¿Complejos? No, gracias.

Todas esas cosas que nos frenan cuando en realidad lo estamos deseando…


by Isa


No sé ya cuantas veces habré escuchado mil complejos que nos acosan y persiguen cuando vamos a tener relaciones sexuales. Si hiciésemos un listado de todos ellos, con algunos asentiríais, otros os los plantearíais y otros os darían directamente la risa pero ¿quiénes somos nosotras para juzgar lo que hace sentir vulnerable a otra?

Los michelines, estrías y celulitis. Ese miedo a que la luz nos haga parecer el gran muñeco que salía en los Cazafantasmas, que las chichas bailen a nuestro son, que la piel de naranja tenga una aparición deslumbrante o que las carnes rebosen por doquier. Por otro lado nos encontramos lo opuesto (todo un clásico el sufrir cada uno por lo que no tiene) la sensación de que somos una raspa de pescado y que van a pensar que nos alimentamos con una uva al día.

Luego está el mítico pecho grande vs. pecho pequeño…FIGHT!!! La medida, como siempre, totalmente subjetiva porque cada una pone la línea en un sitio diferente para distinguir entre grande o pequeño, o nos basamos en la regla científica de “pecho que mano no cubre no es pecho sino ubre”, totalmente real y confirmadísima (seguro, sí, sí, sí).

Los pelos…¡esto ya es otro cantar! Si me he depilado, si no lo he hecho, si me veo las piernas como las de un yeti o si tengo la vulva que parece de una peli porno de los 80. Madre mía, ¿en serio? ¿Tantas vueltas por un poco de pelo? A ver, que habrá quien no se sienta cómoda pareciendo Chewbacca, pero tampoco creo que debamos supeditar nuestras relaciones al vello, ¡no le demos tanto poder de decisión! Ya sabéis: soltaos el pelo y estaréis mucho mejor.

Cicatrices, manchas, granitos…y es que parece que no tener la piel aterciopelada de los anuncios de Dior es denunciable. Pero, ¿os digo un secreto? En la realidad no podemos utilizar el Photoshop, ni nos debería interesar. Cada una somos diferentes y no unos moldes hechos a medida en una fábrica, clones y repeticiones, todas iguales, mismos dientes, mismos ojos, ¡qué miedo por favor! Esto les preocupa tanto a muchas, que a veces temo que anuncien en las noticas el caso de una “Hannibala Lecter” que se haya hecho un traje con piel de bebés. ¿Enfermizo? Para que veas la tontería que es.

Llegamos a los ruidos… Los gemidos, los sonidos que escapan de nuestro cuerpo, algunos sin control, otros controlados. ¿Qué pensará de mí? ¿Estará siendo muy exagerado? ¿Estoy demasiado callada? Pensar y darle vueltas a todo esto en la cama… ERROR! Disfruta como tú quieras, en el volumen en el que te sientas a gusto y punto, ¡que no somos iPods!

La manía de camuflar los olores también está muy extendida. Mira, que estoy de acuerdo, y, es más, exijo una higiene adecuada, pero fuera de ahí el echarte colonia hasta en el último recoveco de tu piel puede ser de lo más desagradable, que cada uno de nosotros tenemos nuestro determinado olor corporal, de lo más especial y agradable. A muchas os preocupa lo que es el olor de la vagina en particular, lo sé, pero cada genital tiene su olor, de esto no se libran ni vaginas ni penes y, mientras esté limpia, eso es de lo único que te tienes que preocupar.

Y entre ruidos y olores llegamos al Apocalipsis… ¡¡un pedo!! Por favor, ¡eso es casi un cataclismo! El horror de los horrores, porque ya sabemos que las mujeres no hacemos esas cosas, algo tan extendido como la idea de que nuestros padres no practican sexo. ¡Bienvenidos al siglo de las concepciones inmaculadas!

La regla. El gran tabú, el drama en muchos casos. ¿Se puede tener relaciones sexuales con la regla? ¡Por supuesto! Luego está, desde luego, que si tus reglas son dolorosas y tus ovarios parecen estar jugando al hockey dentro de ti, no te apetezca nada un encuentro íntimo, totalmente respetable. Pero ¿y cuando no te molesta, estás totalmente excitada y no lo haces? ¿Por qué? ¿Por manchar? A ver, que no es nada malo, que no es chapapote ni ácido… Una toallita y listo o ¿por qué no una ducha? Uuuhmmm, irresistible.

Podríamos seguir y seguir por infinitos complejos que nos hacen sentir inseguras, pero no tendría ningún sentido porque éstos sólo tienen la importancia que nosotras les demos. ¿Mi consejo? Apárcalos en la calle, mándalos a la porra y prepárate para disfrutar de tu cuerpo y su cuerpo, de vuestros olores, temperatura, su tacto, tu tacto, el cuerpo contra cuerpo, sin forma, sin control, simplemente sintiéndolo. Disfruta del placer, que para eso no existen complejos.

 

20 Comentarios

  1. Aaaa y por cierto, la parte dónde hablas de el tamaño de los pechos también me hizo bien, ya que, tengo busto muy grande y hace tiempo me sentía mal por eso, pero poco a poco fui descubriendo lo hermosos que son y ya no me da vuergüenza ni nada por el estilo, además sobre lo que comentas de tener sexo menstruando, lo eh probado y es maravilloso, se logra una mejor conexión e intimidad con tu pareja, pues los tabúes se rompen y lo único que importa es el amor :3

    • Marta G.

      me alegro, Andy!!! disfruta de tu cuerpo tal y como es que un cuerpo así, sólo lo tienes TÚ 🙂 un besito!!!

  2. Me encantó leer esto, es maravilloso, y puedo decirlo así sin más ni más que el cuerpo es el cuerpo y ya. Mi novio me dice que no me rasure si no quiero, adora mi piel y mis “longitas” le encanta! Y el me encanta a mi :3 … Sincamente puedo decir con toda seguridad que no hay nada mejor que aceptarse como somos …

  3. yo lei que tener relaciones durante la menstruación, ayuda a que sea menos dolorosa 🙂 lo he probado y en mi ha funcionado muchisimo

    • Marta G.

      eso es verdad, a muchas mujeres les funciona 🙂 todo es probar!

  4. Isis, este texto me cayo como anillo al dedo. Lo conseguí en una de mis muchas paginas feministas que tengo en el Facebook y que me devuelven al vientre de mi madre. Y este texto, me hizo llorar. A principios de año me diagnosticaron algo llamado “Dismorfia Corporal”. Y la verdad es que no necesitaba a un psiquiatra que me dijese que veo mi cuerpo de una forma diferente a como es. Ya eso lo sabía y eso era mi cruz. Soy una persona muy sexual. No tengo pudor al hablar del sexo, al contrario, me encanta el sexo. Pero con este problema me encuentro cada vez más alejada de mi “Hobbie Favorito”. Se me ha hecho imposible en el alma desnudarme enfrente de mi pareja sin que pase por mi mente algún tipo de “Bloqueo”. A la final disfruto mi sexo como debe de ser pero el tormento de saber que mi cuerpo no es como deseo me tiene encarcelada.
    Tengo que quererme y aceptarme. Me ayudaron un poco a hacerlo y comprender que si todas somos iguales y perfectas terminaríamos aburridos. Gracias y que Viva la diversidad!

    • Marta G.

      Gracias por compartir tu experiencia Cho!!! me alegra muchísimo que te haya gustado mi artículo, te lo dedico a ti, que eres única, especial y un cuerpo físico y la noción que tengas de él no puede cambiar eso…
      un besito! 🙂

  5. Increíble el complejo del “no tengo tetas”. Hace poco me sorprendí de la cantidad de gente que conozco a la que le afecta esto, al punto de no poder liberarse del todo, de no poder sacarse el corpiño en el acto sexual por vergüenza. Una locura! Claro que está en cada uno de nosotros “escapar” de los prejuicios que nos imponen, pero la sociedad de consumo no ayuda, es un bombardeo inconsciente a nuestra autoestima.
    Gracias por este espacio, es un blog genial. Saludos!

    • Marta G.

      Gracias a ti por escribir! con este proyecto intentamos “bombardear” la realidad, que no todas somos barbies ni todos ken y, más importante aún, ni lo queremos ser!
      un besito 🙂

  6. Me encantaron tus posts, vaya me leí varios y me parece súper bien que nos deshagamos de tantos tabúes, yo intento ser libre sexualmente por que lo practico y estoy muy feliz conmigo y mi pareja… gracias por alumbrar el camino de las mujeres para que cada día seamos mas felices con nosotras mismas.

    • Marta G.

      gracias Elisa!! seguiremos alumbrando el camino 😉

  7. lucia mendoza

    felicidades !! me encanta tanta franqueza en sus paginas

    • Gracias, Lucía! Desde luego, Marta G. no tiene pelos en la lengua… 🙂

  8. Pingback: Nos lo pedía el cuerpo | Proyecto Kahlo

  9. Yo lo he hecho con la regla, pero no sé si esto es normal, pero se me corta cuando lo hago o no sangro tanto (un par de gotas). Yo lo suelo hacer en el baño porque es más fácil limpiar que sobre unas sabanas…pero eso es de gusto de cada una.

    • Marta G.

      Hola Genzi! Gracias por comentar. Si que es normal que parezca que se corte o que se sangre menos, depende de la postura, si existen contracciones (alcanzando el orgasmo), si hay nervios, etc. cualquier cosa puede afectar a la regla y es absolutamente normal.

      De hecho, yo conocía a una chica que afirmaba que cuanto más sexo practicaba durante la menstruación menos le duraba esta, vamos, como si el movimiento ayudase a que la expulsión fuese más rápida 🙂 no se si esto será muy “científico” 😉

      un besito y hasta pronto!

    • ¡Hola, Genzi!
      Como muy bien dice nuestra sexóloga, la disminución del sangrado menstrual durante las relaciones sexuales puede ser normal y se debe básicamente a los espasmos musculares que experimentamos en la zona abdominal-uterina durante el acto sexual y sobre todo durante el orgasmo.
      En nuestra próxima publicación habrá un artículo sobre la menstruación que quizá te aclare algunas dudas.
      Un saludo.

  10. un post directo y divertido. cosas que parecen importantes pero que planteadas con distancia resulta que no tienen la más mínima importancia. grande el momento de “no somos ipods!”, jajajaja

  11. Supertramp

    Mil gracias por este tipo de artículos! Realmente con cosas muy bobas pero que más de una vez nos preguntamos todas y no compartimos las dudas con nadie por vergüenza.

    Un abrazo Fridas!

    • Marta G.

      gracias a las 2! me alegro de que os haya gustado 🙂 un besito

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies