Estos son mis sueños

¿Qué respondes cuando te preguntan qué quieres ser de mayor?


Ilustración: Isa


«Realmente soy un soñador práctico; mis sueños no son bagatelas en el aire. Lo que yo quiero es convertir mis sueños en realidad.»

Mahatma Gandhi

 

¿De quién son los sueños que rigen nuestras vidas? A mí me gustaria que fuesen míos, pero mis aspiraciones futuras están íntimamente ligadas (incluso limitadas) a mis relaciones sociales con las personas que me rodean, además de a otras cosas como la economía, la política … en las que me encuentro inmersa. Este artículo se enfoca en los límites que ponen otras personas, ya que es lo que me toca más de cerca y no son tan evidentes como pueden ser por ejemplo los económicos.

Desde que somos pequeñas y pequeños, ¿cuántas veces nos han preguntado, o nos hemos auto preguntado ¿»Qué quieres ser de mayor?», «Qué carrera vas a estudiar?»,  «¿Qué trabajo te gustaréa hacer?», «¿Cuándo vas a encontrar un trabajo de verdad?»…

¿Os suenan de algo estas preguntas?

Yo creo que la frase “¿qué quieres ser de mayor?” es una pregunta con una respuesta unidireccional. Todo el mundo se espera una respuesta ligada a una profesión. Yo en la guardería quería ser maga, para poder sacar dinero de mi sombrero mágico sin tener que trabajar, ilusa de mí. La verdad es que una vez que has encontrado un trabajo o has estudiado una carrera, nadie más te vuelve a hacer esta pregunta y, la verdad, no entiendo el porqué, si todavía nos queda mucho tiempo por delante, o sea, mucho tiempo para ser mayores. A mí me encantaría que me volviesen a hacer esta pregunta y dependiendo del día poder responder cosas como:

– ¿Qué quieres ser de mayor, Marta?

– Feliz, en la medida de lo posible.

– ¿Qué quieres ser de mayor, Marta ?

– Quiero ser nómada y recorrer todo el planeta.

– ¿Qué quieres ser de mayor, Marta?

– Nada. Una persona sin más que se levanta , respira , come, duerme, caga y cumple positivamente con sus necesidades vitales básicas.

Nadie me ha acosado a preguntas del tipo ¿Cuántos países te gustaría conocer? ¿Qué conciertos y grupos de música desearías ir a ver?, ¿Qué libros o películas tienes que conocer antes de morir?, ¿Qué platos desearías probar?, ¿Cómo sería tu sociedad perfecta?, ¿Qué cosas no puedes dejar de hacer antes de morir?, ¿Cómo te gustaría que fuese tu muerte?, etc. No sé,  algo que vaya mas allá de ¿Cuántos hijos quieres tener?, ¿Te gustaría casarte?, ¿Cómo sería tu boda?, ¿Cómo te gustaría que fuese tu pareja?… No las critico, no es que no me gusten, pero me las han repetido demasiado. Necesito nuevas preguntas, nuevos retos , no solo para mí , sino para hacerle también al mundo.

¿Qué otras preguntas típicas -y no tan típicas- os vienen a la cabeza? ¿Y qué respuestas daríais a todas estas preguntas?

Y ahora el gran interrogante : ¿Creéis que las respuestas que tenéis en vuestras cabezas (si es que las tenéis, porque no es obligatorio) podrían desilusionar a alguien cercano a vosotras y vosotros?

Entonces, ¿qué hacemos? ¿Seguimos la respuesta que queremos o seguimos la respuesta que el resto quiere oir? Qué dilema. A veces no queremos ni siquiera preguntarnos la pregunta y aún menos autorespondernos, por temor a hacer daño a otras personas, las cuales aunque no lo quieran, tienen unas expectativas puestas en nosotros o nosotras y claramente podríamos decepcionarlas.

¿Conocéis a alguien que no ha podido estudiar lo que verdaderamente deseaba porque sus padres no le han dejado? Otros ejemplos: el que alguien haya empezado desde muy pequeño a tocar un instrumento o a hacer un deporte determinado, porque la familia así lo quería, el “no salir del armario” por temor al qué dirán, el no poder coger el trabajo de tus sueños en otro país por petición de tu pareja o tu familia, etc.

Las respuestas significan decisiones y las decisiones nos harán caminar hacia una dirección u otra a lo largo de la vida. En muchos casos, cuando nuestras decisiones no van ligadas a nuestros sueños y deseos, surgen problemas psicológicos que incordian nuestra salud mental  o nos producen remordimientos durante la vejez o antes de morir.

Una vez lei un artículo que hablaba de los remordimientos más habituales antes de morir. Aquí están :

– Haber tenido el coraje de vivir la vida que quería y no la que los demás esperaban de mí.

– No haber trabajado tanto.

– Haber tenido el coraje de expresar mis sentimientos.

– Haber mantenido mejor el contacto con los amigos y amigas.

– Haberme permitido ser más feliz.

Yo por ahora sigo tejiendo mis sueños. Intento tomar decisiones, para así seguirlos, transformarlos o abandonarlos. También intento enfrentarme a mis miedos; aunque a veces esto sea muy difícil, al menos me sirve para ponerme a prueba a mí misma (por lo que no me aburro), y cuando se superan,  dan una gran satisfacción personal.

Para terminar os dejo algunos de los sueños que tengo en la actualidad y que me gustaría poder realizar en un futuro:

– Recorrer el mundo, en especial Asia.

– Aprender a montar bien en bicicleta.

– Conseguir decir siempre lo que pienso sin callarme por miedo.

– Escribir un libro.

– Tener un perro.

– Poder sacar el lado positivo-constructivo de los problemas.

– Llegar a la muerte queriéndome y aceptándome a mí misma tal y como soy .

– Probar a hacer lo que yo quiera y no lo que esperan los demás de mí.

¿Cuáles son los tuyos?

Marta

10 Comentarios

  1. Gabriela

    Desde hace un tiempo me he encontrado con este sitio web y sin duda sería útil para cualquier mujer. Nunca he comentado ninguna entrada pero esta simplemente me identifico al máximo. Estoy a meses de dar una prueba que se de en Chile para entrar a la universidad y estoy más que cansada de escuchar sobre los sueldos, los puntajes, y los cerebros supuestamente desperdiciados, estoy cansada de escuchar a gente que me dice que hay que ser realista por que al fin y al cabo se vive con dinero.
    Normalmente me considero soñadora, nunca he dejado que algo me detenga para hacer lo que me gusta, pero tantas voces y tan poco tiempo para escuchar la mía han provocado que sea un robot, simplemente leer esto le devolvió las alas a mis sueños.
    Gracias infinitas a quienes forman parte de este proyecto, tienen mi admiración eterna.

  2. Descubrí hoy este blog y no paro de leer todas las entradas. Me encantó éste artículo, creo que es mi favorito. Yo tengo 15 años y de grande quiero ser escritora y dibujante. Lo quiero desde que aprendí a agarrar un lápiz, y cuando le cuento ésto a la gente usualmente sonríen burlonamente. Pero no me interesa que me digan que no tiene salida laboral o lo que sea. Yo sé en lo que soy buena y lo que me gusta, y si no me fuera tan bien como quisiera, por lo menos voy a morir sabiendo que cumplí mis sueños, y no con la culpa de haber seguido una profesión que no me gustaba sólo por el dinero.

    • Marta A.

      Hola Sofìa !!!
      Perdòname tu tambièn por el retraso en contestar .
      Muchìsimas gracias por tu comentario , me siento muy identificada contigo . Yo con 15 años me pasaba el dìa pintando y escribiendo (cuando no estaba en el colegio) y poco a poco a medida que he ido creciendo he ido olvidàndome de estas dos cosas que tanto me hacìan sentirme bien. Por ello me gustarìa darte un consejo chiquitito, si me lo permites 😉 : te quieras dedicar profesionalmente a ello o no, no lo dejes NUNCA de lado. Aunque no puedas dedicarte a ser escritora/ dibujante en el futurO (como dices que piensa la gente a tu alrededor) lo importante es, que te hace desarrollarte como persona y este crecimiento personal es de las cosas màs bonitas que te pueden acompañar en el futuro.

      Me gusta que tengas claro lo que te gusta y que quieras luchar por ello.
      Mucho ànimo y un beso muy grande !!!

  3. Marta me ha encantado tu artículo. Como bien dices cuando nos preguntan qué queremos ser de mayores esperan una respuesta orientada a qué profesión queremos realizar y me entristece que así sea, como si no se esperara más de nosotras, como si el conseguir un trabajo remunerado fuera la mayor meta.
    Como tú yo quiero ser feliz en la medida de lo posible. También quiero crear arte, mucho arte, quiero disfrutar más de los míos, quiero leer toneladas de libros, ver centenares de películas buenas, quiero ir más al campo… no, ¡quiero vivir en el campo! Quiero tener un jardín para cuidarlo con esmero y, en fin, tantas cosas que no caben aquí.
    Gracias por hacerme reflexionar, ¡enhorabuena por tu artículo!

    • Marta A.

      Hola Irene!!
      Antes de todo , disculpa el retraso.
      Muchas gracias por tu comentario , me encanta que te haya gustado y comparto contigo mucha de las cosas de las dices que te gusta hacer. La idea del campo me vuelve loca , aunque antes debo recorrer el mundo!!! Uff!! Sòlo una vida para perseguir tantos objetivos vitales…habrà que trabajar menos y soñar màs, no??

      Un beso enorme !

  4. Elena Morales

    Hola Marta! Ahora mismo estoy escribiéndote furtivamente desde el trabajo y no puedo contestar con la tranquilidad que me gustaría pero sólo quería decirte que ME HA GUSTADO MUCHO tu post!! Por temas profesionales me muevo mucho por blogs profesionales y da gusto leer algo «sentido» y meditado, algo que sale de dentro y que contiene preguntas con las que me siento identificada. Lo dicho, ¡enhorabuena! Un abrazo.

    • Marta A.

      Hola Elena!!!
      Perdòn por el retraso , he estado un poco desaparecida estos ùltimos meses . Muchas gracias por tu comentario!!! Me alegro que te guste el artìculo y que tu tambièn te plantees dudas parecidas a las mìas. Es especial sentir que hay otras personas con tus inquietudes y que comparten ideas contigo.
      Un abrazo enorme y escribe màs veces furtivamente desde el trabajo ( que siempre mola…jijijij) !!!!

  5. Marta A.

    Hola Lentes Rosas y Minimol ¡Muchas gracias por vuestros comentarios! Me hace mucha ilusión que comentéis porque enriquecéis el artículo con vuestras puntos de vista y vuestras impresiones. Me encanta saber que Minimol está cumpliendo sus sueños poco a poco y esté feliz con las decisiones que va tomando. Por otra parte yo sigo buscándome y encontrándome como Lentes Rosas, sigo aprendiendo y creciendo, como bien ha dicho. Espero que aunque el camino sea duro, siempre sepamos afrontar las dificultades y continuemos buscando nuestros sueños. Un abrazo a las dos.

  6. Hace poco, un amigo me decía que las personas que viven en su entorno están frustradas porque no han conseguido los sueños que siempre han tenido. En ese momento hice balance rapido de mi vida… y tengo que decir que soy de las pocas personas en el mundo que han vivido y hecho lo que les ha dado la gana. Si , no soy rica, no tengo un trabajo fijo muchimillonario, no tengo la inmensa mayoría de las cosas que nos han metido, via marketing, en la cabeza como baremos para saber si somos felices. Y sin embargo, el balance es más que posistivo. Claro que me quedan muchas cosas por hacer en la vida, pero me gusta saber que soy una persona que aprovecha su tiempo y que es feliz gastándolo.

    Os animo a [email protected] a invertir vuestro tiempo de la manera correcta, Gracias Marta por darnos una guía rápida para aprender a valorar de manera correcta nuestra vida.

  7. Muchísimas veces me he dejado llevar por la opinión de los demás, sobre todo de mis padres. Aún ahora me quedan muchas cosas por hacer como salir del armario ante ellos jajaja Y, efectivamente, también elegí como carrera algo que ellos querían (algo me gustaba también, que si no…). También estoy muy acuerdo con lo que dices de lo de qué quieres ser de mayor… yo de pequeña nunca sabía, cada vez quería una cosa, y aún ahora me pasa jajaja. Pero yo sigo probando hasta que dé con lo mío, y mientras a aprender y crecer como persona.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies