Cómo desterrar los malos sueños

Minimol nos muestra una técnica para tener sueños llenos de colores, olores y paz. Y nos propone un juego. ¿Te atreves a enviarle tu respuesta?


Meditación, relajación
Ilustración: Amanda


Qué curioso es, eso de contarle a alguien un sueño, y que esa persona tenga su propia versión. A veces clavados, otras muy parecidos, hay sueños que se repiten en la historia del ser humano, y de alguna manera nos conectan con los demás.
Uno de los más recurrentes es ese en el que uno no puede moverse. O que intenta gritar y no le sale voz, o se  le tapa la boca, o le sujetan… Son sueños angustiantes.

Existe una técnica que a mí me ha funcionado para salir de esos sueños. Lo primero que tenemos que saber es que el terreno de los sueños es el terreno de la imaginación y de los miedos. Debemos tener tiempo diario para visualizar, meditar o como quieras llamarlo. Desde muy pequeña, mis padres antes de dormirme me contaban un cuento y luego hacíamos una meditación guiada. Ellos nos enseñaron a poder irnos mentalmente a un lugar mejor de una manera muy rápida. Nunca llegábamos a escuchar entera la visualización, nos quedábamos “roques” en seguida, porque es un estado de lo más agradable. Y la llamo así, visualización, porque lo que hacían era llevar nuestra imaginación y nuestros pensamientos a un terreno onírico lleno de colores, olores y paz, por lo que dormirse era lo más fácil del mundo. A veces íbamos a un bosque, otras veces nos centrábamos en nuestro cuerpo y relajábamos parte por parte, todas las partes del cuerpo. ¡¡Una maravilla!! Por eso, supongo, me encanta dormir.

Total, cuando [email protected] sabe relajarse, primero por medio de la respiración profunda, luego por el poder mandar todos los pensamientos a tu bosque, o a tu desierto, o a una habitación especial para ti en la que puedas resetearte mentalmente y dedicarte al placer de sentirte feliz… cambia nuestra percepción de las cosas. Y es una herramienta estupenda para los momentos de ansiedad, de pérdida de control… Controlar la ira no es fácil siempre.

Poder parar la mente y la cabeza son claves para un bienestar completo. Los sueños son reflejo de [email protected] mismas. La manera de cambiar los sueños, o de parar una pesadilla,  puede variar. Mi madre me enseñó a imaginarme cómo un Ángel maravilloso y lleno de luz me abraza, transmitiéndome tranquilidad, calma, amor, paz… todo lo que puedes necesitar en un momento dado. Y no sólo me lo imagino en los sueños, sino en cualquier situación en la que me encuentro que me es desagradable. Cuanto más te lo imaginas, más fuerte se hace. Y sí, esta técnica es cuestión de imaginación. En eso se basa. Si la figura de un ángel no te gusta, pues imagínate lo que quieras: a un oso amoroso, a tu [email protected], a tus [email protected], yo que sé. Una figura que te dé buen rollo. Y cuando lo imagines, siente como te sujeta cuando te abraza, o el olor de las plumas de sus grandes alas rodeándote, o el cosquilleo del pelillo de Coco… el perfume de tu pareja… yo que sé…

Llámame zumbada, pero haz la prueba. Antes de irte a dormir, siéntete protegido por el amor y el calor de los tuyos, estén donde estén. Verás como tus sueños y tu vida en general cambian. Porque el mundo de los sueños y de la imaginación tiene mucho más poder del que pensamos.
Y si te ves en medio de uno de esos sueños angustiantes (a medida que visualizas y que juegas con los elementos oníricos, serás más consciente de tus sueños) imagínate ese calor, esa figura protectora a la que has dado forma, y cambiarás de sensación.

¿Eres de [email protected] escé[email protected] que no creen en el simbolismo de los sueños? ¡Bien! Este reto está hecho para ti. Te proponemos dos juegos de imaginación. Consiste en que describas cada uno de los elementos que te detallamos a continuación. Todos ellos son elementos oníricos que representan tu personalidad, la manera en la que vives la vida, las relaciones, lo que esperas de tu futuro, tu visión de la muerte… No existen respuestas correctas, cada [email protected] debe describir aquello que irrumpe en la mente cuando leemos (lo primero que se pase por tu cabeza). Cuantos más detalles nos cuentes, más profundo será el análisis.  Cuánto más describas, sobre todo la interacción entre los elementos, más información recibirás.
Déjanos  tu descripción en comentarios y te haré llegar el significado. No leas las descripciones de los demás hasta que hagas la tuya propia, podría condicionar la interpretación. ¿¿Te atreves??
Estos lugares te pueden servir luego para trabajar en tus cosillas . Tómate tu tiempo.

 

Tu desierto
Imagínate un desierto. Describe todo aquello que te venga a la mente: ¿Cómo es el cielo? ¿Hay dunas? ¿Cómo son? ¿De qué color es la arena?
Imagínate una escalera. ¿Cómo es? ¿En qué parte de tu desierto está?
Imagínate unas flores. ¿Cómo son?¿Dónde crecen?
Imagínate un caballo. ¿Dónde se encuentra? ¿Cómo es?
Ahora ves que a lo lejos viene una tormenta. ¿Cómo es? ¿Cómo evoluciona?¿A qué huele? ¿Cómo interactúa con el resto de los elementos?
Mientras has descrito tu desierto… ¿dónde te encontrabas tú? ¿Qué te ha pasado a ti durante la tormenta?
Es importante que describas cómo afectan cada uno de los elementos a tu desierto, cómo interactúan los elementos entre sí, si es que lo hacen… Ya lo sabes, cuántos más detalles, más información.

 

Tu bosque
Imagínate un bosque. ¿De qué color son los árboles? ¿En qué estación se encuentra?
De pronto, te encuentras un sendero. Síguelo. Descríbelo. El sendero llega a una casa. Descríbela. Buscas una puerta por la que entrar. ¿Por dónde entras? ¿Te ha costado encontrar una entrada? Una vez dentro, describe aquellos elementos que se encuentren en el interior. Hay unas escaleras que suben a un desván. Sube y describe. Una vez recorrido el desván, baja hasta el sótano. Descríbelo.
Sal de la casa. El sendero continua. Lo sigues y te encuentras un río. Pasas sobre un puente. ¿Cómo es? Describe. Al otro lado del puente, te encuentras un muro. ¿Cómo es?
¿Puedes asomarte de algún modo al otro lado? Describe lo que ves.

 

¡Esperamos vuestros comentarios!

Minimol

 

58 Comentarios

    • Hola, Zoe!

      No, solo recibimos descripciones de sueños durante el mes de publicación de este artículo (abril 2013), luego paramos. 🙂

      Un saludo!

    • 🙁 Gracias por contestarme y enhorabuena por el espacio. 🙂

  1. *Tu desierto*
    – clarito y despejado
    – no hay dunas
    – la arena es de color piel clarito
    – la escalera es de cemento está clabada a la arena
    -las flores son amarillas y rojas crecen en los prados
    -el caballo se encuentra en un prado
    – el caballo es de color marron con manchas negras y blancas
    -la tormenta es gris
    -evoluciona juntando todo
    -huele a basura
    – con el resto de elementos los agarra y los tira
    -yo me encontraba ahí no me ah pasado nada.

    *tu bosque*
    – los arboles son de color rojo clarito con un poco de negro
    -se encentra en otoño
    -el sendero es grande y esta al lado de la casa
    – la casa es con el techo rojo y lo de abajo blanco con 2 ventanas y una puerta marrón
    – entré por la puerta
    -no me ah costado encontrar una entrada
    – adentro hay una alfombra de color roja, un velador que arriba tiene una maceta y una foto con personas animadas
    – arriba del desván hay 2 puertas marrónes
    – en el zotano esta oscuro y no hay nada
    -el puente es marrón clarito de material de ladrillos
    -el muro es de ladrillos rojos
    -si me trepo y del otro lado hay prados verdes y lindos

  2. Julia Prieto

    Mi desierto: el cielo es azul y completamente despejado, segun se acerca al suelo el azul es mas clarito. Hay dunas no muy altas por todo el desierto, la arena es de color dorada y brilla bajo el sol. Se nota calor pero es un calor agradable. en el centro del desierto hay una escalera marron oscura de caracol e infinita. a la izquierda hay unas flores, unas margaritas gigantes rosas, el caballo es marron ocuro con una mancha blanca en la frente y se encuentra delante de las escaleras mirando a las flores.
    De lejos llegan unas nubes grises que tapan el sol y comienza a llover, pero sigue haciendo calor, huele a humedad, la escalera y las fores nno hacen nada, el caballo agacha la cabeza. Yo estaba en lo alto de una duna viendolo todo de frente y como la tormenta se avecinaba por la derecha. No me he mojado, ni el caballo se ha enterado de que estoy ahi.
    Mi bosque: la mayoria de los arboles son verdes, pinos y otras coniferas, es bosque es muy frondoso y el cielo esta blanco, hay mucha luz y es como blanca y azulada, es invierno pero no hace demasiad frio. el sendero es marron clarito, casi dorado es recto hasta que gira a la derecha dando de frende con una cabaña vieja de madera. el techo es triangular y tiene las ventanas rotas.
    la puerta esta medio abierta, la puerta delantera, asi que entro despacito. hay un espejo y muebles de madera marrones, no me veo reflejada en el espejo, subo por unas escaleras a la izquierda y llego a un lugar con un techo bajo, hay mucho polvo y huele a antuguo, estornudo, hay cajas y cuadros. tengo algo de miedo asi que bajo rapido. bajo al sotano por una trampilla extraña, esta vacio y hay una ventana de cristal opaca. salgo de la casa, la miro por ultima vez y me parece distinta, sigo el camino., a la izquierda hay un rio y un puente de madera marron (no se que tengo con la madera marron xD) nada mas acabar el puente hay un muero enorme, lleno de grafitties. Lo escalo y se el mar y el sol atardeciendo.
    Muchas gracias, espero ansiosa la interpretacion 🙂

  3. Tu desierto
    Imagínate un desierto. Describe todo aquello que te venga a la mente:
    El cielo es azul, pero de ese azul que no quema… hay dunas grandes prolongadas y después algo de valle obvio de arena, son de color como naranja amarillo, no son cafés… hay un oasis pequeño. La escalera es de madera de esas que abren y se apoyan sobre una base plana están paradas sobre el valle de arena roja amarilla. Las flores son enormes son girasoles y crecen en el oasis, pero también están en el valle de arena, los girasoles son altos altos, mmm el caballo es blanco con patas firmes, muslos bien torneados su pelo brilla mucho mucho se mueve con el viento… no está acalorado corre por el desierto pero no se hunde no tiene el arnés ni silla de montar, ya que es dócil y su lomo es suave para poder montarlo. Él entiende a dónde quieres ir cuando están juntos él se encuentra en la dunas. La tormenta viene con mucha fuerza desde que la veo trae viento y tierra de otros lados… no me muevo no me espanta quiero sentirla estoy en el valle con mis girasoles, ellos tampoco tienen miedo, es como si la tormenta la estuviéramos esperando como si supiéramos que la necesitamos es parte de nosotros y nuestro proceso ella también nos necesita para reafirmarse como tormenta. Al tocar con mi cuerpo me reconoce me hace bailar, no me lastima acaricia mi cabello y seca las lágrimas de mi rostro, mis girasoles bailan con migo, el caballo me mira desde las dunas más altas, como esperando el proceso para acercarse a mí Huele a tierra fértil tiene algo de humus, huele a tierra mojada, arcilla mojada, deliciosa la puedo probar no es arena que lastime mi boca, ni piel, ni a mis flores.

    Tu bosque
    BOSQUE!!!!!
    Los árboles son en tonos de verde oscuros… altos, unos terminan en cono y otros se ensanchan dando sombra… es frondoso corre viento cálido ya que es verano debajo corren riachuelos y los escucho hay muchas hojas en el suelo… Helechos creciendo en las sombras húmedas, pequeños hongos escondidos debajo de las cortezas, hojas, plantas. Hay un sendero…. No hay hojas en él ya que pasa gente es un sendero bien definido la tierra se ve café oscura a sus orillas hay plantas aromáticas silvestres algunas de ellas tienen frutos, pequeñas moritas . La casa está hecha de materiales del bosque… tierra del bosque.. es grande parece de un solo piso pero por dentro hay dos niveles.. no tiene jardín como tal ya que el bosque es su jardín…la puerta está al frente de madera.. alta la puerta… entro por ella no ha sido difícil encontrarla, la puerta es una de las cosas que ubiqué primero al ver la casa….. al entrar es un recibidos con cojines grandes para poder echarse en ellos cómodamente…. Puedes quitarte los zapatos y dejarlos a un lado… no es fría la casa es muy térmica el piso está cubierto de petates (tapetes hechos de hojas de palma) o tapetes hechos a mano, tejidos, bordados. La casa esta hecha en círculo esta al cocina muy cálida, el baño (ecológico por supuesto), grandes ventanas entra mucha luz, el comedor con sus sillas de madera. Al subir las escaleras es aún más acogedor los cuartos están a los lados, baños por supuesto.. pero en especial hay un cuarto un espacio donde hay un domo… se ve todo de día y de noche,,,, por las noches se ven las estrellas y los días de tormenta se miran los relámpagos… en el día el sol no quema.. Hay pieles de borrego sobre el piso,, cojines y cobijas de lana.
    El sótano es un poco más frio… no al punto de congelar pero si más frio por estar enterrado en el suelo hay cosas perecederas, alimento… cosas que quizá en algún momento acupe o venda o regale, telas, cosas de costura.. herramienta de construcción.
    Al salir continuo por el sendero te dije que escuchaba riachuelos así que no era sorpresa encontrar un rio, la corriente es diversa en algunos lados es fuerte.. peligrosa y en otras tranquila que puedo ver los peces en ella, y nadar ahí… al otro lado se ve algo.. cruzo el puente, éste es firme, macizo me sostiene no me dejará caer… a pesar que es de madera es muy seguro, su color es oscuro. Pero me encuentro con un muro.. es muy alto y yo soy pequeña… Tomo algo con que hacer un hoyo en él y mirar hacia el otro lado veo casas, gente, más bosque hermoso, frutos y veo que hay alguien intentando mirar hacia este lado con la misma curiosidad que yo.

  4. El desierto: Es de color amarillo muy intenso, hay un cactus del lado derecho a la mitad del paisaje, el cielo es anaranjado y en unas partes azul claro, el sol es enorme de colores cálidos casi rojizo, es un paisaje en África «una pintura» la escalera esta parada en medio de la pintura unos centímetros antes que el cactus, es sencilla de color gris azulado y un poco de blanco.
    Las flores son rosas fushia están situadas al comienzo de la pintura del lado izquierdo, crecen sobre la arena, el caballo es blanco, enorme, es un unicornio y esta situado detrás de las rosas.
    La tormenta es como un tsunami de arena, una gran ola, huele a humedad, a cuevas arqueológicas, se ve a lo lejos pero no avanza, no hay ningún efecto en los elementos, sólo que el sol desaparece, yo no estoy en ese desierto porqué es una pintura que yo observo.
    El bosque: Los árboles son muy grandes, pinos verdes obscuros, la estación esa a principios de otoño, con mucha humedad y lluvia; el sendero que sigo es del color de la paja y a lo lejos se ve mas pequeño, y va en curvilínea, la casa es una pequeña cabaña muy acogedora y tienes que cruzar un hermoso puente de piedritas porqué está rodeada de agua que llega hasta un río, también está rodeada de millones de flores coloridas y hermosas, la cabaña tiene una chimenea que saca un ligero humo blanco, como una nube, la cabaña está justo en medio del bosque, podemos ver el cielo azul. Cruzo el puente y entro por la puerta principal, es hermosa, como de cuento, no me ha costado nada de trabajo encontrar la entrada. En el interior lo primero que veo es un sofá muy confortable con una cobija doblada sobre el, está de frente a la entrada, junto a la chimenea, también hay una mesita en la que hay ricos chocolates muy finos, se alcanza a ver un poco la barra que da hacia la cocina. En el desván hay muchos objetos, un museo de antiguedades diría yo, al entrar parece pequeño pero en realidad es inmenso, los objetos están acomodados en línea del tiempo, comienzan por la civilización Egipcia y sólo me quedo observando esos objetos magníficos y no avanzo mas, después bajo al sótano, es frío, solo hay una bicicleta, partes de autos, herramientas, una mesa para cortar madera y un minifrigo al lado.
    Salgo de mi cabaña y sigo el agua que rodea mi cabaña hasta llegar al río, paso por otro puente que es casi idéntico al de mi cabaña, solo que es mas grande donde puedo detenerme a la mitad en la parte mas alta del puente y mirar el agua cristalina, el muro al que llego es de piedras, no es alto y lo puedo cruzar por los lados o brincarlo, veo un gran jardín con un sol hermoso, aves magnificas, un lugar lleno de paz

  5. Amm el desierto la arena es amarilla hay un gato es como amarillo y voltea a verme amm el cielo es magenta hay cactus la escalera está recarga en uno de ellos es de madera.. El caballo es blanco muy bonito la tormenta es gris es grande se mueve rápido tiene rayos y viento amm los rayos caen en la cosas pero no las dañan las rosas rojas crecen inclinadas al pie de los cactus y yo estoy en cuclillas en medio de la tormenta y el desierto no parece tener fin….. En bosque es grande hay demasiados árboles como que parpadear son de colores el sendero es recto de piedra y limpio la casa se ve pequeña es de madera le doy vuelta varias veces para encontrar la puerta que es de madera entró y esta obscuro subo las escaleras y me tardó en llegar por una ventana veo el bosque es muy tupido vaso más rápido de lo q subí el sótano es frío y m da miedo siento escalofríos… Salgo hace sol

  6. Mi desierto
    El cielo es totalmente azul y va aumentando la luz en el horizonte. No hay dunas, solo arena y cielo. La arena es color café y crema, algunas partes parecen doradas. La escalera está de lado izquierdo, tiene un final que no lleva a ningún lado y es blanca.
    Las flores son rojas y están muy cerca de mí, hacen una valla que no me deja avanzar al horizonte. El caballo es café, alto y delgado. Está del otro lado de la cerca de flores.
    Parece una tormenta de arena, la escalera se pierde, el cielo se ve gris, el caballo corre y las flores se agitan brutalmente. No huele a nada, siento que el cabello me golpea la cara por el aire. Yo sigo detrás de la cerca de flores rojas, no me puedo mover por miedo a pisarlas, cuando la arena se viene sobre mí, cubro mí cara con los brazos, pero no ayuda mucho porque me ahoga el miedo de quedar ahí atrapada entre la arena caliente.

    Mi bosque
    Los árboles son verdes, muy verdes. Es verano, ha llovido y la tierra parece estar húmeda. El sendero es largo y lleno de hojas mojadas. Hay muchas curvas pero no estoy pasando por el mismo lugar. La casa está medio escondida entre los árboles, es como esas casas de película para niños, con una puerta adelante y dos ventanas cuadradas a los lados. La puerta es de madera pintada de rojo y la casa es de piedras grises. Hay una chimenea, que también es roja, de la que sale humo.
    Entro por la puerta de enfrente, por dentro la casa está sola, está limpia y ordenada, hay una mecedora y una canasta con estambre y agujas de tejer. Hay libros y las paredes están tapizadas. Las escaleras están de lado derecho, son de madera y el barandal es también de madera pintada de blanco. Hay portarretratos en la pared de la escalera, pero no hay fotos en ellos. El desván está casi vacío, hay pocas cajas, todas de cartón, entra luz desde una ventana. Casi todo está lleno de polvo y telarañas.
    El sótano me da miedo, está obscuro, no veo nada. No me atrevo a seguir bajando, me quedo en las escaleras. Huele a humedad y polvo. Huele a viejo. Salgo corriendo, me da escalofríos estar ahí.
    Salgo de la casa y me siento segura de nuevo. El sol es delicioso porque la humedad me da frío. Camino un poco más y encuentro un río, no es muy rápido, hay piedras grandes y me ayudan a cruzarlo, no es muy ancho ni muy hondo, pero la diversión de brincar sobre las piedras me llama. No encuentro el puente, pero veo, a lo lejos, un muro ancho. Es de piedras grises y planas, parece no tener fin porque es muy largo, pero no es muy alto, no son más de 2 metros. Intento subir para observar, pero es difícil. Empujo con dificultad una piedra hasta el muro y me ayuda a ver el otro lado. Al otro lado hay pasto, mucho pasto, se está escondiendo el sol en el horizonte, pero aún hay mucha luz. Hay árboles en el fondo, también está casi vacío, los árboles al fondo y el sol escondiéndose detrás de ellos, muy lejos del muro. El pasto tiene toques dorados y el cielo es casi blanco por tanta luz. Me siento distinta, me siento como nueva. Es raro.

  7. Desierto

    El desierto que observo, posee un cielo azul con nubes formando espirales, existen dunas empinadas bastante extensas, la arena es de color blanco. Existe una escalera de color dorado que haciende hasta el cielo, se encuentra en la parte central del desierto, las nubes en espiral convergen en ella. Existen flores de color rojo, rosado y azul, sus petalos tiene forma triangular, estas crecen alrededor de la escalera como si fuera un pequeño oasis.
    Un caballo de porte arabigo esta a mi lado su pelo de color negro azabache, me observa como si me invitara a cabalgar. La tormenta de arena se ve oscura avanza con gran fuerza, el cielo cambia de color se vuelve gris, no tiene olor alguno, apesar de verse poderosa la tormenta no afecta en nada al paisaje.
    Mientras transcurre la tormenta yo me encontro de frente a ella a unos 200 metros de la escalera, cuando la tormenta me alcanza el caballo me cubre, yo estoy vestido con una tunica arabe, al terminar la tormenta todo el paisaje vuelve a su estado anterior.

    Bosque

    El bosque que observe, posee arboles altos sus hojas son de color verde, la estacion es otoño. El sendero que sigo es amplio,empredrado y con lamparas a los laterales, pasado un tiempo llego a una casa, de estilo gregoriano, se ve bastante hospitalaria, posee un banca en la entrada y 2 faroles en la puerta, la puerta tiene un adorno dorado con la cara de un leon. Entro por la puerta principal, la entrada era bastante llamativa por lo que no me costo encontrarla. En su interior la casa posee una sala con un sillon grande y 2 sillones pequeños tiene una chimenea. Subo al desvan y veo un desorden completo me asusta al principio, pero viendo con detenimiento las cosas en el desvan son bastante interesantes, existen muchos libros, un telescopio y pinturas. Bajo al sotano y no veo nada todo se ve pulcro lo unico llamativo es un espejo en un rincon del sotano. Al salir de la casa continuo caminando por el sendero llego donde un rio y existe un puente, el rio se ve calmado aunque profundo el puente es piedra de extremo a extremo forma un arco su estructura es bastante solida y algunas plantas empiezan a enredarse en las piedras del puente, al cruzar el puente encuentro un muro el cual es pequeño no llega mas arriba de mis hombros, esta hecho de piedra, puedo asomarme sin problemas, al ver atravez de el, veo que el bosque termina y empieza una pradera con colinas verdes el sendero continua hasta perderse en el horizonte.

    En encanta la idea de este ejercicio, espero su respuesta. Saludos

  8. Mi desierto hay dunas tiene subidas y bajadas bien pronunciadas tiene pasos antes que los mios, el cielo es celeste y es como las 4 de la tarde el sol esta fuerte pero no tanto, la arena es de color claro hay insectos, hay arboles yo lo veo todo estando bajo uno de ellos. Una escalera, de madera rustica delgada, esta en medio de nada y no va a ningun lugar. Flores las flores son rosadas con petalos grandes que terminan en punta, crecen en las partes mas bajas de las dunas surgen de la nada no hay agua cerca. Un caballo esta, en una colina en lo alto de una duna, es blanco mayor y desafiante, salvaje. Una tormenta es muy fuerte y lleva una gran carga de arena es ahogadora, huele a tierra mojada, los destruye a todos pero por fuera y su vitalidad se mantiene, se recuperan. La tormenta me ha golpeado, comi arena, pero me mantuve bajo el arbol y el arbol tb. El caballo se come las flores y luego le gusta ir conmigo bajo el arbol para mi es dificil convivir con el quiero montarlo pero no puedo, la escalera no tiene sentido no se a donde me podria llevar puedo subirla la subo pero no llego a nada, las flores son bellas y vuelven a crecer despues de la tormenta y cuando se da la tormenta el caballlo huye.

    El bosque, en el bosque los arboles son muyyy altos no es un bosque tropical pero no es un de pinos , tiene una temperatura templada un poco fria, no hay animales pero si algun insecto las hojas de los arboles tienen tres puntas y hay muchas en el suelo. Es primavera. Hay un sendero de tierra con hojas de color amarillo por las pisadas de las personas, me conduce bajando una colina y luego sigue recto. La casa que se encuentra es pequena y tiene mucas ventanas pero no encuentro la puerta despues de un rato de verla tiene lenia afuera y a demas un tipo jacusi de agaus termales. El techo es de teja. Bueno adentro de la casa hay una cocina el lavadero todo al lado izquierdo y al medio una mesa con 4 sillas todo de madera todo rustico, hay adornos antiguos y de del derecho esta una hamaca un sillon una mesa pequena de tomar te hay libros hay una taza ya usada, con una bolsita de te, hay una computadora y el ambiente es oscuro. Las escaleras no tienen baranda y son muy inclinadas, anchas y arriba esta el dormitorio super sencillo hay un espejo al fondo grande de forma ovalada parado que me permite verme de cuerpo completo hay una cama y ahi da la luz de la ventana que hay que es de forma redonda, no hay nada mas hay un par de zapatos y la frasada es de color rojo, tiene mucho polvo. Luego encuentro una puerta en el suelo que da al sotano, y yo quisiera que el sotano estuviera lleno de mermeladas de colores calidos como rojo amarrillo naranja , y que tuviera mucha luz, pero no, el sotano es muy oscuro y ahi, hay gente encerrada las luces se prenden y apagan es terrible. Salgo de la casa muy asustada y sigo el sendero ahora con temor y desconfianza, entonces encuentro un rio y hay unos rayos de sol pero esta nublado, hay un puente es muy alto y se forma redondeada muy delgado de madera me cuesta subir y me da miedo bajar, me cai al llegar al otro lado, ahi hay un muro hecho de piedras graaandes y es muy alto, me asomo para ver lo que hay y por un pequenio espacio es que observo y hay unos seres peludos de color lila son grandes y estan andando por ahi es una playa hermosa y ya esta atardeciendo, siento que debo esquibarlos si quiero llegar a el mar.

    Bueno gracias por su tiempo. me encantan sus articulos.

  9. Tu desierto
    _Imagínate un desierto. Describe todo aquello que te venga a la mente: ¿Cómo es el cielo? ¿Hay dunas? ¿Cómo son? ¿De qué color es la arena? El cielo es anaranjado ya que las primeras y calurosas horas de Sol ya se han ido, aun así, la temperatura sigue siendo elevada. Hay pocas dunas no muy altas que se ven a lo lejos y dudo si se tratará de un espejismo o si realmente hay algo más que un profundo vacío infernal lleno de arena fina y del color de la crema tostada que se me mete en los ojos y me marea. Es desesperante no ver nada pero sigo caminando con una mínima esperanza de sobrevivir.
    _Imagínate una escalera. ¿Cómo es? ¿En qué parte de tu desierto está? Aparece al fin una escalera en una esquina, justo a mi derecha, corro hacia a ella para ver si se trata de algo real ya que estaba muy lejos, casi desvanecida caigo sobre ella, era de piedra y ladrillo y se dirigía hacia arriba como si fuese al cielo pero ya no puedo ver con claridad, todo es angustioso y borroso.
    _Imagínate unas flores. ¿Cómo son?¿Dónde crecen? Me agarro a los escalones para poder levantarme y subir con dificultad y de ellos comienza a brotar pequeños matojos verdes.
    _Imagínate un caballo. ¿Dónde se encuentra? ¿Cómo es? Veo a un caballo correr muy nervioso, es grande y fuerte de color chocolate, parece huir de algo, apareció desde el centro y se acercó a mí como queriéndose refugiar
    _Ahora ves que a lo lejos viene una tormenta. ¿Cómo es? ¿Cómo evoluciona?¿A qué huele? ¿Cómo interactúa con el resto de los elementos? veo entonces que el animal intentaba avisarme de una terrible tormenta de arena que venía desde atrás y se aproximaba rápidamente como si se tratase de una ola de arena gigante. Intento subirme al animal pero está demasiado nervioso, la tormenta se acerca y sale corriendo y yo tras él, mis piernas no dan más de sí y caigo al suelo mientras veo como el caballo se aleja y la escalera es derrumbada por la tormenta…
    _Mientras has descrito tu desierto… ¿dónde te encontrabas tú? ¿Qué te ha pasado a ti durante la tormenta? Me encontraba sola caminando por la arena y buscando una forma de sobrevivir, tras la tormenta me desmayé en la arena y cerré los ojos asumiendo mi muerte pero desperté enterrada con la cabeza fuera gracias al caballo que me intentaba desenterrar para que respirase.

    Tu bosque
    _Imagínate un bosque. ¿De qué color son los árboles? ¿En qué estación se encuentra? Estoy en el centro de un bosque con árboles increíblemente altos de color verde muy vivo y algunos más amarillentos, es otoño por lo que se caen las hojas y un airecito frío mece mi pelo. No hay mucho ruido, hay pocos pájaros cantores pero se escuchan algunos grillos y el sonido de animalitos asustados removiendo los matorrales.
    _De pronto, te encuentras un sendero. Síguelo. Descríbelo.
    Justo donde estoy, las hojas crean un ancho camino hacia delante donde la arboleda parece interminable, decido seguir el camino que resulta ser monótono y muy largo.
    _El sendero llega a una casa. Descríbela. Buscas una puerta por la que entrar. ¿Por dónde entras? El sendero me ha llevado a un lugar maravilloso y abierto, con ramas por arriba como si viviesen allí un montón de hadas, hay luciérnagas que iluminan el camino al atardecer y se escuchan las aguas de un lago a mi derecha. Cuando aparto las ramitas y las flores rojas y blancas bañadas de rocío llego al lago donde justo en medio había una casita de piedra casi enterrada por la fresca vegetación, estaba iluminada, era bajita y tenía una graciosa ventanita redonda arriba.
    _¿Te ha costado encontrar una entrada? Una vez dentro, describe aquellos elementos que se encuentren en el interior.Cruzo las aguas heladas del lago y subo la escalerita de piedra abriendo lentamente la pequeña puerta de madera, quería preguntarle a alguien cómo dirigirme hacía la salida del bosque pero para mi sorpresa nadie respondió cuando grité: ¿Hay alguien ahí? La casita era muy pequeña y acogedora, toda de madera con sillas, mesas y la misma escalera que subía arriba hecha con troncos de los árboles, había una chimenea encendida y la cocina estaba llena de ramitas con hojas que colgaban de los muebles y fresas por doquier.
    _Hay unas escaleras que suben a un desván. Sube y describe. Una vez recorrido el desván, baja hasta el sótano. Descríbelo.Subo las escaleras, me esperaba un desván tan precioso como la parte de debajo pero solo hallé una sala vacía con una pequeña cama y un sillón, todo acompañado por el polvo y un muchacho triste sentado y pensativo
    _¿hola?: dije asustada y avergonzada
    Me dirigió una mirada tan seria y enfadada que salí corriendo de la casa cayéndome en el lago y mojando mi vestido que quedó pegado a mi cuerpo que estaba helado de frío

    _Sal de la casa. El sendero continua. Lo sigues y te encuentras un río. Pasas sobre un puente. ¿Cómo es? Describe. Al otro lado del puente, te encuentras un muro. ¿Cómo es?Decido ir temblando de frío de nuevo por el camino e ir esta vez por el estrecho camino de la izquierda, llego hasta un puentecito muy pequeño de madera clara donde corría por debajo un pequeño riachuelo transparente, entro de nuevo en el bosque hasta llegar a otro pequeño campo con más flores y dónde parecía que el otoño no había llegado, pero no podía continuar, había un muro muy grande de piedra grisácea cubierto de plantas, me dirijo hacia él y me pongo de puntillas para mirar por una ventana redonda
    _¿Puedes asomarte de algún modo al otro lado? Describe lo que ves.
    Me asomo al otro lado por esa ventana redonda de piedra sin cristal y grito tras un fuerte sobresalto cuando vi al muchacho asomándose al otro lado.
    _Ey ¿por qué sales corriendo? Deberías haberte disculpado al menos por entrar sin permiso… ¿no?
    En ese momento juraría haberle visto esconder una pequeña sonrisa…

  10. El desierto es inmenso. Hay muchas dunas y muy grandes pero esparcidas,
    es decir, a gran distancia unas de otras.El cielo es azul claro y la area
    tiene un color anaranjado. La escalera es de caracol, de color gris-blanco,
    y se encuentra en el centro del desierto, no es muy alta. Las flores parecen
    ser tres tipos de margaritas, sus pétalos son amarillos, naranjas y rojos, y
    tienen el tallo y las hojas de un color verde intenso; son pequeñas y hay
    muchas esparcidas por el desierto. El caballo se encuentra al pie de la
    escalera, con la pata drecha delantera levantada; es de color marrón y tiene
    las crines de color negro; es esbelto. La tormenta hace que el cielo se nuble
    con nubes negras que desprenden rayos; llueve muchísimo y se forman charcos
    y arenas movedizas. El caballo sube por la escalera, esta es firme. Las flores
    se marchitan y se arrastran sobre los ríos que provoca la tormenta. Yo no estoy
    ahí en ese momento, aunque veo todo lo que pasa.

    Los árboles son muy altos y frondosos. Puede tener miles de hojas un sólo árbol,
    todas de un color verde oscuro. Tienen el tronco muy ancho y marrón oscuro, y las
    raíces sobresalen por encima de la tierra. El sendero es de tierra de color
    marrón claro tirando hacia beige, y su dirección es recta, con varias desviaciones
    leves hacia los lados (curvas). El sendero me lleva a una casa de paredes blancas,
    la puerta de entrada es amarilla y el tejado tiene tejas de color rojizo, las
    ventanas son de madera pintada de color azul. Tiene césped alrededor, hay un perro
    fuera y árboles frutales. Hay muchas macetas con flores. Entro por la puerta
    principal. En la entrada hay una escalera que sube al 2º piso, a la derecha está el
    salón y la cocina. El suelo es de madera. Las paredes siguen siendo blancas por
    dentro. Hay pintura y dibujos por todas partes. En el 2º piso hay unas escaleras
    que suben al desván. Me da un poco de miedo subir, creo que por la influencia de
    las películas de terror. En el desván hay un armario con ropa vieja, un baúl con
    fotos y juguetes de otra época, un perchero, cajas de cartón, una bicicleta llena
    de telarañas y un gato negro. Salgo de la casa y por la parte derecha de esa hay
    un sendero que me lleva a un río cercano. Sobre él hay un puente de madera que no
    tiene barandilla, es curvo. Al otro lado del puente hay un muro de ladrillo de unos
    2m. Me puedo asomar al otro lado porque hay agujeros. Veo una granja, hay una verja
    , y vacas que están pastando, varios conejos y un espantapájaros. Detrás parece haber
    un establo.

  11. DESIERTO
    Veo un enorme desierto, plano, sin dunas, la arena es muy clara, casi de color carne. El cielo es de color cian, hay un par de nubes pero esta bastante despejado.
    Hay una escalera en la parte derecha, esta echa de acero gris, es una escalera de caracol, sube hacia el cielo y no se ve donde acaba.
    Hay un par de cactus, con algunas flores rosas y marrones en la punta de los cactus. Son pequeñas pero muy llamativas.
    Hay un caballo marrón claro en la lejanía, el sol hace que su pelaje brille. Tiene algunas manchitas blancas en el cuello y en las patas. No tiene silla, ni cuerdas, ni nada, es un caballo sin más, corre por el paisaje con cierta velocidad pero sin parecer alborotado.
    A lo lejos viene una tormenta, muy gris, muy ruidosa, avanza rápidamente, lo empapa todo de agua en un segundo, la arena se encharca, el caballo corre más deprisa, las gotas de agua oxidan la escalera, golpea con fuerza las flores de los cactus, pero se mantienen intactas, por algún extraño motivo huele a hierba mojada.
    Yo estoy plantada frente a la escena, empapada, descalza, pero como si no formara realmente parte de ella, como si solo fuera una mera espectadora.

    BOSQUE
    Es primavera, el bosque es muy poblado y muy verde, los arboles están repletos de musgo, son muy altos, algunos rayos de sol se cuelan entre las ramas, se intuye que hace mucho sol, aunque solo llega una pequeña parte.
    Hay un sendero en medio del bosque, es estrecho y muy largo, echo de tierra, como si hubieran podado la hierva para hacer el camino. Hay florecillas a los lados, margaritas y amapolas.
    Llego a una casa muy mona, echa de piedra gris, con una chimenea por la que no sale humo. Hay una puertecita roja en el centro de la casa por la que entro. No me ha costado nada encontrar la puerta, era muy visible, antes de acercarme a la casa podía ver la puerta con claridad. Dentro de la casa hay un comedor con una mesa de madera y cinco sillas a juego, hay una chimenea muy bonita echa de piedra, esta apagada, hay estanterías con libros y botes con condimentos de cocina. Hay una alfombra de cuados blancos y rojos, como los manteles de los picniks, enfrente de la chimenea.
    Subo al desván con una escalerita desplegable que hay en el techo. Es un sitio muy oscuro y sucio, no tiene nada que ver con la parte de la casa que ya he visto, esta lleno de trastos viejos y telarañas y una pequeña ventana cuadrada en el techo. Da bastante miedo.
    Bajo al sótano, esta bastante oscuro, aunque no tanto como el desván, hay muebles viejos pero bonitos, el típico sillón marrón en el que se sentaban los abuelos. Hay una bici vieja, de color blanco y rosa, con una cestita de mimbre. En general esta bastante vacío.
    Salgo de la casa, llego a un río, estoy sobre un precioso y pequeño puente, de piedra blanca, curvado, viejo pero en buen estado. Tras el puente hay un muro del mismo color y material, es un muro muy largo y grueso que parece que cruce todo el bosque, aunque es muy largo no es demasiado alto. Si salto puedo ver lo que hay al otro lado, es un precioso lago con una gran cascada, rocas llenas de musgo i muchas flores, es precioso y allí parece que el sol brille con más fuerza, el agua es cristalina, aunque en el interior no se ven peces, solo pequeñas rocas repletas de musgo.

  12. Fridas!!!

    Os debo unas cuantas interpretaciones, me pongo a ello. Perdón por el retraso 😀

  13. Mi desierto cielo despejado arena no blanca sino crema ambiente fresco
    Al final de la imagen esta la escalera no se a donde llega nose si tiene fion o si lo tine solo veo el comienzo de la escalera
    Las flores son rosadas crecen como hasta medio metro con pastizales dando una sensación que que el paisaje ya cambio por competo están por todos lados
    El caballo está corriendo es de color marron su cabello es brillante y largo es un caballo bien saludable se nota
    La tormenta está muy lejos solo se ve el remolino que hace a lo lejos pero hay un suave viento que mueve las flores el caballo sigue corriendo pero poco a poco parece preocupado en ratos viene un viento frio y veo a lo lejos el cielo oscuro y con rayos todo se mueve un poco mas rápido incluso yo me empiezo a preocupar
    Bosque:
    El bosque es hermoso es verde por todo sitio flores de distintos colores es primavera el sol no quema el viento no es frio el cielo esta despejado pero hay una brisa refrescante cuando veo el sendero voy y la casa esta ahí es una casa muy pintoresca tiene aparejos de piedra una típica saca rustica de campo co flores y enredaderas yo entro por la puerta estaba abierto pero adentro no parece vivir nadie es un poco oscuro y hay polvo el piso es de madera subo al desván ahí esta todo vacio hay una ventana que le da a una zona iluminación el techo es de dos aguas por lo que se notan las inclinaciones del techo apenas llegue al desván nose tengo dos visiones una q entro de costado al desván y veo como ilumina esa ventana el vacio del espacio y lo demás no es oscuro pero se nota la diferencia de iluminación son como espacios borrosos y otra donde entro directamente en el centro del reciento y la luz llega a donde estoy aquí solo veo la ventana y todo lo que esta detraz los arboles pajaros y demás
    Bajo al zotano este es oscuro solo iluminadopor una pequeña abertira la verdad no em gusta mucho el zotano creo q aquí si hay cosas pero no logro distiguir que, cuando salgo veo el sendero llego al rio el agua es cristalina hay peces nadan y las rocas q rodena todo son grandes pero hermosas de distintos colores paso sobre las piedras no hay puente no es un rio tranquilo el muro llego el muro es de concreto sin ningún revestimiento al otro lado hay aun mas vegetación y arboles solo veo que sigue siendo ese paisaje hermoso.

  14. Desierto
    El cielo es azul claro, sin nubes. Hay dunas de arena, son medianas, están disperas, entre ellas hay llanuras, hay algunas piedras. Se ve un pequeño oasis con plantas, arbustos y agua. La arena es de un color marrón tostado, casi del color de la miel. Hay una escalera de mano sencilla, es de madera clara y está en medio de una llanura, en el suelo. Hay flores de colores brillantes algunas son pequeñas y otras grandes con diversos olores pero todos agradables, están en el oasis, cerca de un pequeño estanque de agua. El caballo es blanco, no lleva montura, camina tranquilo a lo lejos. De repente comienza una tormenta a lo lejos, es gris, comienza con una brisa suave y en un momento se ha convertido en una lluvia feroz, con truenos ensordecedores, se origina en poco tiempo, el caballo se asusta y corre perdiéndose a lo lejos, las flores son sacudidas por el viento aunque no llega a arrancarlas, la escalera queda sepultada bajo la arena. La tormenta no huele a nada. Yo no estoy en el desierto, lo veo como una espectadora, a mi no me ha pasado nada, la tormenta no me ha afectado.

    Bosque

    Los árboles son verdes, altos, con gruesos troncos, tienen un olor dulzón, se oyen cantos de pájaros que vuelan en lo alto de lo árboles, donde tienen sus nidos. Bajo los árboles crece una hierba verde claro y algunas flores silvestres dispersas. Estoy sentada en un claro en medio del bosque y es primavera. Veo un sendero de arena de color marrón claro, está bordeado de flores, se ve el cielo azul claro entre las copas de los árboles que bordean el sendero. Llego a una casa pequeña de color rojo con tejado a dos aguas, es de madera, tiene un jardín en la parte delantera, y una puerta principal blanca con cristal en la parte superior, tiene muchas ventanas, parece luminosa. Abro la puerta principal que da acceso a un vestíbulo blanco, amplio con un banco de madera y un perchero. Ha sido fácil encontrar la entrada. En el interior de la casa hay estanterias llenas de libros, las ventanas no tienen cortinas pero sí estores blancos, entra mucha luz desde el exterior. Las paredes son de color amarillo pastel, hay un gran sofá, una mesa auxiliar, un televisor, un gato sentado en el brazo del sofá. Las escaleras hacia el desván son de madera, el desván es pequeño, la madera de las paredes está pintada de blanco, tiene un pequeño ventanal redondo, debajo hay un asiento de madera, hay almohadas de colores por el suelo y una gran alfombra. Bajo al sótano, es oscuro y grande, solo lo ilumina una bombilla que cuelga del techo, hay muchas cajas de cartón apiladas, huele a humedad, solo recorro la mitad porque hay poca luz, está sucio y desordenado. Las cajas están cerradas y no veo lo que hay dentro. Salgo de la casa y sigo el sendero, llego a un puente, es de piedra con una barandilla de madera, es ancho, está limpio y bien cuidado. Paso el puente y llego a un muro, es de piedra igual que el puente pero de un colo más oscuro. El muro es muy alto, no tiene huecos, se alarga hacia izquierda y derecha, no se ve donde empieza ni donde acaba, no puedo ver a través de el ni escalarlo, no hay ninguna escalera cerca ni ninguna forma de ver qué hay detrás del muro.

  15. Llunètica

    Hola 🙂 Acabo de descubrir este blog y es genial :D!

    Yo he escogido:
    Tu bosque
    *Imagínate un bosque. ¿De qué color son los árboles? – los árboles son de color verde claro, verde oscuro, la mayoría son pinos.
    *¿En qué estación se encuentra? – Creo que es otoño pero hace un solecito muy bueno.
    *De pronto, te encuentras un sendero. Síguelo. Descríbelo. – es un camino bastante ancho y llano, rodeado de pinos muy altos, y entre los troncos de los árboles se cuelan los rayos del sol. A medida que voy avanzando el camino se hace más estrecho, va bajando, y el ambiente se vuelve más húmedo y fresco, así como las plantas son más verdes, y hay un río de agua muy fría que pasa por la derecha, un poco más abajo. También hay rocas por el camino que me hacen trepar y bajar de vez en cuando, y eso me hace sentirme bien. Casi al final a la derecha sale un buen chorro de agua en una pared de piedra, que cae en un agujero lleno del agua que cae, y es fresca y buena.
    *El sendero llega a una casa. Descríbela. – Es una casa más bien pequeña, aunque tiene dos pisos y una buhardilla, lo sé porque tiene una ventana redonda debajo del pico del tejado, que éste es de color rojizo,. Las paredes están hechas de piedras grandes y grises, naturales, cada una es diferente. La puerta y las ventanas son de madera. La puerta tiene la parte de arriba redondeada y una pequeña ventanita de forma de corazón (no sé por qué, a lo mejor es cursi pero lo veo así) un poco más arriba a la altura de los ojos. No tiene caminito, aunque está rodeada de árboles se encuentra en medio de un claro dónde cae el sol ya de la tarde, y el suelo de alrededor de la casa está lleno de pinasa.
    *Buscas una puerta por la que entrar. ¿Por dónde entras? ¿Te ha costado encontrar una entrada? – Doy un rodeo a la casa por la derecha por curiosidad, y detrás veo una puerta dobre, la primera es de madera entera, que está abierta de par en par, y la segunda que es la interior es de madera pero de mitad arriba tiene una ventana grande cubierta de una zarza para que no entren los bichos. Al lado derecho en el exterior hay un mocho y un cubo, y a la izquierda hay como una pequeña casita de madera dónde hay gallinas, madera cortada y paja.
    *Una vez dentro, describe aquellos elementos que se encuentren en el interior. – Entro y veo una cocina pequeña, con su horno y su cocina antigua de gas, veo todo de estantes arriba de madera, y de ellos y las paredes cuelgan muchas herramientas para la cocina. Abro uno de los armarios y está lleno de especies. Todo está a la parte izquieda, dónde hay las ventanas, y a la derecha hay más armarios y una mesa de madera pequeña con un par de sillas, porque no caben más. Las madera de todos los muebles son claras y combinan entre si. El fregadero es de acero. En los cajones hay paños de cocina llenos de dibujitos típicos de cocina. Hay una olla muy grande tapada con un cucharón que sobresale. Hay sopa calentita dentro. Entro a la sala de estar al final de la cocina por la derecha, y es una sala con un par de sofás delante de la chimenea, que está apagada, y las paredes estan repletas de cuadros, dibujos y estanterías de madera llenas de libros. Hay una mesa grande al lado derecho de los sofás y la chimenea, dónde a su misma derecha hay las escaleras que suben. A la izquierda de los sofás hay la entrada principal, con una ventana llena de flores afuera que no había visto antes, y dentro hay un colgador de abrigos.
    *Hay unas escaleras que suben a un desván. Sube y describe. – Las escaleras son estrechas, de madera, crujen un poco, y hacen media vuelta hacia la derecha. es una escalera un poco oscura, dónde se puede encender una luz algo vaga y amarilla. Cuando llego arriba veo un pasillo amplio con una ventana al final que da a la parte delantera de la casa. Hay dos dormitorios en el lado izquierdo y uno en el derecho con un lavabo pequeño pero muy luminoso, blanco, de azulejos blancos y color beixe. Hay un espejo ovalado con flores de bronce alrededor. Los dormitorios son pequeños pero luminosos, con grandes ventanales. El del lado del lavabo tiene una cama doble y un armario grueso de madera al otro lado, y las sábanas son blancas. Hay una mesita de noche con una vela blanca. cada lado. Des de la entrada del segundo piso, a mi izquierda las escaleras siguen subiendo a la buhardilla, que es muy amplia, ordenada, aunque con muchos muebles distintos de diferentes colores. Hay otra mesa con sillas y una hamaca que cuelga.
    *Una vez recorrido el desván, baja hasta el sótano. Descríbelo. – No tiene sótano.
    *Sal de la casa. El sendero continua. Lo sigues y te encuentras un río. Pasas sobre un puente. ¿Cómo es? Describe. – Es un puente ancho de piedra de color gris y salmón desgastado , rollo medieval.
    Al otro lado del puente, te encuentras un muro. ¿Cómo es? – Es una valla pequeña de madera mal hecha. Hay que ir con cuidado al saltarla porque me puedo clavar alguna astilla o algún clavo.
    ¿Puedes asomarte de algún modo al otro lado? Describe lo que ves. – No me hace falta asomarme, de pie veo un jardín lleno de flores de colores de distintos tipos, y están cuidadas aunque se nota que han dejado que crezcan de manera natural.

    Tengo muchas ganas de sabeeeeer qué significaaa todo esto 🙂

  16. Desierto

    Veo llanura extensa que se junta a lo lejos con un inmenso cielo claro y azul, con nubes surrealistas suaves y lisas, finas, apenas muy marcadas.
    La arena es de un marrón suave, claro, anaranjado y casi cercano al color de una piel mulata. La escalera no va a ningún sitio, o quizá si pero no puedo saberlo a menos que la suba. Está a la derecha, lejana y es gris y metálica.
    Veo flores si camino y miro mis pies cruzándose con ellas. Hay grandes y hay pequeñas, pero son de colores apagados y los tallos y hojas parecen muertos.Sobre todo veo cerca la flor más grande del mundo, la que llaman bunga bangkai, que desprende hedor, como a carne podrida.
    El caballo es blanco con manchas marrones y está a la izquierda, removiendo la arena con la pata delantera derecha y moviendo la cabeza tranquilamente. Su crin es blanca y el viento mece su cabellera y su pelaje, tiene el pelo bastante largo, como un caballo islandés.
    Es salvaje, libre y salvaje. La tormenta se acerca con estruendos pero no parece que vaya a ser destructiva, más bien viene con aspecto fresco, renovador. Huele a humedad y es agradble, se acerca oscureciendo el cielo de un fuerte azul añil. Se oyen gotas impactando en la escalera según me acerco, y el caballo sigue estático
    sin molestarse demasiado, le gusta la lluvia y no se asusta con los truenos. Las flores se mojan y el hedor desaparece un momento, la humedad se hace más notable. Yo caminaba a ratos, otros me quedaba quieta. Veia cada elemento según lo describía y miraba mis pies al caminar, de vez en cuando extendía los brazos y veía mis manos, tengo
    la piel morena y las uñas azules, pero del azul de la tormenta. Me dirigía hacia el caballo cuando lo describía, quería acariciarlo, y cuando vino la lluvia miré hacia arriba y dejé que empapara todo mi cuerpo. En ningún momento hay interacción entre los elementos, es más bien una situación surrealista y por supuesto onírica.

    Bosque

    El bosque es muy tupido, al menos donde yo me encuentro. Estoy en un cruce de caminos rodeada de árboles altísimos que huelen a humedad. No sé describir la estación, no la veo clara. Sigo el sendero hacia delante, es tierra húmeda casi barro, con alguna piedra pequeñita. Es una cabaña, parece que de alguien muy hogareño/a, con aspecto místico.
    Hay una puerta a un lateral junto a unas escaleras que llevan a una caseta sobre un árbol. Me ha costado encontrarla, la he rodeado. Dentro hay muchísimas cosas. La cama al fondo bajo la ventana, con plantas enredaderas que suben por las paredes y cuelgan del techo. Hay muchas estanterías plagadas de libros, sobre alquimia, medicina natural, animales, setas…
    Hay una mesa con diversas piedras preciosas y botellas con la forma típica de poción. Hay elementos recogidos del bosque, garras de animales, colmillos, pelajes, ramas, algunas plantas, alas de mariposa…
    Las escaleras están a la izquierda junto a la mesa, en el desván hay más estanterías con libros y cofres, todo bastante desordenado. Al sótano se accede por fuera, y allí encuentro estanterías con vinos, barriles, huele a humedad y a hongos. El puente es de madera, muy rudimentario, con tablas y cuerdas. El muro es de piedra y parece estar en ruinas.
    Al otro lado veo un lago con peces de colores saltando. Hay muchas flores y setas, mariposas, escarabajos. Veo seres místicos, muy ‘de cuento’ algo así como ninfas, jugando en el agua y pequeños duendes correteando entre las plantas. A lo lejos veo montes y por el cielo sobre mi cabeza vuelan aguiluchos y cuervos.

  17. Guou! esto parece muy interesante y divertido 😀 Aquí va lo mío.
    Tu desierto
    *Imagínate un desierto. Describe todo aquello que te venga a la mente:
    *¿Cómo es el cielo? ¿Hay dunas? ¿Cómo son? ¿De qué color es la arena?: Desierto. Mucha arena por todos lados, unas pocas dunas no muy altas. No hay mucho viento, y aunque hay mucho sol no hace tanto calor (raro para desierto me salió). Veo una lagartija escabullirse entre la arena. No veo mucha vegetación. La arena es un amarillo claro pastel, no sé si me explico. El cielo es de color celeste claro también, con algunas nubes blancas largas y difuminadas. Sopla una leve brisa.
    *Imagínate una escalera. ¿Cómo es? ¿En qué parte de tu desierto está?: Una escalera en caracol. No veo su final ni hacia donde se dirige. Está delante de mí, pero no justo en frente sino a media cuadra de distancia. Es marrón, y parece de metal.
    *Imagínate unas flores. ¿Cómo son? ¿Dónde crecen?: Rosas y con los pétalos carnosos. En un lugar entre donde yo estoy parada y la escalera, a la izquierda.
    *Imagínate un caballo. ¿Dónde se encuentra? ¿Cómo es?: ¿Qué demonios hace un caballo en mi desierto? jajaja, bueno, bienvenido sea. Tiene la montura puesta, que tiene muchos colores, rojo y dorado, y tiene muchos detalles. El caballo es marrón oscuro y tiene una mancha blanca en la cabeza, entre los ojos. Parece muy saludable.
    *Ahora ves que a lo lejos viene una tormenta. ¿Cómo es? ¿Cómo evoluciona?¿A qué huele? ¿Cómo interactúa con el resto de los elementos?: ¡¡Tormenta!! me he imaginado un remolino viniendo hacia mí, un tornado de arena. Se dirige hacia la escalera. No es tan grande, es un poco más grande que el diámetro de la escalera. Pienso que se va a llevar la flor, arrancada. Hora de agarrar el caballo y salir pitando de aquí hacia unas rocas detrás de mí para resguardarme. Huele a tierra y no es muy sano respirar porque los pulmones se te llenan de arena. Por suerte tengo un pañuelo para cubrirme la cara.
    *Mientras has descrito tu desierto… ¿dónde te encontrabas tú? ¿Qué te ha pasado a ti durante la tormenta?: Mi desierto no tenía un principio ni un final, yo estaba parada allí y de pronto fueron apareciendo los otros elementos. Sin embargo no me sentía ni angustiada ni nada, sino que sentía que sabía lo que hacía. Hemos resistido la tormenta, el fuerte viento y la arena con el caballo, entre unas rocas que convenientemente estaban detrás nuestro y a las que hemos llegado galopando (lo que es un poco difícil en el desierto por la arena). Finalmente ha llegado la calma.
    *Es importante que describas cómo afectan cada uno de los elementos a tu desierto, cómo interactúan los elementos entre sí, si es que lo hacen… Ya lo sabes, cuántos más detalles, más información.: Los elementos aparecieron en el desierto sin un por qué. A la flor la sentía un poco fuera de lugar, a la escalera no tanto. El caballo al final fue el que más compañero fue. Seguramente de seguir pensando mi desierto, la escalera hubiese terminado en torre. Y de seguir desarrollándolo le hubiera puesto más vegetación.

    Tu bosque
    *Imagínate un bosque. ¿De qué color son los árboles? ¿En qué estación se encuentra?:
    En otoño. Hay hojas secas por todo el suelo, y está húmedo. Los árboles son altos, con el tronco de color marrón oscuro, salvo donde tienen la corteza desprendida, que es más claro. Y las hojas del suelo son de varios colores, mientras que en las copas quedan algunas verdes oscuras y otras, de otros árboles, más claras. Es frondoso, y la luz del sol entra por algunos resquicios.
    *De pronto, te encuentras un sendero. Síguelo.
    Es un sendero que serpentea entre los árboles y es simplemente un camino por donde no hay tantas hojas caídas.
    *Descríbelo. El sendero llega a una casa. Descríbela.
    La casa es de ladrillos a la vista, circular, techo de una especie de paja oscura. Chimenea humeante. Hay una ventana y una puerta. No es muy grande. tiene una especie de galería alrededor y una escalera que sube hasta la puerta, que tiene una ventana de 4 cuadrados de vidrio, detrás de las cuales hay unas cortinas de color rosa con puntos blancos y un cartel que dice “bienvenidos”.
    *Buscas una puerta por la que entrar. ¿Por dónde entras? ¿Te ha costado encontrar una entrada?
    Bueno, en el frente de la casa. Golpeo la puerta y agarro el picaporte, lo giro y entro.
    *Una vez dentro, describe aquellos elementos que se encuentren en el interior.
    Hay un sillón a mi derecha, mullido y con una tela alegre, una mesita chica a mi izquierda sobre la cual hay un florero con flores coloridas. Hay una puerta a mi izquierda que parece ir a la cocina. El piso es de palett o como quiera que se diga. Hay un reloj cucú en una de las paredes.
    *Hay unas escaleras que suben a un desván. Sube y describe. Una vez recorrido el desván, baja hasta el sótano. Descríbelo.
    El desván es una habitación pequeña, y el techo tiene la forma de a dos aguas, por lo que los costados son más bajos que el medio. Hay un gran cofre que parece lleno de cosas, otros artilugios viejos, ropa vieja también. Todo ordenado como para un costado, de modo que se puede caminar y ver las cosas. Es medio oscuro, pero tiene una ventana en una de las paredes. Vuelvo a bajar las escaleras, y al costado de ellas hay una puerta. La abro y una escalera baja al sótano. Bajo. El sótano es más grande. Tiene unas mesas a los costados y unos focos colgando del techo. Es como más pulcro que el desván, más acomodado. Hay frascos con herramientas, tornillos, clavos, etc, en unas bibliotecas, y también hay latas de conservas y cosas así en otra. La mesa parece una mesa de trabajo. No hay ventanas, el piso es de mosaicos.
    *Sal de la casa. El sendero continua. Lo sigues y te encuentras un río. Pasas sobre un puente. ¿Cómo es? Describe.
    El río es de agua clara, como transparente, y tiene un caudal importante y veloz. El puente es una especie de arco con una baranda, bastante firme. Paso por el puente y algunas maderas resuenan, pero no parece que se vaya a romper.
    *Al otro lado del puente, te encuentras un muro. ¿Cómo es?
    Oh, un muro. Es como medio metro más alto que yo, de ladrillos y pintado con varios colores más bien pastel. Se extiende hacia los costados indefinidamente, perdiéndose en el bosque.
    *¿Puedes asomarte de algún modo al otro lado? Describe lo que ves.
    Sí, parada sobre un tronco suelto y haciendo fuerza con los brazos puedo alcanzar a asomarme y subirme al muro. Al otro lado veo un pueblo en una pradera (como un gran claro del bosque) con casitas a dos aguas y chimeneas. Veo también una especie de mercado, con sus tiendas. A pesar de parecer un pueblo tranquilo, también parece muy activo, muy vivo.

    Gracias!! amo esta revista!! 😀

  18. Tu desierto
    ¿Cómo es el cielo? – De un azul intenso, brillante y despejado
    ¿Hay dunas? – Sí ¿Cómo son? -Son enormes y alargadas, varios km, parece que no tuviera fin ¿De qué color es la arena? – De naranja-amarillento
    Imagínate una escalera. ¿Cómo es? – Blanca, larga sin barandillas y parece que fuera hecha de mármol ¿En qué parte de tu desierto está? – En el medio de éste. Enfrente de muchas dunas.
    Imagínate unas flores. ¿Cómo son? -Violetas, rojas, negras, de varios colores. Son pequeñas. Algunas recuerdan a las rosas pero otras parecen jazmines¿Dónde crecen? – En los escalones de la escalera. Aunque encuentro muchas en mi mano, como si ya hubieran aparecido ahí.
    Imagínate un caballo. ¿Dónde se encuentra? Lo veo llegando desde la parte trasera de las escaleras, justo surcando una de las dunas ¿Cómo es? – Es precioso, es una mezcla de entre negro y blanco. De pelo brillante, aunque no sé si es sedoso. Lo veo pero no lo llego a tocar. Tiene una crill fuerte y alargada. Paso firme. Parece uno de los típicos caballos árabes pura sangre. Tiene una mancha negra justo en la parte de abajo, en su estómago. Y otra mancha en el ojo.
    Ahora ves que a lo lejos viene una tormenta. ¿Cómo es? Es una tormenta de arena es fuerte, impetuosa, arrasadora ¿Cómo evoluciona? -Va avanzando miles de metros y tapa con una nube todo. No sé qué pasa. ¿A qué huele?.-No lo sé, no huelo a nada ¿Cómo interactúa con el resto de los elementos? -Los tapa con una nube de arena enterrándolos por completo. Ya no encuentro el caballo ni las escaleras. Aunque aún la tormenta no ha llegado a donde yo estoy. Veo que va a avanzando como una apisonadora la gran tormenta hacia mí, pero no llega aunque esté taaaaaaaan cerca.
    Mientras has descrito tu desierto… ¿dónde te encontrabas tú? -Justo en el medio del desierto, no sé donde estoy exactamente ya que sólo veo arena y más arena. Nada más. Estoy como «encajada» entre dos grandes dunas. ¿Qué te ha pasado a ti durante la tormenta? -Parecía que iba a estar dentro de ella, e incluso en un momento sentí como si estuviera en ella y todo se viera de color arena y partículas se adherían a mí, pero después vuelvo a verme lejos de la tormenta y en una distancia prudente. Lo que si llego a percibir perfectamente, como si estuvera a mi lado, es del ruido que emite. Como el típico del viento que corre, ese insaciable…»fuuuuuuuuuuuuuuuuuuu».

    Tu bosque
    ¿De qué color son los árboles? – Grandes con troncos enormes y raíces sobresalidas. Copas muy alejadas del suelo, y de color intenso verdoso. ¿En qué estación se encuentra? – En verano, hace calor y se ve a través de las hojas el sol rayando.
    De pronto, te encuentras un sendero. Síguelo. Descríbelo: -Es un camino de rocas apiladas de diferentes litologías, unas contra otras, como en las antiguas calzadas romanas. Es muy largo. Está cubierto en sus extremos por hojas caídas y también yerbajos. Caminar sobre él es un poco incómodo, sobretodo por el hecho de que hace un poco de daño en las suelas de las chanclas que llevo.
    El sendero llega a una casa. Descríbela: -Es una enorme casa de madera. Es de color ocre, como el de madera envejecida.Tiene también un techo de madera y un montón de ventanas pequeñas. Tiene una entrada, donde se encuentra un pequeño recibidor. Hay una mesita, supongo que será para esos días que hace buen tiempo y te apetece comer fuera de la casa.
    Buscas una puerta por la que entrar. ¿Por dónde entras?-Aparte de la puerta delantera, hay una puerta trasera. Decido entrar por la puerta delantera. ¿Te ha costado encontrar una entrada? -No.
    Una vez dentro, describe aquellos elementos que se encuentren en el interior: -Está todo muy oscuro, parece que la casa fuera abandonada o que sólo utilizaran en verano o vacaciones, porque tiene todos sus objetos tapados con una sábana. Tiene un montón de cuadros. Son pinturas rupestres mezcladas con cuadros abstractos.
    Nada más pasar la entrada se encuentra con una enorme sala. Parece que tuviera un piano. Pasando ésta, se encuentra con una cocina. Muy al estilo antiguo. Tiene un horno de piedra (lo cual es curioso) una mesa en todo el centro, donde hay sillas. Debajo de la mesa hay como unos estantes donde hay comida. En las paredes de la cocina se ven un montón de utensilios, todos de menaje. Hay varios rodillos de diferentes tamaños. También hay plantas aromáticas: albahaca, tomillo, etc. Tiene dos ventadas. Aunque a diferencia de las demás, no son de cristales sino de madera. Y la puerta que da a la parte de atrás. Las ventanas no se abren pero la puerta sí. Tiene una cerradura en la parte de arriba para abrir solo una parte de la puerta y después otra para abrirla entera. Justo al lado de una nevera grande pero antigua, aunque parece que funciona muy bien hay una puerta. Ésta lleva a una especie de biblioteca, es enorme. Tal parece que hubiera muchos libros, todos llenos de polvo pero pareciese reciente. Hay muchas obras pero muchas y sobretodo también hay esculturas. Los estantes no son tan altos ya que encima de ellos hay cuadros. No sé de qué son. Hay una enorme ventana que comunica con la parte de atrás. Veo perfectamente el bosque. No sabía que la casa estaba como en una colina hasta que ví esa ventana. Todo el frondoso bosque. Salgo de esa habitación.
    Hay unas escaleras que suben a un desván. Sube y describe: Las escaleras están un poco roñosas, emiten sonido cuando andas por ellas. El desván está oscuro, intento buscar la luz pero me es casi imposible encontrar. Está todo lleno de polvo. Veo un maniquí al fondo, como en las películas. Y las pequeñas ventanas parece recubiertas de periódicos. Hay muchas cajas y una bicicleta. Al fondo veo una cama con un sábana encima. Una mesa de noche y una lámpara. No funciona.
    Una vez recorrido el desván, baja hasta el sótano. Descríbelo: Es un típico desván la verdad, hay muchas herramientas y esculturas raras que parece hechas como de metal(? Después hay un montón de bicis desmontadas y pelotas en una caja.
    Sal de la casa. El sendero continua. Lo sigues y te encuentras un río. Pasas sobre un puente. ¿Cómo es?- Es muy parecido a la estructura del camino. Piedras apiladas unas contra otras, formando un semicírculo que pasa el río. Toco la textura del puente y está recubierto como de liquenes o de musgos. Huele a humedad. También es complicado caminar sobre él pero parece muy firme. Parece relativamente pequeño, aunque sólo estoy en la entrada. Está construido para esta parte del tramo del río alto. Se ve la potencia del río que erosiona las rocas y formándolas más angulosas. Es clara y limpia el agua. A lo lejos pareciese que se encontrara una cascada o algo.
    Al otro lado del puente, te encuentras un muro. ¿Cómo es? – ¿Un muro? Cuando cruzo, lo veo. Es como si marcara el final del bosque. Como si lo delimitara. Es un extenso apilamiento de piedras longitudinal, es grande tanto de largo como de ancho. Tiene en su mayoría un color como marronado-grisáceo. Es bastante duro y parece que llevara muchos y muchos años allá. El viento a hecho que sea suave al tacto.
    ¿Puedes asomarte de algún modo al otro lado? Me cuesta subir por que es muy alto pero como está hecho de piedras encuentro buenos puntos de apoyo. Pongo mis piernas y mis manos y con esfuerzo subo. Cuando llego al final me doy cuenta que estaba en lo cierto, era bastante gordo el muro. Me siento, poniéndome cómoda. Al otro lado veo una enorme pradera, muuuy extensa. Con pocas flores. Sopla mucho el viento y las hierbas que crecen con un poco más de altura lo hacen en dirección a la dirección del viento. Hay rocas grandes por ahí sueltas, como de la nada, si la vista no me falla tienen pequeños huequitos, es muy interesante y bonito. Parece como el principio de un queso cheedar. Más allá, veo el mar, azul intenso y en calma. Siento como si hubiera una acantilado nada más terminar la pradera, ya que escucho el fuerte golpeteo de las olas contra la firme roca. Intento bajar por el muro. Lo consigo a duras penas. Intento caminar por la pradera y veo que está húmedo todo. Parece que ha llovido hace poco. Me acerco a una de las rocas y, efectivamente, mis ojos por una vez no me han fallado por que veo pequeños agujeros en la redonda y gran roca que ahí de encuentra. Como si fueran cojines que fueron mordidos por pequeños ratoncitos glotones.
    sigo caminando y veo las flores, más o menos altas, en dirección este-oeste, casi acostadas. Da que pensar que ahí suele soplar bastante el viento. Cuando llego al final, veo un enorme acantilado y el mar abajo. Las rocas golpean con fuerza. Hay rocas caídas en el fondo, de derrumbamientos debido a la continua erosión del mar por parte del acantilado. Veo pájaros en el muro del acantilado. Veo sus nidos como aprovechando los huecos vacíos que puedan quedar en la roca. Son de color negro y colas largas. Son muy lindos. Me agacho para mirar mejor el paisaje y decido acostarme. No siento vértigo ni nada por el estilo. Me gusta. Escucho el rugido del mar y el viento. La calma.

  19. Grácias. Aquí viene mi desierto.

    És pequeño, no muy grande. Tiene dos dunas no muy altas,peró sí anchas, a una cada lado. El cielo es azul. cómo pastel. La escalera de caracol surge de entre las aguas que hay en medio de las dunas creando una laguna preciosa con una palmera gigante llena de cocos. La laguna, está llena de flores de colores, redondas, en las orillas y en medio de élla. La escalera es de madera con el apoya brazos de color negro.
    El caballo se encuentra arriba de la duna de la derecha (aunque había pensado ponerlo al lado de la palmera.).És majestuso, pues tiene una pata al frente, de carácter muy bueno, color beix con la crín blanca. Los ojos bien abiertos y una sonrisa en el rostro. Mira hacía la laguna.
    Me ha coistado mucho ver la tormenta peró al quererla ver he visto que empezaba pequeñita, iba cogiendo fuerza peró no mucha y pasaba desapercibida entre los elementos de dibujo. Cómo si fuera un simple revolotear de la arena con el viento.

    Estaba sentada en la misma silla del escritorio en la que estoy ahora, mirando en la pantalla del ordenador las preguntas, dibujando al mismo tiempo que contestaba pregunta por pregunta en un papel para así después, escribirte. Pues mi memória visual siempre ha sido más buena 😉

    Mi bosque, es un bosque salvaje en cuanto a árboles y animales se refiere. És muy grande peró un poco húmedo. Se ven animales por todas partes y flores de todos los colores y aspectos. Parece que sea primavera, pues todo está super lindo y la luz entra entre los árboles reflejando cada paso. De repente un caminito de tierra simple y tranquilo, decido seguirlo y encuentro una casita no muy grande, con los muros de piedra y recubiertos de barro. El techo hecho de bambú y paja y no hay puerta, sólo un hueco en el muro que hace de ella. Dentro de la casa, se encuentra el fuego abierto, una cama grande que a su vez hace de sofa. En el suelo, delante del fuego, hay una bandeja con té y cuatro cojines alrededor.
    Subiendo las escaleras al desván hay un espejo, cajas llenas de ropa y un osito de peluche de cuando era pequeña. En el sótano, hay una alfombra gigante y de colores que cubre el suelo. La luz entra por la ventana que hay enfrente de la puerta de entrada e ilumina la alfombra. En él se siente tranquilidad y paz.

    Cuando decido salir de la casa encuentro un río de agua cristalina, fría y buena que hace algunos «gorgs» dónde poder descansar y pasar el rato. En él, más adelante hay un puente precioso, pequeño y de piedras claras però grandes. Cruzo el puente y veo un muro hecho de tablones de madera, però al observar má allá sólo veo un campo de hierba verde.

    Grácias una vez más, esperó tu respuesta! Un abrazo y un saludo!

    Elia

  20. Mi desierto:
    El cielo es entre azul y anaranjado porque está amaneciendo, así que todavía no hace mucho calor, hay un brisa fresca muy agradable pero no demasiado fría (hace más calor que frío pero es un calor agradable). Las dunas son enormes y de arena dorada. En medio del desierto está una escalera como la que aparece en los dibujos de Escher (no sé si lo conocerás, es un artista que pinta escaleras imposibles que se enlazan entre sí y no se sabe si suben o bajan). Solo hay tres flores, son moradas en forma de campana, pequeñas, y crecen juntas al pie de una de las dunas, parecen muy delicadas. A lo lejos se ve un caballo galopando con las crines al viento, es de color caoba y tiene un pequeño rombo blanco en la frente. Hay un tornado enorme gris oscuro que se acerca rápido y hace que el cielo se vuelva de color gris sucio. Arrastra la arena y arranca las delicadas flores, el caballo trata de huir y la escalera no se mueve pero se cubre de arena. Yo no me encuentro físicamente en el desierto, estoy como omnipresente y mi perspectiva es desde arriba, como si estuviera en el cielo. No temo por el tornado porque no estoy físicamente ahí, pero veo cómo el precioso desierto queda destruido y me siento triste.

    Mi bosque:
    Hay unos árboles enormes y muy frondosos de copas grandes y redondas, color verde oscuro. Supongo que es primavera porque todo está muy frondoso y de color verde oscuro (lo cual no me gusta mucho porque está un poco sombrío y fresco, no hace calor) pero no hay muchas flores, solo unas pocas en el suelo, grandes y de color blanco. El sendero es de tierra marrón y no está muy bien delimitado. Llego a una casita pequeña con las paredes de color blanco, el tejado marrón y una puerta hecha con troncos de madera marrón. Entro por esa puerta porque no está cerrada con llave. El suelo es de madera rústica y no hay muchas cosas dentro, solo un aparador de madera y encima un jarrón morado con algunas flores blancas, no muy grandes. Hay una escalera de caracol también de madera que sube al desván. El desván tiene una amplia ventana y por ella entra el sol, así que no es sombrío. Está vacío, solo tiene la ventana (que no tiene cristal, se abre con dos puertecitas de madera que están abiertas), el suelo de madera y el techo es de madera y se corresponde a la parte interior de un tejado a dos aguas. Bajo la escalera de caracol al piso de abajo y abro una trampilla de madera que me lleva a unas escaleras normales, no de caracol, de piedra. Las bajo y llego al sótano. Es todo de piedra y hace frío. No hay nada dentro, solo algunas telarañas. Vuelvo a subir y salgo de la casa cerrando la puerta. Continúo por el sendero y llego a un pequeño río sin mucha agua que seguramente se podría cruzar sin puente, pero hay un puente arqueado de ladrillo rojo. Aunque no hace falta, decido cruzar por el puente porque me acuerdo de los cuentos para niños donde en el río hay un monstruo esperando y no me lo quiero cruzar. Al otro lado del río ya no hay un bosque, hay un descampado: hay hierba muy baja de color verde claro y trozos sin hierba, de tierra. En medio del descampado hay un pequeño muro de ladrillo marrón, parece viejo. No es muy alto pero lo suficiente para no ver más allá. Pero como es muy corto (unos 2 metros), para ver lo que hay al otro lado solo hace falta rodearlo. Al otro lado hay más descampado, que continúa hasta donde alcanza la vista.

  21. Desierto.
    El cielo está sin nubes. No hay dunas. La arena es marrón. La escalera es de madera, larga y está cerca de. Las flores son muy pequeñas y abundantes, moradas y rosadas, crecen al centro del desierto. El cabello se encuentra de pie, cerca de las flores, es negro.
    La tormenta es débil y no agarra fuerza a medida que avanza, huele a tierra mojada, la tormenta mece las flores, no mueve la escalera y es como una leve brisa para el caballo.
    Yo estoy frente a todo, viendo el desierto, con la tormenta no pasó nada, solo sentí la sensación de viento agradable y fresco.

    Bosque:
    Los árboles son de un verde muy intenso y casi oscuro, están en invierno, así que hay niebla en las copas de los árboles.
    El sendero tiene algunos arbustos de un verde más claro, de ese verde de las plantas que están en desarrollo.
    La casa es de madera, pequeña, pero invita a ser habitada. La puerta está justo al frente, no me ha costado entrar. Dentro de la casa hay pocos muebles, una iluminación acogedora que hace sentir muy cálido.
    En el desván hay algunas cajas con objetos dentro, pero no son muchos, casi todo el lugar está vacío y también tiene una bonita iluminación natural.
    Para llegar al sótano hay que bajar las escales, son cortas y hacen un poco de ruido al pisar cada escalón. Es un lugar silencioso, podría ser un lugar de oficina, para concentrarse.
    El puente es pequeño, de madera, no muy largo.
    El muro es blanco, es como un cuadrado, no se extiende mucho. Si doy un par de pasos a un lado puedo ver al otro lado del muro, sigue un sendero con más árboles.

  22. Mi desierto:
    La arena es amarilla, casi blanca. El cielo es celeste, inmenso, sin ninguna nube. No hace calor, ni viento, casi no hay dunas. El terreno es muy liso.
    La escalera es de piedra, de color rojo. Está en mitad del desierto, nace de la arena misma y se pierde en el cielo. No se vé donde termina.
    Las flores están cerca de la escalera, a un lado, pero no la tocan. Son flores moradas, de botón amarillo. Han crecido como en un arbusto y no tienen hojas verdes apenas.
    La tormenta huele a agua, pero tiene forma de torbellino, se ve de lejos, pero casi no se acerca. Ni la arena se mueve.
    Yo estaba frente a las escaleras, a unos metros. La tormenta, aunque se ha acercado un poco, está aún muy lejos. Yo estoy tranquila, observando.

    Mi bosque
    Es muy frondoso. De árboles de copas altas y tupidas, que tapan el cielo. Las hojas son medianas, de color verde oscuro. Los troncos son muy gruesos. No es ninguna estación en particular, los árboles son de hoja perenne.
    El sendero es de arena fina, está bastante allanado. Es muy fácil de seguir. La casa es de piedra, de dos pisos, pero aún así es bajita. El tejado es de un material muy claro.
    La puerta es de madera y no está cerrada. La abro y el interior es muy sencillo. Todo está hecho de madera. Hay una mesa frente a una chimenea con un caldero en el fuego. Una cama pequeña a un lado. Huele a limpio. Hay algunas sillas.
    En el desván hay otra cama, debajo de una claraboya. Hay algunos libros en el suelo.
    El sótano es oscuro y fresco. Hay algunos toneles, no sé si de vino o de agua.
    El puente sobre el río es de piedra, antiguo, pero está cuidado. El muro al que llego es gris, tiene hierbas y flores trepando por él. Es un muro bajo y puedo ver lo que hay detrás con solo ponerme de puntillas. Hay un prado lleno de flores y pájaros, es precioso.

    Gracias!! 🙂

    • ¡Me has dejado alucinada! Me comentas cosas de las que no me había dado cuenta y que ahora no puedo creer que no viese!!! Unas las tengo que arreglar 🙂 y otras que continuar y fomentar 😀

      Muchas gracias!

    • Un placer preciosa.

      Me alegro mucho de que te sirva.

      Muchos besos!!

  23. Mi desierto

    Es extenso, muy amplio. El horizonte es dividido por la arena y el cielo. No hay dunas, aunque el desierto parece que esté cuesta arriba. El cielo es azul claro, hace sol aunque no lo vea. La arena es gruesa con un tono rojizo.
    La escalera tiene forma de caracol, es blanca inmaculada y está situada en la parte izquierda del desierto, no veo dónde termina.
    Las flores son blancas, son flores de loto y están en mis manos.
    El caballo está a mi lado, a mi derecha. Es negro y vigoroso, con un pelazo brillante y largo. Parece amigable.
    Observo que a lo lejos el cielo empieza a encapotarse, veo una mancha negra, rayos y truenos, huele a lluvia. Con el primer estruendo, se me caen las flores de las manos y el caballo huye rápidamente, dejando una estela de arena a su paso.

    Mi bosque

    Los troncos de los árboles son blancos y finos, y las hojas son de un color verde vivo, supongo que es primavera. Estoy rodeada de árboles, no veo el cielo aunque hay bastante luz. Al desviar la mirada de los troncos de los árboles, he visto un sendero, a unos 10m de donde estoy. No parece que haya sido muy transitado; hay zarzas y ortigas. Sigo adelante. Veo una caseta de madera oscura, es muy vieja y está abandonada. Las ventanas están rotas, al igual que la puerta (que es azul, aunque la pintura se esté descascarillando). Está abierta.
    Todo está muy oscuro y polvoriento, huele a polvo mojado. En frente hay una ventana, una mesa alargada de madera y cuatro sillas rotas de madera alrededor de la misma. Sobre la mesa platos rotos y cubiertos llenos de polvo. Más vajilla en el suelo. Parece que nadie hubiera estado ahí en siglos.
    En la parte izquierda observo unas escaleras de madera medio podridas, no parecen muy seguras. Subo al desván. Todo está muy oscuro, hay muchas telarañas, polvo, jaulas de pájaros, periódicos viejos, un sillón y un baúl viejos. Huele rancio. Hay una ventana. Se ha hecho de noche.
    Bajo al sótano por una trampilla de madera, no hay luz. El suelo es de barro. Hay una cuerda en el suelo y botellas viejas con líquidos varios. Estoy inquieta.
    Salgo de la casa, (otra vez es de día, aunque no hay tanta luz como al principio). Sigo adelante, percibo el sonido del río, lo veo, es muy estrecho. Cruzo el río por encima de un tronco viejo, no es el mismo tipo de árbol que los que hay en el bosque, éste es oscuro y grande. El puente parece estable. Lo cruzo.
    Me encuentro con un muro alto de ladrillos amarillos, forrado de follaje y espinos. Tomo carrerilla, salto, me cuelgo del muro, me lleno de espinas, oteo la zona.
    Es una selva inmensa, está llena de vegetación verde oscura, no llego a ver dónde termina. El paisaje me comprime el estómago.

  24. Mi desierto
    El cielo es azul muy claro, y hay alguna nube finísima. Hay dunas en mi desierto, no muy altas, están a la derecha. La arena es fina y de color miel, marrón muy claro, y la levanta el viento, y la lleva hacia las dunas.
    La escalera es blanca, con muchísimos escalones y no muy ancha. Las flores crecen alrededor de la escalera. Forman parte de una enredadera preciosa y muy verde. Cubren algunos escalones y para subir por la escalera hay que ir como haciendo zigzag, para no pisar la enredadera.
    La escalera está en el centro del desierto. Y yo estoy delante del primer escalón, abajo. El caballo es blanco con manchas negras y está arriba de la duna. Tiene la pata delantera subida y está parado.
    La tormenta viene por la izquierda, se vuelve todo oscuro y frío. El viento no me deja ver con claridad. Huele a arena mojada, a humedad. El caballo se ha ido.
    Yo me he quedado mirando la tormenta y he subido las escaleras corriendo.

    Mi bosque
    Es un bosque de árboles muy altos, con troncos estrechos. Es verano y las hojas son abundantes y verdes, muy verdes. El sendero es estrecho también, está cubierto por una capa de fina hojas secas y alguna piedra. La casa es blanca, de un solo piso, con un tejado marrón y una puerta grande de madera. Tiene ventanas de madera también. Se ve bastante antigua. La pintura de la pared está un poco deshecha por la humedad de las plantas y enredaderas que suben por su fachada.
    El sendero termina en la puerta principal de la casa, voy directa a ella. Hay una chimene, las paredes son de ladrillo y el suelo es gris. El techo me llama la atención porque es bastante bajo. Las escaleras son pequeñas y muy estrechas. Siento que por ahí no podrían subir dos personas a la vez. Subo cogiéndome a una barandilla de metal. La puerta del desván es azul. No se abre bien pero lo consigue empujándola un par de veces. Arriba hay cajas y baúles. Sorprendentemente no hay polvo. Desde una ventana redonda, que está abierta y tiene una telaraña, se ve el bosque y el sendero.
    Bajo por las escaleras y voy al sótano por un pasillo muy estrecho. El sótano tiene la misma luz que el desván, porque entre por unas pequeñas ventanas situadas casi en el techo. Huele a humedad y casi no hay muebles. Unas cuantas sillas y una mesa pequeña y redonda sólo.
    Sigo el camino, el sol me da de frente. Paso un puente de piedra, muy corto y muy bonito, sobre un riachuelo lleno de piedras grandes y mucha hierba alrededor. El muro es alto, de piedra también. A un lado del muro, sigue el bosque y yo pensaba que también seguiría detrás, pero intento escalarlo y descubro que detrás está el mar. Y no hay nadie en la playa.

    • Muchísimas gracias!!! Creo que me he dado cuenta de algunas cosas… por muy mínimas que sean. Vamos a ver si consigo solucionarlas jaja

      Por cierto, mis sinceras felicidades por la web y por el proyecto en general. Lo descubrí hace poco y me gusta muchísimo. Seguid así! 🙂

  25. El desierto es silenciosos, con una brisa cálida que acaricia mi rostro, hay un olor a mar suave y dulce. El cielo esta claro, de un azul intenso, sin apenas nubes, hay mucha claridad y me siento muy agusto. Las dunas se ven a lo lejos, haciendo formas diversas, mostrando un paisaje espectacular. La arena es muy clarita, vainilla claro, es suave y de textura fina. La escalera es de madera vieja y oscura, está tumbada en la arena a mi derecha, a pocos metros de mi. No es larga, es pequeñita. Las flores son violetas y amapolas rojas, hay muchas, crecen a la derecha un `poco lejos de mi, pero me llega su olor, quiero ir allí. El caballo está en linea recta a mi, es marrón claro, con el pelo rubo y los ojos llenos de serenidad, le brilla mucho el pelo y se muestra muy tranquilo . La tormetnta se ve a lo lejos, puedo ver los rayos en el cielo y escuchar los truenos, es salvaje y un espectáculo visual. Huele a lluvia y me agrada, el caballo se asusta y se aleja, la escalera se moja y las flores tienen mucho movimiento. La tormenta deja un aire huracanado, es desagradable, me estoy mojando y tengo frío.

    Los árboles son pinos altos, pordonde entra la luz creando contrastes bonitos de luces y sombras, es primavera y huele muy bien. El sendero es estrecho, con el camino de tierra seca, lo sigo y me lleva a una bonita playa pequeña. En la playa hay una casita de piedra antigua. La puerta es de madera grande, fácil de encontrar, tiene un timbre, llamo y me abre una anciana con el pelo cano muy bondadosa y sonriente. Dentro de la casa hay una lumbre donde esta cocinando alubias con chorizo, huele muy bien, es muy confortable estar alli. La anciana me ofrece comer, huele que alimenta. El desván es frío y oscuro, tiene una ventana en el tejado no muy grande por donde entra algo de luz. Hay un sofá de cuadros, una vieja cama de madera, grande con unas sábanas blancas que invitan a echarse un ratito. El suelo cruje al andar, también hay unos jarrones de cerámica con diferentes flores amarillas y blancas. Huele a cerrado.
    El sótano no me gusta, hay una lavadora centrifugando y ropa tendida, está muy oscuro y tengo ganas de salirme del sótano.
    El puente es de piedra, no muy grande y de fácil acceso, las vistas desde alli son muy bellas, se escucha el sonido del río y es agradable, veo a los pequeños peces por el río. Me paro a contemplarlo, me gusta estar en lo alto, el sol me da en la cara, dandome energía y alegría.
    El muro es alto y estrecho de piedra clarita, quiero pasarlo, lo recorro hasta poder dejarlo atrás. Ya he pasado al otro lado, hay mucho cespe verde recién cortado, son camino marcado, se ve el cielo claro, la línea del horizonte y el campo verde.

    Gracias, me parece un ejercicio muy interesante. Un beso

  26. Desierto: totalmente llano sin dunas, amarillo terroso, al fondo el océano azul que se une en la línea del horizonte con el cielo de un tomo azul más claro. Los colores son brillantes por igual pero no deslumbran. Siento el sol y el calor pero no es agobiante, es más como un cálido abrazo que te envuelve. Da sensación de paz.
    Escalera: de caracol, hierro con formas. Muy larga. Está justo junto a mí.
    Flores: muchas flores de todos los tipos y colores muy brillantes. Están por todas partes desperdigadas y algunas junto a la escalera. Incluso algunas se suben como enredaderas por ella.
    Caballo: marrón, salvaje. Está corriendo por todo el desierto, lejos de donde yo estoy.
    Tormenta: nubarrones negros se acercan desde la costa. Rayos. Pero no da miedo, las flores y yo nos preparamos para refrescarnos con su lluvia, con el viento que trae. Huele a hierba mojada, a recuerdos. Tal como llega se marcha dejando todo nuevo y resplandeciente.
    Todo el tiempo he estado de pie en mitad del desierto observando, respirando, maravillándome con su belleza, mientras me apoyo con una mano en la escalera. No me veo como un personajes más fuera de mí sino que soy yo misma la que está. Las flores me saludan al mover sus cabezas con el viento que trae la tormenta. El caballo no se acerca, solo corre sin parar de un lado para otro en la distancia.
    ______________________________________________
    Bosque: es entre primavera y verano, todo muy muy verde y frondoso. Húmedo y luminoso pero a la par oscuro porque los altos árboles no dejan ver el sol apenas. Huele a musgo y a barro. Hay vida.
    Yo ya iba por un sendero desde el principio, es un camino que se ha hecho al pasar mucha gente por allí, embarrado y pedregoso, flanqueado por altos arboles.
    Casa: en un pequeño claro justo como si el camino te dirigiera a ella, esta la casa pequeña de piedra, de estilo como celta con tejado hecho con ramas lleno de musgo. La puerta está enfrente de mí. La chimenea emite un agradable olor a humo que llena la escena. La puerta está abierta. Un puchero en el fuego, una mesa de madera con un plato y una lámpara de aceite. Una cama, libros por todas partes. Detrás de la puerta encuentro una escalera de caracol que sube a un desván (y también baja al sótano). En el desván no hay nada, solo polvo, telarañas y animales salvajes, es un lugar olvidado. En el sótano hay una infinidad de trastos desordenados. Botes con etiquetas, papeles, lápices, más libros, velas, figurillas, parece un tesoro escondido pero también un poco abandonado.
    Rodeando la casa, por detrás continúa el camino. Llego al puente de piedra muy estable pero sin lujos. Tiene dos arcos, sin decoración. El rio pasa bravamente por debajo. Al otro lado, el puente termina en un muro de ladrillos, no muy alto. Fácilmente, apoyándote en el pasamanos del puente, puedes subir sobre ese muro y continuar el camino por el bosque igual de verde y hermoso que lo que dejas atrás.

    Muchas gracias!! Me ha encantado la publicación, pienso poner en práctica todo 🙂

  27. MI DESIERTO:
    – Mi desierto es amplísimo, de arena clara y brillante y dunas bajitas. Hace un día caluroso, casi sofocante y el cielo está despejado, sin una sola nube.
    – La escalera que veo sale de la parte derecha, es de piedra blanquecina y escalones grandes y compactos.
    – Al pie de la escalera nacen las flores, de color púrpura y grandes hojas verdes y alargadas
    – El caballo se acerca corriendo desde el horizonte, es castaño y fuerte. Un caballo precioso.
    – Al fondo, el cielo comienza a cubrirse de nubarrones oscuros que se arremolinan y forman la tormenta. Empieza a levantarse un viento frío, que mueve las flores y agita las crines y la cola del caballo. Empieza a llover intensamente y todos los elementos se mojan.

    MI BOSQUE:
    – El bosque que visualizo es frondoso, muy verde. Está poblado por enormes árboles milenarios que crecen y se expanden, formando un «techo de hojas» por encim de mi cabeza. A través de sus ramas se filtran unos pocos rayos de sol. Es primavera. El bosque es húmedo y muy vivo, se oyen cantos de pájaros y ruidos de animales.
    – La senda que sigo está en el centro, es un caminillo de tierra. La casa hasta la que me lleva es de piedra, con mucas ventanas y un pequeño huerto alrededor.
    – Entro por la puerta principal, está cerrada pero sin cerrojo.
    – La primera habitación que encuentro a la derecha del recibidor es la cocina. Una cocina amplia y acogedora, con largas encimeras y una mesa grande en el centro. Muebles de madera y olor a especias.
    – El desván, así como las escaleras que me conducen a él, son de madera. Hay muebles viejos apelotonados y polvo en el ambiente. Se cuela mucha luz por las ventanas del techo, hace calor.
    – El sótano, en cambio, es frío y húmedo. Hay algunas cajas amontonadas que guardan botellas de vino. Y telarañas.
    – El puente es pequeño y de madera y va a dar a un muro de piedra grisácea, lleno de musgo oscuro.
    – Al asomarme al muro puedo ver un enorme campo lleno de hierbas salvajes y al fondo unos árboles.

  28. DESIERTO: Lugar tranquilo con paz i serenidad un lugar para una meditación perfecta. Cielo azul sin nubes, dunas mires donde mires, unas mas altas otras mas bajas, el sol las tiñe de un color distinto a cada una. Una brisa suave que acaricia mi cuerpo i me lleva al fin del mundo, universo, mi propio interior…

    ESCALERA: Estrecha, larga i oscura, a vezes da miedo pero tengo una inquietud enorme en subirla i descubrir su final.

    FLORES: Flores blancas i de mas colores puras i llenas de amor. Su aroma me embriaga i me llena de vida, paz, alegría, felicidad…

    CABALLO: Caballo alto, grande i muy fuerte con un pelo muy brillante, de un color marrón intenso que en su totalidad que impone un gran respeto que me tira hacia atrás.

    TORMENTA: Tormenta lejana de muchas nubes grandes y de color gris oscuro, su avance es lento pero sabes que al llegar va a ser algo fuerte pero resistible. Los arboles i montañas se oscurecen junto a ella pero a la vez notas como lo limpia todo a su paso para dejarlo todo lleno de vida y fuerza para segur asta la próxima tormenta.

    DONDE ESTAVA YO: En el desierto yo estaba sentada en una llanura en medio de las dunas, estaba muy tranquila i relajada con una sensación de calma i dominio interior sintiendo el viento i mi propio yo.
    En cuanto a la escalera estaba solo en mi cabeza no en el desierto, solo la visualiza-va dentro de mi como un reto, las flores me trasladaron en un mundo de felicidad donde ya no me acordaba ni del desierto ni las escaleras, era como el paraíso o el cielo.
    El caballo de nuevo se metió en mi consciencia i me saco del cielo para llevarme en un sito donde solo estabamos el caballo y yo, nada mas al rededor simplemente el yo y el enorme respeto hi ha la vez miedo.
    La tormenta desvaneció el caballo y me mostró un paisaje verde pero con falta de alimento, la tormenta daba belleza al ver como se acercaba, savia que seria dura pasarla pero que al terminar dejaría todo lleno de vida i armonía para la siguiente tormenta.

    BOSQUE: Es un bosque verde, ten ten verde que al mirarlo te llenas de vida, su olor entra en mi cuerpo y me hace sentir que puedo con todo, el color de los arboles i el sol que hace me indican que estamos en verano pero no a mediados de verano, si no al principio del verano, como cuando el sol calienta la piel lo suficiente pero no molesta ni te hace sudar, es una clima perfecto, ideal para pasear y impregnarte de el en lo mas hondo de tu ser.
    El sendero que encontré es estrechito lleno de fauna y flora su paso, es muy bello y hace subida pero es progresiva, es un sendero muy agradable de subir, sabes que ay que hacerlo a paso lento i disfrutar de el a cada paso por que al acabarse tendrás que prestar atención a una nueva parte del bosque, una parte donde da el sol i es llano, es un prado enooooorme con una pequeña casita el medio, una casita muy mona echa de piedra i mader con forma cuadrada i el techo en triangulo, como las típicas casas de payés.
    Una Casa que al verla te transmite la sensacion de la familia i de que allí dentro todo es cálido i reconfortan-te, saber que seria un lugar idílico para vivir en paz con tus seres queridos.
    Al entrar por la puerta de madera gruesa i resistente te das cuenta de que es el sitio que siempre había soñado es perfecta, el interior esta echo todo de madera y me recuerda a mi feliz infancia en el campo donde todo era jugar i diversión y nada de preocupaciones o se mi paraíso mi cielo mi utopía.
    De repente veo unas escaleras que me llevan aun desvan, es un lugar agradable porque da el sol, un lugar donde se podría hacer mi cuarto persona donde yo podria desarrollar mis tareas en paz lejos del bullicio de la familia i del dia a dia un lugar sol para mi.
    Luego bajo i me voy al sótano, uff que sitio mas oscuro, frio i sin alma, un lugar done todo mi ser se apaga i deja de brillar un lugar feo que estremece todo mi cuerpo i lo llena de mal rollo ai que decido irme rapidito porque allí no tengo nada que hacer.
    salgo de la casa i siga el sendero que me lleva aun río que tiene un puente, un río precioso con un puentecito muy bonito echo de madera, paso por el y me paro a mirar el dio bajo mis pies. Que bonito es el rio con sus peces sus piedras su agua transparente i su fluidez, se nota que es un buen rio que limpia i cuida bien su interior, a la vez me pega su buen rollo de pureza i me siento a gusto mirándolo pero ay que segur avanzando, a si que me voy poco a poco pensando el lo bello que es el mundo i de golpe me encuentro un muro, un muro de piedra con hierbas pegadas i me dan ganas de subir i trepar asta la cima, me encanta trepar y sentir la roca y el contacto que tengo con ella es solo la roca y yo y un vez echa la cima del muro que por cierto me izo sudar pero me enorgullece haberlo subido, me siento en lo alto del muro i diviso todo el mundo a mis pies y asta lo que alcanza mi vista, es bellisimo, veo que si bajo me espera un camino lleno de sorpresa i alegría i pena i madurez… i una meta que se que alcanzare.

  29. Amandamanda

    ay gracias!!! a ver si me pongo a visualizar y me interpretas que tengo la azotea como para que iker jimenez me dedique un programa ( o dos) jaja.
    besicoooo

  30. hola!!
    En mi desierto hay una luz muy dorada el cielo esta despejado y no hay nada mas ke el sol
    las dunas son pequeñas y muy juntas..una detras de l otra..i de color amarillo-naranja…
    hay una duna mas grande y detras veo con sorpresa una escalera..muy amplia y muy llarga..a lados de a escalera hay unos girasoles..muy altos!
    Al final de la escalera hay mi caballo..es negro y muy guapo con unos crines muy llargos y brillantes..detras de maravellosa criatura hay un tornado de arena…las flores y el caballo se quedan igual..el aire huele a playa…el viento es cada vez mas fuerte..hasta que me rodea y en pocos segundos se va y empieza a llover..una lluva caliente…jo me kedo de bajo de esta grande ducha natural unos llargos minutos…luego subo por las escaleras y monto mi caballo y nos vamos saltando las dunas!

    mi bosque
    Estoy en un bosque..los arboles son verdes y con frutas!estamos en verano..al medio de los arboles hay un sendero,es pequeño y hai pedras en medio..no es muy llargo y al final hay una pequeña casa muy umilde,no hay puerta..entro por una pequeña finestra…en el enterior hay una cadira y cojines y muchas figuras de madera..desde el techo entra mucha luz..porque hay una grande finestra en el techo..y se puede subir hasta ahi con una escala..de madera…
    hay un sotano tambien..muy familiar lleno de libros ..
    vuelvo en el sendero hay un rio y passo por un puente..el puente es muy viejo es de piedra,,,pero todavia esta seguro…a l otro lado hay un muro..es muy alto y entre las piedras hay muchas plantas con pequeñas flores..el muro tiene abujeros..me acerco con un ojo y veo un campo verdeeee con grandes arboles i muchos animales distintos desde golondrinas a tigres …y todos estan bien juntos..

    • Listo Roberta!!!!

      Has sido muy escueta!!! Si quieres que hablemos de tu interpretación, ya sabes dónde encontrarme. Besos

  31. Hola!!! Descubrí el mes pasado vuestra web, y me ha encantado el descubrimiento.
    Enhorabuena a todas vosotras!!
    Ahí van mis visualizaciones:

    Tu desierto
    Mi desierto es muy amplio, me da la sensación de que es interminable, sólo veo pequeñas dunas al final de donde alcanzan mis ojos… El resto de la arena brilla, muy lisa y solamente con las marcas que deja sobre ella una suave brisa.
    El cielo es azul, inmenso también, no hay una sola nube. Me cuesta observar el cielo, es muy brillante y el sol está en pleno mediodía.
    Al fondo a la derecha se intuye una escalera muy alta que llega hasta muy arriba; tiene forma de caracol, no parece nada práctica.
    A mi lado, hay un caballo que también parece observar la escalera. Es grande, marrón, brillante y tiene unos ojos oscuros y grandes.
    Aparece un torbellino de viento, parece un pequeño tornado. Es una nube de arena, se acerca hacia mi con fuerza. Me siento en el suelo, me protejo la cabeza con los brazos y espero que pase. El caballo hace rato que marchó corriendo, hacia mi derecha.
    La escalera se tambalea con el paso del fuerte viento, pero sigue erguida, solamente tiembla.
    Me cuesta respirar en medio de la tormenta, hay mucha arena, me pica la cara y los brazos no me protegen suficiente.

    Tu bosque
    Estoy en un bosque muy verde, muy frondoso, los árboles están cubiertos de musgo, parece un bosque encantado. Entra muy poca luz, las copas de los árboles son altas y muy frondosas. Estamos en primavera, todavía hace un poco de frío y hay mucha humedad. El bosque se está despertando.
    Ando por una estrecha senda muy fácil de reconocer. Se alza hacia una ladera del bosque, comienzo a subir.
    Al final de la senda encuentro una pequeña cabaña de piedra. A su alrededor hay varios frutales y un pequeño huerto. Tiene una puerta en la parte posterior, decido entrar, no busco más entradas.
    Entro en el trastero de la casa. Está lleno de antiguos objetos llenos de polvo. Hay unas escaleras de madera (llena de agujeros por la quera) apoyada en una de las paredes de la habitación. Me acerco a mirar, arriba hay un altillo con el suelo de madera y en tan mal estado como la escalera. Apoyo un pie en el primer peldaño y compruebo que no es muy seguro.
    Decido subir a ver qué más objetos curiosos tiene la casa. Subo con miedo y sintiendo como la madera cruje debajo de mis pies.
    En el momento que llego a ver el suelo del desván, me veo reflejada en un gran espejo. Observo mi reflejo mientras acabo de subir las escaleras. Entra mucha luz por una ventana en el tejado del desván. Al fondo de la habitación hay un bonito vestido beige colgado de una percha de madera. También hay objetos de costura y una vieja “maquina para hilar el algodón” (no sé cómo se llama).
    El suelo está lleno de polvo y en el lado izquierdo de la sala hay muchas estanterías con zapatos.
    El suelo cruje y decido volver al garaje.
    Me cuesta ver con claridad, por la diferencia de luz con el desván.
    Busco la puerta de salida, y a su lado veo una que anteriormente no había observado.
    La abro despacio, aparecen una escaleras. No hay luz, palpo la pared en busca de un interruptor. Doy con una pequeña cadena, tiro de ella y se enciende una bombilla que alumbra muy poco pero sí lo suficiente como para intuir el final de las escaleras.
    Bajo con miedo, no se ve lo suficiente y no tengo ni idea de lo que puede haber. Me intriga la oscuridad. Llego al sótano y busco de nuevo algún tipo de luz… No puedo ver nada con claridad, se intuye un taller, huele a gasolina. Decido volver hacia arriba y salir de la casa.
    Tomo de nuevo la senda y sigo andando por la parte alta del bosque. La senda desciende y se escucha el ruido del agua. Aparece ante mi un hermoso río, con abundante agua y una bonita poza de color azul turquesa. Me descalzo y meto los pies en el agua. Esta muy fría, pero me encanta la sensación.
    Mientras me relajo con el agua en los pies, veo a mi izquierda un pequeño puente. Me vuelvo a poner en marcha y cruzo mientras observo una bandada de pájaros que se aleja por el horizonte. Al final del puente hay un muro muy alto; veo una pequeña ventana casi a ras del suelo. Me tiendo en suelo y veo al otro lado un amplio campo verde y rojo, lleno de amapolas.

    muchas gracias!!!!!

    • uy!! estoy viendo que me dejé cosillas…
      fui leyendo y tal como lo vi, lo describí…
      en mi desierto no hay flores, mira tu por donde!!!!!
      gracias de nuevo!! ;))

  32. Tu desierto

    Mi desierto es grande, ancho, no tiene dunas, y su cielo es de un celeste claro con muchas nubes blancas, hace un buen día y corre viento, la arena es café claro y el desierto parece no tener fin. La escalera es extraña, no sube, está como plana en el desierto como si fuera un piano jajaja. las flores crecen sobre la escalera que parece piano y también por todo el desierto, son muy coloridas, sin embargo no llenan el desierto, dejan ver la arena. El caballo está corriendo por el desierto y es café y bonito, como todos los caballos, y es mansito y es una yegua. Viene la tormenta y el cielo se nubla, el viento corre más fuerte, el caballo se asusta y huele a humedad y hace mucho frío.
    Pero la tormenta está a lo lejos, todavía no llega a la parte del desierto donde estoy yo, es como un huracán que pasa al frente mío, pero lejos. El caballo sigue asustado y lo llamo a mi lado para que se calme.

    Tu bosque

    Los árboles son verdes y frondosos y grandes. Es primavera, y el bosque tiene tierra húmeda y hay muchas aves y se escuchan ruiditos de animales. Es un bosque hermoso. El sendero es de tierra, está hecho porque ahí no hay árboles por lo que no es claro, tiene vueltas y giros hacia todos lados, de repente hay ramas o un árbol en el camino, entonces hay que rodearlo. Siguiendo por él llego a una casa de madera chiquita, pero acogedora, se siente su calidez desde lejos y afuera tiene unas vacas y patos. Tiene una reja de metal afuera así que desde ahí llamo para saber si hay alguien. Hay una señora amorosa y gordita que me deja entrar para que tome algo porque hace frío. Adentro está lleno de decoraciones pintorescas como una típica casa de campo, una estufa, platos decorados con flores, olor a comida, técito caliente, un perrito durmiendo en una alfombra y unos gatos sobre los sofás. Hay unas escaleras de madera, las subo y arriba hay un pasillo con habitaciones pequeñas donde vive la gente de esa casa, al final del pasillo hay una ventana, no puedo entrar a las piezas porque yo no vivo ahí, pero hay una con la puerta abierta y deja ver una cama grande con un edredón de flores y una sillita con muchas lanas donde alguien se sienta a tejer, la habitación parece ser de la señora que me dejo entrar. Su habitación tiene ventanas también. Luego bajo al sótano, es oscuro y está lleno de cosas viejas, en desuso o rotas, pero subo de inmediato porque me asustan los sótanos. Al salir de la casa me voy contenta porque la señora ha sido muy amable conmigo. Luego sigo el sendero que ahora se vuelve más amplio y menos enrevesado. Sigo tranquila por ahí y encuentro un río, a lo lejos hay un puente para cruzarlo, el puente no es muy grande, y es como en los dibujos animados, tiene forma de arco y es de madera, está un poco viejo y las tablas suenan al cruzarlo así que debo tener cuidado. Al otro lado, el bosque ya no continúa, es todo campo y verde y pareciera que me estoy acercando a un pueblo, se escucha ruido a lo lejos y ya no hay muchos árboles. Sin embargo, se ve todo lindo y me siento contenta porque podré llegar a estar con gente y conocer el lugar, en el bosque me sentía un poco sola a pesar de su belleza.

    buen ejercicio (:

  33. El desierto

    Es simple, siempre lo he visto de la misma manera. Una vista en primera persona, amplio, infinito con una línea casi horizontal que separa el cielo y la arena. Yo estoy en una duna, no muy alta, pero me hace ver todo lo demás, alrededor hay menos dunas, son de tamaños diversos y hacen mas dulce la línea recta. Yo siempre veo por encima de ellas. La arena es amarilla y calentita, de arena fina, de esa que hace cosquillitas cuando sopla el viento. El cielo es azul, ese azul de los días claros y soleados, dejando espacio a alguna nube que nos dé pié a adivinar formas según avanza.
    La escalera es de madera oscura, viejita pero fuerte, simple, dos palos largos y sus peldaños para subir las dunas mas altas, está a mi lado, me apoyo en ella.
    Las flores son de colores, chiquititas y muchas, muchísimas, crecen en el suelo como una alfombra.
    El caballo está en esas flores, que es donde pasta. Es marrón, con manchas, tiene varios tonos, algún blanco y la cola y la crin son negras. Qué ojazos. Es alto y tirando a delgado, se le ve grandote y feliz.
    Viene la tormenta! Se ven las nubes grises, muy grises y la columna de agua que cae. A la que se acerca se escuchan los truenos, a lo tormenta de verano. Viene hacia el punto donde nos encontramos la escalera y yo, pero está de paso. Igual que viene se va.
    Mientras escribía yo estaba en lo alto de la duna, viendo todo. Mientras venía la tormenta me sentaba a esperarla, seguro que pasaría pronto, decido usar la escalera para taparme aún sabiendo que no me va a refugiar, pero es una manera de estar las dos juntas hasta que pase la tormenta. La alfombra de flores y el caballo están mas alejadas pero tienen fácil acceso, como bajando la duna(aaamplia duna) en la que estamos la escalera y yo. Al caballo no le afecta la tormenta, siguen en el mismo sitio sin inmutarse.

    El bosque

    Es un pinar, pinos altos que susurran con el viento, es lo único que se fusiona con el silencio. Los pájaros van y vienen. La estación es un entretiempo no alcanzo a saber si entre primavera y verano o verano y otoño, pero la temperatura es suave y agradable. Es de día, pasado el mediodía más bien. Cuando me encuentro con el sendero, que no es muy ancho pero se puede ver el cielo, sigo hasta llegar a una casa, parece como un refugio, una casa humilde, ni muy grande ni muy pequeña. Suficiente para tenerlo todo en ese páramo. La puerta está a la vuelta, yo llego por un lateral. Veo las ventanas, van a juego con la puerta. De madera. Es una casa hecha con piedra granítica y madera de los pinos, aprovechando los recursos de alrededor. Tiene bancos de piedra por fuera, como rodeando la casa. Voy hacia la puerta, no es difícil encontrarla, gracias a los banquitos. Por dentro, la casa es más bien oscura por la construcción, pero tiene ventanas y aún hay luz fuera, así que se ve bastante bien. Es amplia y con lo justo y necesario para vivir ahí. Es mas bien de una planta llana y con todo abierto, para aprovechar toda la luz posible. El menaje de la cocina es viejo pero limpio, sillas de madera, algún sofá y chimenea. Subo las escaleras y el desván es toda la planta lisa con dos ventanas, una frente a la otra. Útil para dormir al ras. El suelo es de madera y cruje. Bajo hasta el sótano. Es oscuro y húmedo.
    Salgo de la casa y sigo el sendero, llego a un río donde hay un tronco que permite pasar de un lado al otro. Es bastante amplio, no hay peligro de caerse. A los extremos hay piedras grandes colocadas para poder terminar de cruzar el río. Es como un riachuelo, pero algo más caudaloso. Cuando termino de cruzarlo, pendiente de no resbalar, me encuentro un muro de granito también, no muy alto pero lo suficiente como para no poder ver qué hay al otro lado. Meto los pies entre las piedras para poder subir y asomarme. Parece un terreno privado, pero el sendero continúa, así que salto el muro y continúo el camino.

  34. ¡Hola! ¡qué buen artículo! me gustaría que escribieras más sobre eso que dices de la potencia del mundo onírico, suena muy interesante.
    Aquí te mando mi ejercicio de imaginación, a ver qué sale 🙂
    ¡Gracias!

    Tu desierto

    El cielo es de colores anaranjados, rosados, es muy luminoso. Hay algunas dunas a lo lejos, la arena es clara y suave (me la imagino como de playa). Hay una escalera que forma parte de una construcción antigua, como árabe, es de barro, firme, fresca. Las flores son de las que salen en los cactus y suculentas, están alrededor de la escalera, de los muros de la construcción, son de muchos colores, rosas, blancas, amarillas, son grandes. El caballo es negro, fuerte, grande, libre y amoroso. Está cerca de mí. Yo estoy en la puerta de la construcción, al lado de la escalera. A lo lejos viene una tormenta, el cielo se oscurece, se ven nubes espesas acercándose, y el viento levanta arena y se siente humedad. Meto el caballo a la casa, protegido. Me subo al piso de arriba frente a una ventana y veo la lluvia, escucho los truenos, siento cómo se refresca todo. Huele a barro mojado y eso me gusta.

    Tu bosque

    El bosque es húmedo, fresco, los árboles son verdes y frondosos, es verano. El sendero es estrecho, bordeado de flores y plantas pequeñas. La casa a la que llega es de piedra, en sus muros y techos han crecido plantas, musgo, flores. Tiene una cerca de madera, la abro y entro a un patio con más plantas, al fondo está la casa y la puerta está de frente, visible. La casa es acogedora, un poco oscura, pero calientita, hay una chimenea, y unos sofás muy cómodos. Una de las paredes está llena de libros. Hay también una mesa de madera con un florero y flores frescas, sillas, en otro espacio está la cocina con una gran ventana al bosque. Y en otro espacio hay una habitación, con una cama y una ventana grande también. Es un lugar que da mucha paz. Arriba es el desván, es oscuro, hay algunas cajas con cosas, también tiene una pequeña ventanita por donde entra luz y se ve el bosque desde arriba. El sótano es oscuro y frío, no hay nada.
    Salgo, sigo el sendero y encuentro un río no muy grande, corre tranquilo. El puente que lo atraviesa es de madera, es seguro. Atravesando el puente hay un muro de adobe cubierto de enredaderas y plantas que han crecido en él. Tiene un hueco y puedo asomarme, sólo veo como un espacio despejado, sin bosque, sin nada, sólo un espacio.

  35. Ea, pues como escéptica me arranco a contestar las preguntas ^^

    •Tu desierto

    -Imagínate un desierto. Describe todo aquello que te venga a la mente: ¿Cómo es el cielo? ¿Hay dunas? ¿Cómo son? ¿De qué color es la arena? –> Es una gran llanura de arena tostada por el sol, hay dunas, pero son apenas una silueta borrosa en el horizonte. También hay pequeñas piedras esparcidas al azar, y en ocasiones, asoma algún lagarto debajo de ellas. A lo lejos, puede apreciarse una palmera, sin embargo, no parece real, sino artificial, de plástico, y a sus pies un lago de color plateado muy intenso. En el cielo hay unas cuantas nubes, es de color azul intenso, pero no hay sol.

    -Imagínate una escalera. ¿Cómo es? ¿En qué parte de tu desierto está? –> Esta muy próxima a mi, es una escalera de las transportables, esta fabricada con bambú. Sube hasta el cielo, no se ve su final, pero si se ve su principio, a pesar de estar anclada a la arena, no parece muy estable.

    -Imagínate unas flores. ¿Cómo son?¿Dónde crecen? –> Crecen a mi izquierda, son flores de loto, sin embargo, están sobre la arena en ved de flotando en el agua de un estanque. A pesar de ello, no se marchitan.

    -Imagínate un caballo. ¿Dónde se encuentra? ¿Cómo es? –> Color canela, casi amarillo, con las crines marrones muy oscuras y los ojos negros, es alto, esbelto y de apariencia ágil, posiblemente de raza árabe. No esta muy alejado, pero tampoco esta cerca, da la impresión de que esta en el centro del desierto.

    – Ahora ves que a lo lejos viene una tormenta. ¿Cómo es? ¿Cómo evoluciona?¿A qué huele? ¿Cómo interactúa con el resto de los elementos? –> El cielo se tiñe de negro debido a las enormes y oscuras nubes que rezuman electricidad, comienza a llover copiosamente a lo lejos, huele a lluvia, a mojado, a otoño. La tormenta no parece avanzar, sin embargo, el caballo huye en dirección a la izquierda y se aprecia como a lo lejos se forma una inundación que promete arrasar con todo. El agua no tarda en desbordarse y comenzar a inundarlo todo. Llega hasta la escalera, pero esta permanece en su sitio, apenas nota la violencia del agua, las flores al fondo, también permanecen intactas.

    -Mientras has descrito tu desierto… ¿dónde te encontrabas tú? ¿Qué te ha pasado a ti durante la tormenta?
    Estoy allí, pero lo observo todo como si lo viera a través de una pantalla de cine, es como si fuera un espíritu y todo lo demás fuera demasiado terrenal como para afectarme. Anteriormente he sentido deseos de acercarme al caballo y a la flor , y me daba miedo subir por la escalera que estaba justo delante de mi, sin embargo, sabia que aunque quisiera, no podría alcanzar ninguno de los elementos, que por cierto, no interactuan entre sí.

    •Tu bosque

    -Imagínate un bosque. ¿De qué color son los árboles? ¿En qué estación se encuentra? –> Verde muy intenso, estamos en primavera, es un bosque de cuento de hadas.

    – De pronto, te encuentras un sendero. Síguelo. Descríbelo. –> Es de grabilla muy blanca y es sinuoso.

    -El sendero llega a una casa. Descríbela. –> Es una mansión victoriana construida de piedra, con grandes torreones y ventanales, cubierta de hiedra en algunas zonas. Esta rodeada por un gran y exuberante jardín rodeado de una valla. Y el sinuoso sendero se adentra en el jardín.

    -Buscas una puerta por la que entrar. ¿Por dónde entras? ¿Te ha costado encontrar una entrada? –> No me ha costado encontrar una entrada, pero si me a costado abrir la puerta del jardín vallado, una vez atravesada esa puerta puedo continuar andando por el sendero y llegar a la casa, de nuevo encuentro la puerta sin problemas, que esta, como todas las puertas en ese tipo de casas, en el centro, de nuevo tengo dificultad para abrirla, pero consigo entrar.

    -Una vez dentro, describe aquellos elementos que se encuentren en el interior. –> Es mucho mas grande de lo que pensaba. Encuentro tres escaleras muy elegantes, la principal esta justo enfrente de mi, es muy ancha y llega a la segunda planta. A su izquierda y a su derecha hay dos escaleras mucho mas pequeñas y de caracol. Las tres escaleras son de madera.

    -Hay unas escaleras que suben a un desván. Sube y describe. Una vez recorrido el desván, baja hasta el sótano. Descríbelo. –> Para llegar alas escaleras que suben al desban, primero tengo que subir por la escalera principal y dirigirme hacia la izquierda, donde, como hundida en la pared, encuentro la escalera de piedra que me lleva al desbán, es un sitio polvoriento, muy polvoriento, hay una chimenea a mi derecha y enfrente hay un piano de cola, También hay una bola de nieve tirada en el suelo. La luz entra a través de un gran ventanal, se fragmenta y crea figuras luminosas al entrar en contacto con el polvo. Bajo hasta el sótano mediante una trampilla en el suelo del deban, esta todo oscuro, no se ve nada, tengo la sensación de que podría estar en una catedral oculta bajo la casa o en un cementerio, brilla una bola de luz en el centro de la habitación, sin embargo, la oscuridad no se ilumina, todo sigue de un profundo color negro.

    -Sal de la casa. El sendero continua. Lo sigues y te encuentras un río. Pasas sobre un puente. ¿Cómo es? Describe. –> Es un puente típico japones, de los que se encuentran en los jardines de este país, aparecen como escenario en Memorias de una Geisha.

    -Al otro lado del puente, te encuentras un muro. ¿Cómo es? –> De ladrillo naranja, se aprecia el cemento que une los ladrines, es muy tosco y contrasta con la belleza del puente y del rio. Parece impenetrable.

    -¿Puedes asomarte de algún modo al otro lado? Describe lo que ves. –> Al otro lado del muro muy pegado a el, solo hay un bosque muy denso he impenetrable, no veo nada mas que arboles cuyas ojas son de color verde sorprendentemente oscuro.

    Miedo me da lo que puedas decirme jajajaja
    Un beso!

    • Hola Celeste!!!

      En el transcurso del dia te mando la interpretación…

      Un beso, y gracias por participar 😉

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies