Odio ir de compras

Seku, nuestra nueva colaboradora, nos cuenta su frustrante experiencia en las rebajas.


 

 

8 Comentarios

  1. Fácil, dejar de consumir marcas (que promueven infinidad de males). comprar una máquina de coser, la ropa de segunda mano, tenemos opciones, de verdad.

    😉

  2. Aquí en Venezuela la «Talla soñada» son todas las que no pasen de 28. Si, aquí nos regimos por esa numeración. Si tus jeans son de 30(Un 40 europeo) para abajo según ellos, te dicen: «Chica, lo siento. Se nos acabaron.» mientras te escanean de arriba para abajo como si fueses un pedazo de carne con exceso de ella precisamente. Mido 1.60 y peso 50.5kg! Desconozco mi masa corporal… Pero a poco no exageran? A poco no es una exageración que tenga que ponerme 2 tallas más de mi debida porque no suben de la pierna a la cadera?
    Lo más feo del caso es que a mi país nos llega su ropa y esta claro que el cuerpo de un latino no es el mismo de un europeo(Con la chafa esa de que las latinas tenemos las caderas grandes lo resuelven todo y se quedan quietos pero déjenme decirles que ni caderas tengo, con eso digo todo) y he tenido que comprar un pantalón talla 42, lo que aquí se considera un pecado. No colaboran con las personas que sufrimos desordenes alimenticios(Estoy luchando con uno) pero luego son los primeros que dicen que todo es culpa de nosotros por ser «Cabezas Huecas».

  3. Me pasa igual siempre que voy de tiendas, de verdad que hay que hacer algo porque eso no tiene lógica…

    Yo no estoy tan delgada pero tampoco tengo mucho sobrepeso y aun así hay veces que puedo pasar un día entero para encontrar un pantalón, ya no que me guste, sino que simplemente me quede bien… y estoy diciendo que tampoco estoy muy por encima de lo «normal»…

    Pobre de las chicas que tengan algo más de masa… no se como lo harán pero yo no lo soporto, ya he estado a punto alguna vez de poner una queja en la tienda pero ¿de qué serviría? esto no va a cambiar porque una sola persona se queje…deberíamos ser todas…

  4. una de por ahi

    La talla 38 nos aprieta el chocho! 😉

  5. Hira Rosse

    Al contrario de Seku, yo amo ir de compras, pero eso no qiiere decir que me no me indigne el punto que plantea, porque simplemente no es justo, nunca, por mucho que me guste un vestido, no tengo porque bajar de peso para entrar en el, ni someterme a las reglas que la tienda impone sobre el como debes ser para ser bella, y puede que nosotras estemos conformes con nuestro cuerpo no hya bronca, pero que hay de las niñas, ya no de 16, las de 14 que apenas se van dando consciencia de ellas, y a muy temprana edad les meten en la cabeza que como eso es la onda, deben hacer hasta lo absurdo para entrar en una talla»razonable»?? en realmente indignante, y me asquea el ver como a pesar de todo, hay gente que se deja llevar sin mas, solo por que las cosas»son como son»…por desgracia el mercado se ha impuesto a tal grado de control que ellos dictan la norma del como, cuando deberia ser lo contrario, en definitiva, debemos cambiar esto.

  6. True story, me pasa exactamente lo mismo que a ella…yo debería usar una talla 38 y me toca comprar una 40 ó 42

    • Ya… Es un rollo. De todas formas, el problema no es la talla que ponga en la etiqueta (mientras que te quede bien…); el problema es que, si te toca comprar una 42, te digan que «no trabajan con tallas grandes». Te dicen que eres la excepción, que eres demasiado gorda, que quedas expulsada del «paraíso» Inditex (por poner una marca). Cuando en realidad eres la norma, estás sana, eres una mujer con todas las letras, y no deberías sentirte mal por tu cuerpo. Ayy, Mar, qué a gusto me he quedao! 😉

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies