientos como automatismos, como máquinas que deben tener una manera de funcionar, como un proceso químico que sabemos que reacciona a distintas partes. Y si, es verdad que todas las cosas parten de ese principio, que todas se constituye de un total de muchas partes. Un sentimiento, una acción como el sexo si que se compone de muchas cosas, reacciones químicas, trabajos de células que no paran de hacer sus funciones para que el movimiento mecánico tan placentero llegue. Pero, aunque seas el mayor experto del mundo en cada una de las cosas que ocurren durante el sexo, eso no hace que seas un buen amante. Aunque tengas controladísimos cada uno de los pasos o movimientos o reacciones necesarias, eso no es garantía de éxito en el amor. Debemos comprender que el libre albedrío no es ninguna tontería, es la chispita que hace que cada uno de nostros, Fridas y Kahlos seamos completamente distintos. Gracias al Universo por ello.

      Por tanto, debemos simplificar, debemos afrontar la vida de otra manera, debemos dejar de etiquetar los cuerpos, las personas, los sentimientos, las posibilidades, las formas, todo… dejar de poner etiquetas y empezar a fluir con la gente que te rodea. Estoy segura que esa manera de vivir la sociedad (una sociedad sin fronteras) sería la manera de cambiar el Mundo. Primero las relaciones entre amigos, dejar de juzgar a las personas y quererlas como son. Luego, con el sexo, aprender a disfrutarlo sin tapujos ni complejos. Y entonces nos daríamos cuenta de que ser feliz es casi gratis 😀

  5. Laura (?)

    Yo soy de México y me gustan los acentos extranjeros, sí, pero de otros lugares de habla hispana. Eso de coleccionar variantes del español, sobre todo para términos sexuales, me pone como loca…

    • Gavtier García

      Hola Minimol, saludos.

      Muy curioso y atinado es tu comentario ¨medio irracionales.¨
      Sinceramente, veo venir aquí una doble identidad, muy útil por cierto.

      Para conocer, hay qué catalogar, racionalizar, intelectualizar, pues el cometido del conocimiento es por medio del intelecto. Cosa distinta es el comprender, que es lo ocurrido fuera del cráneo.
      Tienes razón, el categorizar está lejos de la verdadera comprensión.

      En el caso del sexo, no se puede partir de lo inductivo ni de lo deductivo, es decir, a todos/todas nos pasa entonces a mí me pasa o a mí me pasa pues les pasa a todas/todos entonces. Aquello es único e irrepetible, a pesar de que la ciencia, producto de la era intelectual en la que estamos inmersos afirme lo contrario.

      Partiendo de estas premisas, mujeres y hombres debiesen testificar su propia experiencia sexual para sí y para con quien o quienes comparte tan placentera dimensión, antes de entrar en definiciones, identificaciones o categorías. En ese aspecto congenio contigo, aunque para que esto ocurra, hay que aceptar que estamos en pleno proceso, pues lo que escribo es una explicación verbal, ideológica, siendo yo un sujeto en plena depuración conceptual acerca del sexo. Y pues que cada quien halle su propio desasimiento. Saludos!

  6. Cristina

    Una de las experiencias más bonitas y excitantes que he vivido fue cuando un chico irlandés me decía mientras me tocaba «guapa» con ese acento inglés que a veces tan mal suena, pero que en ese momento me resultaba lo más excitante del mundo… Luego se corría diciendo mi nombre…
    Fue lo mejor del viaje a Dublín. Escucharle mientras lo hacíamos.

    • UUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhmmmmmmmmmmmmmmm!!!!!

      Que morbazo, señoras y señores jijijijijijijjijjiji

      Y cuénta… qué tal el producto 100% celta?? era panochito?? (pelirrojo??)

  7. Carolina

    Nada mejor para mejorar tus idiomas (y por que no, perfeccionarlos) que el sexo. Yo ya llevo 4 idiomas en mi haber…. Y para estas vacaciones ya tengo programadas algunas palabras en húngaro 😉

  8. hola chicas!!! es la primera vez que escribo, pero no la primera que leo… =) hace unos dos años descubrí el placer en el sexo… el sexo cuidado pero con la persona que quiera!!! y cuando quiera… esto me ha hecho tener varios compañeros sexuales…. y algunos de ellos de otros lados…. la verdad es que son muy importantes las palabras en el sexo… y tiene un gustito especial que tengan otra tonada incluso otro idioma….
    y las invito a que prueben, siempre cuidándose y respetándose el sexo sin amor puede ser hermoso!!!!!!

  9. Se entiende por coprofagia la ingestión de heces, del griego, κόπρος copros (heces) y φαγειν phagein (comer). En la naturaleza existen especies animales que practican este acto, otras especies normalmente no lo hacen, excepto bajo condiciones inusuales. Solo en ocasiones es practicada por humanos, denominándose coprofilia (una parafilia).

  10. Me ha gustado mucho vuestro artículo, me identifico tanto con él. Creo que tengo un poco de coprofemia y coprolalia… no lo tengo muy claro y como dice Mar, cuando me tomo dos copas uffff. Pero una de las cosas que mas me excitan últimamente y que he descubierto por casualidad es el sexo cibernético con un conocido, dedicándonos palabras fuertes, excitantes, sin pudor, y todo ello refleja nuestros deseos… me encanta, me lo paso muy bien, y acabo con unas calenturas… Gracias a vosotras creo que no soy tan rara…

  11. Acabo de enterarme de que soy algo coprofema, sobre todo cuando he bebido un poco… je je je y creo que es un problema porque a veces me voy de la lengua más de la cuenta… pero si.. me excitan de manera (pensaba que extraña) esos momentos de idas de olla rodeada de gente….. no se si eso significará algo más respecto a mi sexualidad..
    Por cierto, también me siento bastante identificada con el artículo, he probado varias lenguas y realmente, es algo que de alguna manera influye, además ayuda a abrir la mente de alguna manera y es divertido : )

    • Mar!!

      Pues igual tu camino tira a turismo, o relaciones exteriores… cualquier curro que te permita viajar un poco y conocer nuevos horizontes… que viva, hasta que te hagas con el palmarés de la ONU, tienes curro por delante… 😀

  12. Me gusta mucho este artículo! Sinceramente me identifico bastante en más de un aspecto !

    • No se yo… dicen que son igual de cuadrados para todo….alguna Frida con criterio que nos ilustre??

  13. Nada mejor que un erasmus para vivir esa experiencia 😛 Con quien tuve confianza le pedi que me dijera palabras que le gustaria escuchar en su idioma… Muy divertido y excitante!
    Y con acentos me quedo con el frances, aunque el italiano tambien tiene un punto muy interesante 😉

    • Siii??? Joer, qué tendrá eso de hablar. A mi la verdad cuando estoy concentrada en algo me cuesta mucho hablar… estoy mas a mis cosas… si estamos a por setas, no estamos a por rolex…

  14. Jajajaa muy bueno! Justo hace dos días estuve de improvisada fiesta de pijamas y hablamos de cuantas nacionalidades nos habíamos «calzado». Fue una conversación muy divertida y… creo que gané 😛

    • Oyeeeeeeeeeeeee!!!!!

      No te ha dicho tu madre que eso de alardear está muy feo??? xD

      Suertuda!!

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies