El rojo de mi sangre

Aventuras y desventuras de una novata con su copa menstrual.


 

by Isa


Hace 4 años viajé al Cairo como intérprete con un grupo de mujeres españolas que se disponían a iniciar un proyecto de cooperación en un barrio marginal de dicha ciudad. Después de pasar unos dìas de trabajo juntas, surgío la confianza entre nosotras, especialmente en conversaciones concernientes a estreñimientos e irregularidades menstruales propias de un viaje. Una de nosotras, que ya tenía dos hijos pequeños y unos 40 años, comentaba las ganas que tenía de conseguir una copa menstrual: “Después de dos partos vaginales, siento que los tampones se me salen, y ¡odio usar compresas!”. Fue entonces, en una calle sin asfaltar del barrio de Shubra, cuando oí hablar por primera vez de la copa menstrual.

Ha pasado mucho tiempo, y no he vuelto a conocer a ninguna mujer que me haya comentado nada sobre el tema. Pero conocer la existencia de una cosa semejante, que supuestamente te liberaba de la necesidad de cambiarte de tampón cada pocas horas (soy muy, muy olvidadiza), no dejó de darme vueltas en la cabeza. Había dado con páginas web, empresas que las producían y blogs que hablaban sobre su uso durante el día a día. El problema es que soy más pobre que las ratas, y el hecho de tener que gastarme más de 30€ en una me echaba para atrás. Además, no es un producto que encuentres en las tiendas en las que compras normalmente, así que el olvido y la pereza hacen el resto.

Pero hace menos de 3 meses me compré mi Mooncup. Busqué en internet las tiendas que la comercializaban en mi ciudad, y me sorprendió comprobar que tenía varias de ellas muy cerca de casa. Así que un sábado me acerqué a una sex-shop del barrio y me compré la mía.

Mi primera reacción fue “esto es muy grande“. Pero bueno, si a todo el mundo le cabe, yo no voy a ser menos ¿verdad? Me voy a casa con mi adquisición y espero con ilusión a que me venga la regla (sí, lo sé, es una frase que no suelo utilizar yo tampoco).

 

Día 1.

¡Me ha venido la regla! Cojo la copa, la meto en un cazo con agua y la hiervo durante 5 min. Dicen las instrucciones que lo meta doblado sobre sí mismo (ya se abrirá solito una vez dentro) y que vaya cortando el “tallo” de la copa hasta que me sienta cómoda y no sienta nada ahí dentro. Después de meterlo 3 veces, sacarlo, cortar un poquito cada vez… ya no queda nada del dichoso tallo. ¿Quién dijo miedo? Ya no hay vuelta atrás.  Bien, no siento nada. Ocho horas después decido ver cómo anda, y empieza la pesadilla. ¿Dónde se ha metido? Meto un dedo índice y puedo rozarla ahí, al fondo fondo. ¡No puedo sacarla! Aaargh, la pesadilla de tener que ir a urgencias a que me saquen algo de mis partes íntimas aflora en mi mente. No te preocupes, respira hondo, relájate, ponte cómoda, sigue las instrucciones. ¡¿Por qué tuve que cortar el “tallo” entero?! Me pongo de cuclillas y consigo agarrar la copa por la base con mis dedos gordo e índice. Tiro, tiro, tiro. Mmm, ha hecho vacío (como debe ser) y no le da la gana de salir. Necesito otro dedo para empujar el borde hacia adentro de la copa y que así entre algo de aire y rompa el sello. Para una chica que no está acostumbrada a explorar tan profundamente su cuerpo, esto era como meter un elefante en el camarote de los hermanos Marx. Pero donde caben dos caben tres, oye, y en un momento consigo romper el sello y tirar sin problemas hacia abajo. Para cuando consigo sacarla, tengo mis partes un poco doloridas de tanto manoseo.

Segunda sorpresa: ¿tanto dolor (digo dolor porque mis reglas son un verdadero entrenamiento a los dolores del parto) para tan poca cosa? Tras 18 años usando tampones, nunca he tenido la oportunidad de ver cuánto líquido real sale de mi cuerpo cada mes. Al fin y al cabo, todo acaba en un algodón, y una solo mide el flujo por la medida en la que el tampón se ha inchado. Os diré que mis primeras 8 horas de regla cabrían en una cucharada sopera.

Tiro la cucharada sopera al wc, lavo con agua caliente y jabón, y otra vez para adentro. Esto está tirao. Ahora, a dormir.

Ah, y me emparanoio pensando que la copa produce estreñimiento.

 

Día 2.

Mi Mooncup es toda una exploradora, ha vuelto a adentrarse en lo más profundo. ¿Qué estoy haciendo mal? Juro que cuando me la pongo la dejo muy abajo, casi la toco cuando me limpio tras hacer pis… Tras tres intentos de alcanzarla con los dedos, vuelve el pánico y empiezo a pensar que esto es para mujeres más… No sé, para mujeres más “algo” que yo. Aún así, tengo que sacarla de ahí, así que cojo las instrucciones con la esperanza de haberme saltado algún paso importante. Vale, tengo que usar mis desconocidos músculos vaginales y empujar hacia abajo cual parturienta; así conseguiré que la copa baje hasta un lugar en el que pueda agarrarla bien. ¡Funciona! Quito el sello de aire, saco, vacío, lavo, inserto otra vez. Soy toda una experta.

Tras la experiencia del día anterior, y sabiendo que tras 8 horas la Mooncup no se llenaría más de 1/3, decido sacarla a las 12 horas. Jeje. A las 8 horas voy al baño antes de darme una ducha: escape. Menos mal que estoy en casa. Resulta que hoy mi cuerpo ha decidido soltar todo lo que no soltó ayer, y ha desbordado los 15ml de capacidad.
Decido quitármela en la ducha (lo he leído en alguna parte; sé que es un poco asquerosete, pero luego la limpié bien). ¿Es normal sentirse fascinada por el perfecto color rojo de mi sangre menstrual? No se parece en nada al color de los tampones o compresas. Es perfecto, brillante, vivo, especialmente en contraste con el blanco.
¿Qué está pasando? ¿La copa menstrual realmente produce estreñimiento?

 

Día 3.

Tras el descubrimiento de mis músculos vaginales (sí, soy una mala persona que no conoce su propio cuerpo), no tengo miedo de perder la Mooncup ahí dentro, así que decido que puedo ir al trabajo en bici. Efectivamente, todo va como la seda. Tras 8 horas, vuelvo a 1/3 de capacidad -ahora sé que es lo normal en mí- y siento que esto de la copa menstrual ya no tiene misterios para mí.
Ah. Y la copa menstrual no produce estreñimiento.

Durante los últimos días pude seguir usándola sin temor a sequedad, sin salvaslips y los problemas que me producen…
E incluso pude usarla varias horas antes de que realmente me bajara al mes siguiente, evitando la incertidumbre y los manchados del principio.  Una vez me bajó, me sorprendí comprobando que no me había olvidado de usarla, y todo fue como la seda. Parece que esto es como montar en bici…

En general -y aún estoy en mi tercer mes- estoy contentísima con mi Mooncup:

– No tengo miedo de haberme dejado un trocito de algodón lleno de químicos en mi querida vagina tras haber llevado un tampón más horas de la cuenta.
– No me mancho.
– No contamino.
– No me gasto más dinero en esos productos “de lujo” que cada vez cuestan más y más dinero.
– He aprendido cómo funciona mi cuerpo: podría decirle a mi ginecólogo cuál es mi flujo, conozco la textura de aquello que se forma todos los meses en mi interior, no tengo miedo de “adentrarme” en mi vagina, sé que tengo tono vaginal.
– Reduce el riesgo de vaginitis y hongos vaginales (candidiasis, etc.)
– La guardo en una bolsita de algodón orgánico monísima.

Para ser justa, intentaré listar inconvenientes:

– Necesitas estar cómoda con tu propio cuerpo y estar dispuesta a conocerlo a fondo (literalmente, jaja).
– Al principio, el momento de extraerla puede ser un poco impactante y desastroso. Impactante, porque evidentemente hay sangre. Desastroso, porque hasta que le coges el truco te pringas bastante. Una vez controlado, sin embargo, implica tanto pringoteo como el que puede existir en la extracción de un tampón. O sea, casi nada.
– Necesitas un poco de entrenamiento. Es decir, que casi todas pasamos por la fase de “¡Horror! ¿Dónde se ha metido” y la de “Esto parece la matanza de Texas”.
– Puede ser difícil de cambiar si estás en un baño público y no tienes un lavabo privado. Sin embargo, lo bueno de la copa menstrual es que prácticamente no tienes que cambiarla hasta que llegas a casa, así que… Si no, siempre nos quedarán los lavabos para personas con discapacidad, que tienen todo incluido.

La mayoría de las chicas con las que hablo sufren del síndrome del “¡Qué asco!” cuando les hablo del tema. Sí, si te da asco tu propia sangre y no quieres ni mirar el tampón cuando lo sacas, este no es tu método ideal. Pero si eres abierta y tienes ganas de probar algo nuevo, liberador, ecológico y sano, no lo dudes.

Por mi parte, estoy enamorada. Y como buena enamorada, declaro mi amor a los cuatro vientos, hablo a todo el mundo de ella y de sus maravillosas cualidades. Atreveos a enamoraros, chicas, que es muy bueno para la salud.

 

45 Comentarios

  1. Tengo un par de días usando la copa y ayer note que cuando la coloco no sé porque me queda aire dentro y me provoca cólicos, la estaré introduciendo mal ? Alguna recomendación para sacar el aire antes de sellar el vacío por completo ?
    Abrazos chicas

  2. Hola! Me ha encantado tu post, solo llevo un día con mi copa de la marca yuuki (muy buena viene con su propio bote para esterilizar) y ha sido toda una aventura, describes a la perfección lo que me ha estado pasando con la copa, me he sentido aliviada al leer tu post ya que cuando llego el momento de sacarla me asuste porque no había rastros de ella, pero con algo de paciencia y perseverancia salio todo bien, y me encanta no tener que usar toallas sanitarias nunca mas! La recomiendo al 100%

    • Mines

      Gracias, Dori!
      No conocía esa marca, es genial todos los modelos que están surgiendo en el mercado! Disfrútala mucho 🙂

  3. Hola, me encantó el post y veo que ya llevas tiempo con tu copa pero tengo duda y como ya tienes experiencia podrías ayudarme pls? Resulta que hace poco obtuve mi copa y estaba ansiosa de usarla, me vino mi regla y quedé fascinada con ella, ahora tengo mi segundo ciclo y algo pasa que no se abre u_u por más que la rodeé con un dedo no se abre y aunque la mojo un poco, paso toda una odisea para conseguir que se abra. Estaré haciendo algo mal o tendrás algún tip para ello? De antemano gracias y felicidades por el post. Saludos desde México.

    • Hola, Jessica!

      Es normal que al principio tardes un tiempo en pillarle el truco al uso de tu copa. Además, cada marca -y cada vagina- son diferentes 🙂
      Si no se te abre la copa, se me ocurre que puede ser por varias razones:
      a) Que la introduzcas demasiado poco y no tenga el espacio suficiente para abrirse. Aunque, si así fuera, notarías molestias -la notarías dentro-.
      b) Que tu copa no sea muy rígida. Hay marcas más rígidas y más gruesas que hacen que sea imposible que no se abra por si sola en cuanto sueltas los dedos (por lo que he leído, la MoonCup es de las más rígidas en este sentido). Sin embargo, hay otras que son un poco más finas y más flexibles, lo que aumenta la posibilidad de que se quede plegada una vez dentro. En ese caso, te sugeriría que probaras con otra marca si después de unos meses sigues con el mismo problema. Sí, es un gasto, pero creo que merece la pena y al final lo amortiguarás.

      Lo único que se me ocurre decirte es que intentes presionar desde la base con dos dedos (como si fueras a sacarla), para intentar que los lados se abran.

      Buena suerte! 🙂

  4. Wilhelmina

    Hola, buenos días! A ver quién me puede ayudar. Yo he comprado la Lily Cup A y tengo el útero en retroversión (hacia atrás). Introduzco bien la copa menstrual pero noto el palito bastante y mancho mucho los salvaslips. Normalmente escucho el vacio pero no veo normal esto. Tiene algo que ver con mi útero y con el tipo de copa escogida? Me estoy volviendo loca. Ayudadme por favor! Gracias de antemano!

    • Hola, Wilhelmina!

      Soy la autora del artículo y no puedo ayudarte mucho puesto que no soy experta ni profesional de la medicina, pero sí puedo decirte que yo también tengo el útero hacia atrás y llevo usando mi Mooncup más de un año sin problemas. Aunque cuando se tiene el útero así, el cérvix también suele inclinarse un poco y no ir tan vertical como en otras mujeres, no creo que sea relevante a la hora de manchar o no manchar. La copa se adapta, sin más.
      Si notas mucho el palito, córtalo, no tengas miedo, siempre vas a poder sacarla con tus dedos. Lo importante es que no lo notes.
      Tampoco debes meterla muy hacia adentro, no sé si quizás sea eso lo que te produce los escapes.
      No te preocupes, al final le pillarás el truco. Solo necesitas tiempo y experiencia 😉

      Un abrazo!

    • Hola, opino que quizá necesites una talla más grande

  5. DolceGabacha

    Mi experiencia fue muy similar a la tuya, da gusto ver que no estás sola ante la desesperación a veces. Enhorabuena por tus comentarios, me animan a no lamentar haber conseguido una copa, la verdad es que salvo el tener que conocer bien su cuerpo (y es una exigencia al fin y al cabo, con o sin copa), es un instrumento perfecto! Saludos!

  6. yo llevo más de 10 años usándola, o sea que ya entra y sale como si nada xDDDD el primer día también me asusté por cortar el rabito más de la cuenta, pero ahora la agarro como si fuera una pinza y sin problema. Nunca he tenido que vaciarla en un lavabo público, siempre en la ducha (lo tiro directamente al desagüe y ni se mancha la ducha ni nada).

  7. Gracias por compartir tu experiencia! También quiero empezar a usar una copa, pero siento “miedo” de no poder sacarla yo solita después 🙁 Pero bueno, tendré que juntar coraje y animarme a hacerlo de una vez!

  8. Hola, yo llevo 1 semana con este artilugio y las primeras veces fue fatal, el tema de introducirla me parecia dificil incluso hoy que llevo 7 dias con ella, y para mi es mas facil sacarla, aunque al principio ambas cosas me parecian igual de complicadas.
    Antes de comprarla habia leido muchismo al respecto asi que la teoria me la tenia bien memorizada, por supuesto la primera ves para sacarla tuve mis 5 minutos de panico, pero respire puje y hale, asi me la saco y por supuesto antes de esto le quito el vacio presionando con un dedo la copa, mi sensacion de las primeras veces es que me estaba violando a mi misma dedos por aqui y copas por alla, nose nunca me habia manoseado tanto, en fin, pero no me incomoda hacerlo excepto porque por mi torpeza me hacia un poco de daño el roce dentro y en la entrada de la vagina.

    Al igual que tu, para mi es todo un espectaculo ver mi flujo en todo su resplandor, puesto que hasta ahora solo lo hacia por tampones, pero no es igual, puedo ver con total certeza el color, cantidad, y olor, porque no huele a nada, a diferencia de los tampones que aunque no olian mal tampoco olian bien, pero tenian ese olor a regla, pero mi sangre en la copa no huele a nada.

    No me estriñe para nada, pero al colocarla las primeras veces si que me daban ganas de orinar, supongo que es por la presion que haces al colocarla, o tal ves yo lo hacia mas de la cuenta…

    Ahora, tal ves sea por la inexperiencia y el maltrato que me hacia al ponermela, pero la regla a sido muy dolorosa y larga, mi regla de un tiempo para aca a cambiado mucho, yo suelo sangrar a partir del 4 dia incluyendo los dolores, despues duro 3 dias mas para que se vaya, en total siendo 7 dias de regla con 2 dos dias de abundante y el resto muy poquito,pero en esta mi calvario comenzo al 4 dia de dolor dolor y mas dolor, para bajar al 5 dia al medio dia con mucho dolor e inflamacion y hoy es el 7 dia y sigo con flujo abundante dolor y no creo que para el hoy mismo e incluso mañana se vaya todo, tendria que ver todo esto por la copa? tal ves el introducir eso que aunque es como un tampon mi torpeza a hecho que ponerlo sea un poco mas incomodo al principio y causara mas inflamacion?…no quiero que el resto de mis reglas sean asi solo por llevar la copa, no se estoy confundida y son solo suposiciones.

  9. Me he reído un montón con el post, si al final todas tenemos los mismos miedos.

    Mi gran duda es si es útil para personas con mucho flujo menstrual. En mi caso mi día mas fuerte puede implicar cambiarme el tampón cada 2-3 horas, por lo que no sé si me será útil.

    Muchisimas gracias

    • Hola, Beatriz!

      Pues yo nunca he tenido tanto flujo, pero tengo una amiga que sí. Simplemente tienes que vaciar la copa con más frecuencia que la que suelen indicar los fabricantes (6-8h), según ella, aunque -igual que le ocurría con los tampones- de vez en cuando (especialmente por la noche) ha tenido escapes porque se le llenaba.
      La copa no te va a ir mal, porque de cualquier modo tiene mucha más capacidad que un tampón… Aunque no puedas cambiarla cada 8h, a lo mejor puedes cambiarla cada 4h, y aún así mejorarías con respecto al tampón, si dices que los cambias cada 2h. No pierdes nada, y además ganas en salud, ecología y economía 🙂
      ¡Anímate!

    • Beatriz, yo tengo mucho flujo y soy usuaria de copas, te diré que yo cambiaba el tampón super en 1 hora, con las copas aguanto un poco más pero sigues necesitando vaciar seguido cuando estas con flujo fuerte, eso no podemos cambiarlo, pero el resto de dias, pasar horas sin acordarte de que tienes la regla….eso no se paga con nada!!

      http://cupsss.blogspot.com.es/

  10. Hola chicas!!

    Primero, enhorabuena por el post!! me parece genial.
    Veo que sois grandes entendidas en el uso de la copa menstrual y me gustaría que pudieseis aclararme unas dudas, soy principiante en este tema.
    Os cuento mi experiencia: había leído tanto sobre la copa en internet que me parecía que era un producto estupendo (protege el medio ambiente, es respetuoso con nuestra salud y sobre todo, te libera de tener millones de tampones por todos los lados!!!) Compré por internet Lily Cup tamaño A, por no haber dado a luz…. Estaba deseosa por usarla, la herví unos minutos y la dejé lista para usarla. Llegó el día!! Para introducirla no tuve problemas ( desde pequeña he usado tampones, con y sin aplicador, así que ningún misterio) pero cuando me pude de pie “notaba algo ahí dentro”. Volví a meter la mano y la giré un poco y me pareció oír “como un vacio” por lo que interpreté que en ese momento estaba bien puesta. Ya no era la sensación de tenerla dentro, sino que me surgió un problema mayor: El tallo. Lo noto muchísimo y también cuando estoy sentada la noto, he buscado información hasta dónde hay que meterlo pero no he encontrado nada, por supuesto me horroriza ir a urgencias a que me lo saquen por haberlo metido mucho o por haberlo cortado demasiado.
    ¿Qué puedo hacer para sentirme tan bien como vosotras? ¿Hasta dónde tengo que meter el tallo? ¿debo cortarlo todo? Además, ¿ será mi problema tener el útero en retroversión? No encuentro información en cuanto a este tipo de útero y el uso de copas.
    Gracias por vuestros comentarios. Bss

  11. Hola chicas!!!

    Para empezar enhorabuena por el post, es realmente buenísimo!! y como veo que muchas de vosotras tenéis amplia experiencia en esto de la copa os transmito mis dudas.
    Después de ver los numerosos beneficios de la copa ( no daña el medio ambiente, cuida tu cuerpo, y sobre todo no tienes miles de millones de tampones por todos lados…) me decidí a comparar la copa Lily Cup tamaño A porque no he dado a luz.
    Estaba como loca por utilizarla, me parece un producto genial, y en cuanto me llegó el paquetito la herví durante unos minutos y la dejé lista para usarla. Y llegó el día! recien levantada me bajó la regla y por fin podía “estrenar” mi copa. Introducirla fue sencillo, la doblé y entró sin problemas pero cuando me puse de pie “notaba algo dentro”. Es una sensación que me ha pasado otras veces con tampones pero después de leer y leer q

  12. Yo uso la copa hace poco más de un año, y ha sido un gran alivio, aunque a veces me toca reforzarme con una toalla desechable en el bolso porque mi flujo no es de una cantidad constante y previsiva. Es decir, hay ocasiones en los que al final del tercer día de la menstruación no hay mucho en la copa y otros en las que me mancho a las 2 horas… y me he llevado sorpresitas. Lo que si me ha ocurrido, y me gustaría que me contaran sus experiencias, es que algunas veces mi cervix (la toqué por primera vez al usar la copa) esta muy abajo y no permite que la copa se abra. He pasado largos ratos en el baño retirando e introduciendo la copa varias veces hasta que por fin abre… Es incomodo y nada placentero porque una empieza a frustrarse y a hacer un desastre. ¿cuál será la mejor técnica para que la copa no se tropiece con la cervix?

  13. Después de leer el artículo (muy bueno) y los comentarios (en diagonal) creo que no habéis comentado la que para mí es la mejor ventaja de la copa: no hay olor! el olor de los tampones y compresas usados, aunque estén “frescos”, es repugnante. La sangre sin más, sin embargo, no huele a nada! Yo estoy encantada, aunque una vez que tuve que usar más fuerza de lo normal para sacarla después sentía las partes hinchadas y estaba angustiada por si me había hecho daño de verdad. Pero luego fui al gine y no tenía nada extraño… vamos, un diez.

  14. ¡Hola chicas!

    Me ha encantado esta entrada, tanto que os voy a enlazar en mi entrada de mañana sobre la copa.
    Llevo usándola unos años y describes muy bien el paseo de prueba y error que hacemos todas al empezar a usarla 🙂
    Además lo de descubrir tu suelo pélvico ¡Es una gran ventaja!
    ¡Enhorabuena por la página!

    • Gracias, María! La verdad es que sí, es un gran descubrimiento, no solo como método en sí mismo, sino como forma de reconocer tu cuerpo y su funcionamiento. Besazo!

  15. hola!
    cuando me hablaron por primera vez de la copa menstrual, me pareció muy buena idea y se la comenté a mi madre. Y entonces ella me dijo: Pero si se queda la sangre acumulada, eso debe hacer mucha olor!!
    Y claro, con ese comentario se me pasaron las ganas de comprarla. He leído por ahí que eso no es cierto… pero me gustaría que alguna usuaria me lo confirmara…
    Además ahora mismo estoy tomando anticonceptivos orales y me gustaría pasar al anillo (que también me han hablado bien de él) pero hay algo que me corta! Sé que es una memez pero no quiero estar siempre con algo metido ahí, todo el mes con el anillo y cuando no, la copa…espero que alguna de vosotras me convenza! jeje

    • no tiene olor! el “olor a sangre” viene de los químicos de las toallitas/tampones cuando entran en contacto con la sangre. La sangre pura tiene el mismo olor de cuando te haces una herida, o sea, nada.

  16. agustina

    Me causo mucha gracia leer esta nota, pase por lo mismo cuando compre mi copita lunar! Fue rarisimo en mi decir con tanta alegria y emocion …QUIERO QUE ME VENGA YA MI REGLA!!! y al no soportar esperar tanto la probé unos días antes! casi 10 días! jajaj, la puse sin problema y jamas le corte su pico!!! estoy muy feliz con mi copa lunar, como dice la nota, es maravilloso saber cuanto te baja, el color , la textura! la SENCILLEZ CON la que se puede vivir una nuestro periodo!!! es maravilloso conocer nuestro cuerpo! FELICITO a todas la mujeres que se animan a un mundo mejor ! 🙂

  17. ¡Hola! Gracias por este post, me encantaría probarla. ¿Creéis que las que no hayamos mantenido relaciones sexuales podemos ponernos (Y quitarnos) la copa con éxito? En mi caso tampoco nunca me pongo tampones, nunca me ha hecho gracia eso de meterme químicos pa’dentro (Como si las compresas fueran mucho mejor…) .Esta opción me seduce mucho, además ecológica, me parece perfecta! Pero bueno, me gustaría saber con certeza si puedo usarla, no quiero gastarme el dineral para que luego me quede con las ganas. ¿Alguna en mi misma situación que la utilice sin problemas? Muchas gracias. ¡Un abrazo!

    • Hola, Lun!
      Tu pregunta es interesante, y estoy segura de que no eres la única que se la hace. Yo no puedo aconsejarte mucho con respecto al uso de la copa siendo “virgen” (entendido a la manera tradicional: el no haber tenido relaciones con penetración). Pero sí he podido leer en la página de Mooncup (la marca que yo uso) lo siguiente: If your hymen is intact and you have strong personal or cultural feelings about keeping it intact, we would not advise that you use any internal sanitary protection as, although you can use a Mooncup with an intact hymen, inserting it will stretch or tear it.
      [Si tu himen está intacto y tienes opiniones culturales o personales firmes con respecto a mantenerlo intacto, no te recomendaríamos que usaras protección sanitaria interna ya que, aunque puedes usar la Mooncup con el himen intacto, introducirlo hará que se estire o que se rasgue.]
      Estaría bien que alguna usuaria de la copa que mantenga el himen intacto nos contara su experiencia… A ver si busco a alguien para que te comente su caso 😉
      Un abrazo!!

    • ¡Hola! yo estaba en tu misma situación pero me tiré a la piscina sin pensármelo mucho. Y no he tenido ningún problema, ni he notado nada diferente después de usarla. Los primeros días tuve los percances que ya cuenta Mines en este post, de hecho, al introducirla me iba muy bien, pero al sacarla me hacia bastante daño, pero porque no lo estaba haciendo bien (en ved de romper el vació y sacarla semi doblada, tiraba directamente y la sacaba abierta del todo), eso si en cuanto le pille el truco, como la seda . Lo que si es muy importante es el tamaño, mi copa es de marca Meluna y talla S (de 40 milimetros de diametro y 15 militros de capacidad máxima) tengo un flujo muy abundante los primeros días y la verdad es que con cambiarla los dos primeros dias en vez de cada 8h-12h cada 6h me va genial -y eso que indican que es para flujo ligero o medio, pero para nada, tiene mucha capacidad-. Todas las marcas tienen sus tallas y seguramente encontraras copas de este tamaño de otras marcas, ya que según dicen es el tamaño para primerizas.
      En cuanto a colocarla, fundamental que estés super relajada y que encuentres la forma de colocarte mas cómoda y la forma de doblarla que mejor te vaya (a nada que investigues por internet encontraras mil maneras de doblarla) una vez que doblas la copa para introducirla te da igual ser virgen o no,porque entra sorprendentemente bien – lo de si rompe el himen o no, pues puede que si según como este doblada la copa, pero no por ello dejas de ser virgen ni duele ni nada (de hecho el himen puede romperse con un paseo en bicicleta y ni te das cuenta)- yo lo que hago es mojarla con agua, asi aun se facilitan mas las cosas, ah, y al estar con la regla el flujo de sangre hace que la vagina este mucho mas húmeda, lógico, por ende, aun es mas fácil colocar la copa (al menos para mi). Lo mas “difícil” es empezar a introducirla, , dicho vulgarmente, meter la puntita, es ahí cuando la primera vez puedes notar alguna leve molestia.
      Una vez que esta bien colocada, no notas nada.
      A mi me sorprendió que al sacarla totalmente abierta me hiciera daño, siendo que la había llevado 8 horas abierta dentro y no había notado nada ni al introducirla ni al tenerla colocada, pero claro, la había introducido muy bien dobladita. así que no hagas como yo, a lo bestia, y tires, primero rompe el vacío, como hace Mines, introduciendo un dedo encontrando el borde de la copa y presionando, ademas, una vez que hagas eso, la copa ya quedara semi-doblada y entonces si que la sacaras sin problemas.
      Ah, y si la copa del tamaño S te parece muy grande para introducirla, tranquila, no lo es, entrar entra, lo que si será demasiado grande serán las de otras tallas y en ese caso, seas virgen o no, puede molestarte y hacerte daño. En este caso, el tamaño si importa :P.
      Menuda parrafada te he escrito, espero haberte ayudado ^^, si quieres preguntarme cualquier cosa así en concreto sobre esto contesta a este mismo comentario o pide mi e-mail. Un beso!

    • ¡¡Muchas gracias por vuestra respuesta, chicas!
      Personalmente me da igual que se me rompa o no el himen, más que nada es por saber si alguna en mi misma situación ya lo había probado y ha tenido éxito, veo que Celeste no ha tenido ningún problema más allá de los normal, gracias Celeste por escribir, tu experiencia me ha dado el empujón que me faltaba para decidirme! así que lo probaré, que seguro que con ganas y paciencia se puede. Gracias de nuevo chicas 🙂 ¡Un abrazo!!

    • Qué bien! Ya nos contarás qué tal te va! Un besazo!

  18. Lo dicho por casi todas: ¡Muchas gracias por compartir tu experiencia!
    Harán dos o tres meses que oí hablar de la copa menstrual por primera vez, y me intrigó mucho: ví artículos, vídeos promocionales y comentarios, pero nunca había visto algo como este “post”, tan real, tan mundano. La lectura ha conseguido darme el penúltimo empujoncito.
    Pero tengo una gran duda con la que, quizás, puedas ayudarme: mi experiencia con los tampones no ha sido buena. Comencé a utilizarlos luego de tener relaciones sexuales, y al principio me eran bastante incómodos, lo normal; luego me fui acostumbrando, y pasé por etapas de incomodidad-comodidad (siendo que la comodidad la hallaba demasiado dentro, lo cual me inquietaba un poco), hasta que, hace poco más de un año decidí que se acabaría mi relación con ellos, porque no conseguía dejar de notarlos dentro de mí, incordiando, haciéndome daño; no había forma de encontrar la comodidad. Como bien has dicho, la copa no es barata, por lo que me da miedo que me ocurra algo similar con ella, y haberme gastado 30€ para no poder utilizarla. Más allá del “es mucho más cómoda que los tampones”, ¿de verdad se nota una diferencia significativa en cuanto a comodidad?
    Espero que así sea, porque me muero de ganas de pasarme a lo ecológico y quitarme de tanta artificialidad en contacto excesivo con mi yo más íntimo.
    De nuevo, ¡muchas gracias! Y espero que puedas ayudarme 😀

    ¡Un saludo!

    • Hola, Ruby!
      Pues yo solo puedo hablarte desde mi propia experiencia, aún así intentaré ayudarte.
      Mira, yo tuve problemas con los tampones cuando tenía 13 años y empecé a utilizarlos. Pero fue básicamente porque no me los ponía bien. Solo metía la puntita redonda del aplicador, e inmediatamente ya estaba apretando la parte de atrás para que entrara el tampón en sí. Claro, aquello se quedaba dentro, sí, pero muy abajo, y me escocía muchísimo. Recuerdo llorar de dolor quitándome uno. Hasta que mi madre entró conmigo un día y me explicó paso a paso cómo hacerlo, me di cuenta de que tenía que meter tooodo el aplicador antes de empujar para meter el tampón. A partir de ahí, no los notaba en absoluto.
      Supongo que todo esto es una obviedad para ti, pero prefiero dejarlo todo clarito. No sé cómo podría molestarte o cómo podrías notarlo si lo tienes bien puesto, la verdad, pero supongo que puede pasar.

      La copa, si te sirve de consuelo, no se mete tan adentro, así que puedes estar más tranquila. Al principio la notas, hasta que aprendes a ponértela bien. Requiere constancia y paciencia, y la seguridad de que tus 2 o 3 primeros ciclos van a ser de experimentación. Pero creo que puedo asegurarte que no te molestará.
      Cuando decimos que es mucho más cómoda que los tampones, no nos referimos exactamente a la sensación que notas ahí dentro, porque la verdad es que, si lo has puesto bien, no deberías notar que llevas ni un tampón ni una copa. Con la comodidad de la copa nos referimos más bien a la tranquilidad de que no hay escapes, de que no tienes que cambiarla con tanta frecuencia, de que sabes que no se quedan trocitos de algodón con químicos dentro de ti…

      En fin, yo te animaría a probar la copa, y a no darte por vencida, porque si al principio la notas dentro, significa que:
      – Eres como el resto de mortales, no sabes insertarla bien.
      – Necesitas práctica.
      – Tienes que recordarte a ti misma que todas la llevamos y no la notamos para nada, así que, ¿por qué no vas a poder tú?

      Ah, y la copa tiene período de prueba; si no te convence, puedes devolverla. NO sé si todas las marcas, pero al menos la Mooncup, sí.

      Si persiste tu incomodidad, quizás deberías preguntar a un profesional. Espero haberte ayudado! Un abrazo!

  19. María La Maleta Roja

    Gracias por tu entrada sobre la copa menstrual. Yo siempre les cuento a las chicas mi primera y desastrosa experiencia con la copa… pero, como tú… ahora ya no uso otra cosa!!

    Ahora les recomiendo que la usen unos días antes de tener la regla (utilizando un poquito de lubricante si es necesario), para familiarizarse con ella en los días previos y sin tanta… “sangría”…

    Genial entrada! Besos

    María

    • Es muy buen consejo el practicar “en limpio” 🙂
      Gracias, María! xx

  20. Gracias por ser atrevida y compartir tu experiencia…yo la uso desde hace un año y estoy feliz por la comodidad, en México encontré una marca naturcup pero lo senti muy grande y se me chorreaba, probé una mas económica Menstrualcup y todo un exito!! y el pivote es mejor dejarlo largo, porque se sume mucho dentro, sobretodo cuando duermes, se acomoda fielmente y se sube mas y hay que practicar sacarlo, sin que te paniquees jeje…y también gracias por compartir en la otra pagina de ácida,mi sangre..porque yo también disfruto mi menstruación, su sangre que fluye desde muy dentro de mi hacia el mundo exterior..pero si es una fecha que me incomoda porque soy muy abundante, pues padecí endometriosis…por eso la copa ha sido muy efectiva para mi aunque la tengo que vaciar repetidas veces al día, pero es muy cómoda y hasta mas higiénica que las toallas sanitarias…con tanta sangre..ya hasta creo que voy a utilizarla en alguna pintura artística jeje

  21. Gracias a este articulo me decidí a probar la copa menstrual (de la marca meluna concretamente) ¡y no puedo estar más contenta! ningún problema en cuanto a ponerla y sacarla, el tema de retirarla me daba más respeto pero nada, todo como la seda. Otro tema que me daba reparo es el pensar que podría notarla dentro y ser eso causa de molestias, pero es incluso más cómoda que los tampones!,que no se a vosotras pero a mi los tampones, cuando por un despiste llegan a su, digamos, “limite de absorción” me incomodan bastante, algo así como una sensación de que quieren irse por libreXD y con la copa, por su forma supongo, esto no pasa.

    Añadir que para las que tenemos un flujo menstrual muy abundante el cambio de usar productos desechables a usar la copa es una liberación, pasar de tener que usar tampones y compresas a la vez a usar solo la copa se nota y mucho.

    De verdad Mines, muchas gracias por compartir tu experiencia.

    • Ueee! Qué bien!! Me alegro un montón de que te hayas animado y que te esté gustando! Unos cuantos de miles de tampones menos para el medio ambiente 😀
      Pues yo estoy teniendo problemas de escapes este mes, no sé por qué, porque no está llena ni de casualidad, pero aún así mancho y voy todo el día rallada pensando que voy dejando las cataratas del niágara por los pasillos de la universidad. En realidad no es mucho, pero no debería salirse absolutamente nada, como no salió en meses anteriores. ¿QUé pasará?

      Igual estoy perdiendo tono vaginal (la chica que me lo vendió me dijo que si tenía escapes, que ejercitara los músculos con unas bolas chinas…). Ay, qué de cosas voy a descubrir este año… Jjajaja

      Mantennos informadas de tus progresos, guapa! Besos

    • Felicidades por el artículo, me ha gustado y me he sentido identificada, jajaja.

      A mi también me ha pasado algunas veces, que se me haya escapado un poco y haya manchado unas gotas. Yo creo que es porque a veces se queda un poco torcida o ladeada al ponerla. Para evitar esto yo rodeo con un dedo la copa una vez que la tengo puesta, o sea paso el dedo entre la copa y la pared vaginal haciendo un circulo completo para que quede bien centrada. Espero que te sirva el consejo.

      Yo al principio también tenia otro problemita: cuando la sacaba me molestaba, por que mi copa (Fleurcup) tiene el borde mas gordo y hacia a fuera y se me quedaba como enganchado y es bastante molesto, pero probando he encontrado la forma de evitarlo, ahora inclino un poco la copa antes de sacarla y asi no se engancha.

      Yo para meterla mojo el borde de la copa con saliva y asi entra mas fácil.

      Si creo que voy a tener que limpiar la copa fuera de casa, con el riesgo de no encontrar un baño con lavabo o sin agua o…., llevo una toallita húmeda en el bolso. Alguna vez también la he limpiado con un pañuelo de papel y la he aclarado con un poco de saliva a falta de nada mejor…. luego me la he puesto y una vez en casa la he lavado bien y punto.

      A mi también me gusta el color rojo que tiene la regla y la textura. Una amiga la utilizo para pintar un cuadro.

      Un beso.

  22. Gracias por tus consejos ! ayer compré la copa en Buenos Aires, donde vivo. Estoy ansiosa esperando las dos semanas que faltan para que llegue el momento de usarla! (tampoco pensé que alguna vez diría esto). Tus ansiedades a la hora de quitarla son las mismas que tengo yo. Así que.. profundamente agradecida por tus tips. Cariños !

    • Qué bien! Mantennos informadas de tus progresos, seguro que tú te la sacas en un plis si aplicas el truquito de quitar el vacío con un dedo. ¡Que disfrutes la exploración! 😉

  23. También es muy recomendable cortarse las uñas, yo lo he aprendido a la fuerza. Me gusta mucho llevar las uñas largas, pero ya forma parte del ritual: cuando me viene la regla, me corto las uñas. La primera regla que pasé usando la copa lo aprendí a la fuerza.

    • Jo, DeVera, vaya que si lo tengo que hacer con las uñas largas, igual regalo la MoonCup a la primera que pase, jaja. Menos mal que suelo morderme las uñas y no tengo que preocuparme por eso… 😛 Gracias por el consejo! xxx

  24. Pingback: Tercer asalto | Proyecto Kahlo

  25. Pingback: Hablando con propiedad | Proyecto Kahlo

Navegar