Sueños a 24 fotogramas por segundo

Una reflexión sobre nuestros sueños a través de 5 películas.



“I wanted IN. I just wanted us to live again. For years I thought we’ve shared this secret that we would be wonderful in the world. I don’t know exactly how, but just the possibility kept me hoping. How pathetic is that? So stupid. To put all your hopes in a promise that was never made. Frank knows what he wants, he found his place, he’s just fine. Married, two kids, it should be enough. It is for him. And he’s right; we were never special or destined for anything at all.”

Revolutionary Road

 

Os traigo cinco películas muy diferentes, pero con un denominador común: los sueños. Todos estos filmes hablan de ellos de una u otra manera, ya sea en forma de metas, aspiraciones que terminan frustrándose, o meras fantasías. Pero la temática no es lo único que los une, y es que hay algo más que comparten: todos merecen mucho la pena.

1) Revolutionary Road (Sam Mendes, 2008): ¡Qué poco cuesta construir castillos en el aire y qué cara es su destrucción!, decía François Mauriac. Basada en la novela de Richard Yates, Vía Revolucionaria cuenta la historia de una pareja (a la que dan vida Kate Winslet y Leonardo DiCaprio) llena de aspiraciones, que ve como estas se van esfumando conforme pasan los años, hasta verse atrapados en el conformismo y el desencanto. Ambos actores están estupendos retratando lo que conlleva el darse cuenta de que uno no es la persona que creía ser, una realidad a la que el personaje de Michael Shannon les obliga a enfrentarse. El peso de los sueños rotos acabará por hacerles caer, y el espectador no tendrá más remedio que caer con ellos.

2) The Words (Brian Klugman y Lee Sternthal, 2012): Rory Jansen quiere ganarse la vida como escritor, y consigue publicar una novela que se convierte en todo un éxito. Pero hay un problema: él no la ha escrito. Con este punto de partida, y a partir de tres historias entrelazadas e interconectadas, con las palabras y el precio de los sueños como protagonistas, The Words nos hace plantearnos importantes dilemas morales y cuestionar qué es real y qué no lo es. Protagonizada por Bradley Cooper, nominado al Oscar por su papel en Silver Linings Playbook, esta cinta estrenada el pasado año merece más atención de la que ha recibido.

3) Mulholland Drive (David Lynch, 2001): Lynch no es un cineasta convencional, y no tiene miedo a romper esquemas con sus películas. En Mulholland Drive es difícil distinguir lo real de lo soñado, lo que consigue sumergir al espectador en una sofocante atmósfera. A pesar de que, como en muchos de sus filmes (Lost Highway, Inland Empire) no sabemos qué es exactamente lo que está pasado, eso no impide que el resultado nos fascine.

4) American Beauty (Sam Mendes, 1999): La cinta protagonizada por Kevin Spacey y Annette Bening representa mejor que ninguna otra la muerte del sueño americano. A través de una pareja de clase media y su hija, con una vida aparentemente perfecta, nos muestra la falta de valores de nuestra sociedad, caracterizada por unas relaciones personales tan superficiales y vacías como la imagen de la icónica bolsa de plástico flotando en el aire. American Beauty, que cuenta con guión de Alan Ball, creador de la brillante serie de televisión Six Feet Under, es una magnifica reflexión sobre nuestros sueños y prioridades, que está, a día de hoy, más vigente que nunca.

5) Rory O’Shea Was Here (Damien O’Donnell, 2005): Los protagonistas de Bailo por dentro sueñan con ser independientes. Michael y Rory, interpretados por Steven Robertson y James McAvoy, están confinados a una silla de ruedas, pero con sus ganas de vivir y la ayuda de Siobhan (Romola Garai) consiguen independizarse y experienciar todo lo que siempre habían anhelado. Una película no demasiado conocida, pero muy recomendable, que consigue transmitir un mensaje positivo evitando clichés y manierismos, y logra emocionar sin caer en la lágrima fácil.

 

 

 

 

 

 

Los Comentarios están cerrados.

Navegar